Programa educativo de terminología

Toda nuestra vida, historia y todo lo que hemos pasado desde el principio de la creación hasta ahora se divide en dos partes: exilio y redención. No hay nada más, excepto estos dos estados:

  • Podría ser que me he separado de la Fuerza superior y existo en el exilio, en una especie de ilusión, en un “sueño” que es llamado “este mundo”, bajo la influencia de mi deseo egoísta que no me permite ver y sentir el mundo espiritual;
  • O que por medio de ciertas acciones, las cuales nos enseña la sabiduría de la Cabalá, yo alcance la revelación de la Fuerza superior y le exija que me saque del exilio, y que me eleve por encima de este mundo al mundo superior, y cuando eso finalmente suceda, entonces yo sea recompensado con la redención.

La diferencia entre exilio (Galut, גלות) y redención (Gueulá, גאולה) es la letra “Alef” (א) que simboliza al Creador, (Aluf, אלוף) Campeón del mundo. Así es como está dividida toda nuestra realidad, todo el proceso de desarrollo. Desde luego, nosotros no son conscientes de ello hasta que recibimos de repente un despertar que nos permite detener el período del exilio, la oscuridad, la sensación de este mundo, el intolerable y peor estado, y pasar a una nueva etapa, a un nuevo nivel, a un nuevo estado, que se llama redención. Es para ello que nosotros estudiamos.

Debido a que existimos en este mundo, usamos las palabras para describir el mundo superior, el estado espiritual. Pero junto con esto, está prohibido olvidar que los contenidos y los significados de las palabras son diferentes de sus significados habituales. Por ejemplo, Adam (hombre / humano) pertenece a la categoría de “Israel”, la cual no está en concordancia con el nacimiento de uno, sino con sus anhelos espirituales.

“Religiosos” del significado espiritual de la sabiduría de la Cabalá, son las Sefirot de “Daat” (intelecto / conocimiento), “Tifferet” (Esplendor) y “Yesod” (Fundamento), que es la línea media. En otras palabras, la persona que ya trabaja con tres líneas y llega, o al menos aspira a adherirse al Creador, es llamada “religiosa”. Y secular es aquel que se encuentra bajo el control del deseo de recibir. “Santidad” es el atributo de otorgamiento y amor.

De esta manera, todos nuestros términos y definiciones son característicos de una cosa solamente: de la identificación de la fuerza que actúa sobre la persona para determinar su intención en cada acción. Ya sea con la intención en aras del otorgamiento, de acuerdo al principio de “ama a tu prójimo como a ti mismo”, el cual viene de “ama al Creador”, o lo contrario, con la intención de recibir para uno mismo. Esa es toda la diferencia que existe entre las personas.

La persona que estudia la sabiduría de la Cabalá sin la intención de atraer la Luz que Reforma, no tiene ninguna posibilidad de atraer esta Luz de ninguna otra manera. Y sin esta Luz ella sigue siendo “secular”, es decir que existe con la intención de recibir para sí misma. Ella está separada del Creador, e incluso de la Luz que Reforma, que también es llamada la “Torá“. Así, cuando leemos los escritos de los cabalistas, nosotros tenemos que entender y recordar siempre que ellos expresan únicamente términos espirituales.

(94589)
De la 4º parte de la lección diaria Cabalá del 12/3/12, “Exilio y redención”

Material relacionado:
La redención real se alcanza por medio del exilio
Y no tenemos otras preocupaciones
Sabes por qué la Sabiduría de la Cábala ha venido al mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta