Reabasteciendo el tesoro del egoísmo

El grupo de Abraham salió de Babilonia y se volvió una nación. Alcanzó su fin de la corrección privado en el nivel del Primer Templo, la Luz de Mojin de Jaya. Inmediatamente después de eso ocurrió un descenso. En otras palabras, siguió una cadena de exilios.

Durante el exilio en Babilonia, el pueblo de Israel aún permanecía en un nivel espiritual que era más elevado que en el tiempo del éxodo egipcio. Sólo tras ser destruido el Segundo Templo, cayó completamente. Primero las vasijas de otorgamiento (la parte espiritual de la nación) fueron fragmentadas, después las vasijas de recepción colapsaron, teniendo como resultado que el deseo acabó subordinado a la intención egoísta. En la primera etapa, el deseo altruista sólo cambió su vector, pero no se quebró completamente. En la segunda etapa, las vasijas de recepción rotas fueron incluidas en el deseo que pertenecía a las naciones del mundo, aplicando plenamente la presión del exilio sobre Israel, que ahora está llegando a su fin. Comparados con la situación de hoy, todos los previos exilios fueron sólo “zigzags temporales descendentes” y sólo en la última etapa, el pueblo de Israel fue mezclado con otras naciones y se unió a su genuina oposición al Creador.

Entonces, si todos los otros exilios fueron medidos con respecto a los estados previos, el último hundió a Israel justo hasta el fondo, privando a Israel de toda Luz espiritual. En Babilonia, aún eran una nación, incluso si estaban bastante desconectados. Cuando Hamán les dio el ímpetu de unirse. Mordecai sólo necesitó de la Luz de Jassadim para unir al pueblo. Pero hoy, eso no sería suficiente, ya que la fragmentación ha penetrado mucho más profundo y ahora requiere de una poderosa corrección. En el tiempo de Mordecai, los judíos estaban separados en sus Kelim otorgantes, pero no se odiaban entre sí, y era muy fácil reconectarse.

En Shamati, artículo 144, Baal HaSulam escribe: Hamán dijo que en su punto de vista, tendremos éxito en destruir a los judíos…, es decir que podemos separarlos incluso más y llevarlos a un deseo incluso más grande que llevará a sus vasijas de otorgamiento a fragmentarse y los forzará a odiarse entre sí incluso más, para que de esa manera se subordinen ante las vasijas de recepción. …porque están separados el uno del otro; entonces, nuestra fuerza en contra de ellos ciertamente prevalecerá, ya que esto causa separación entre el hombre y Dios. Y el Creador no los ayudará de ninguna manera, dado que están separados de Él. La ley afirma: La Luz no puede tener un impacto en los deseos que están en estado de separación. 

Es por esto que Mordecai fue a corregir esa falta, como se dice: “Los judíos se reunieron, etc., para estar juntos, y pelear por su vida”. Esto significa que se han salvado al unirse. No hay nada excepto la fuerza de unidad y el poder de la separación. Este último es Hamán, el Faraón, etc., y la primera es el justo en cada generación.

Entonces, el “exilio” y la “redención” son medidos mediante el nivel de unidad y el nivel de separación. No debo imaginar ciertos periodos de tiempo, distancias, o naciones… Lo único que importa es la unidad: Cuando la nación estaba más unida, este era el nivel del Primer Templo; cuando la unidad se debilitó, fue el Segundo Templo; cuando la unidad es incluso menor que eso, es el exilio. Una vez más, nuestros estados dependen del grado de nuestra conexión.

Las fuerzas del mal dirigidas hacia la desintegración provocan un deseo egoísta en el pueblo de Israel. Detrás de esas fuerzas, existe el Creador, porque no hay nadie más aparte de Él. Él activa esos estados para hacer que las personas comprendan la pesadez, la carga que llevan y hacerlos pasar por múltiples penurias con el fin de forzarlos a despertar y elevarse hacia la unidad a causa de su impotencia y debilidad.

Entonces, el exilio real sucede cuando todas las vasijas de otorgamiento trabajan para el Faraón. Ellos construyen las prósperas ciudades de Pitón y Ramsés; aspiran al otorgamiento, pero los resultados de su trabajo son aplicados hacia los deseos egoístas. Es otorgamiento en aras de recibir; esto llena el “tesoro” del egoísmo.

Incluso aquellos que no están de acuerdo no pueden liberarse de la esclavitud, ya que las ganancias egoístas los mantienen dentro de su corteza egoísta y los hacen otorgar en aras de llenar sus vasijas de recepción. Nuestros deseos continúan creciendo, pero permanecen siempre vacíos. Hacemos girar nuestras ruedas hasta que comenzamos a clamar hacia el Creador, en otras palabras, hasta que la crisis global nos golpea. Esto es exactamente lo que sucede ahora. Esperemos ser capaces de despertar a los “egipcios”  e inducirlos a actuar.
(94134 De la cuarta parte de la Lección diaria de Cabalá 27 de Noviembre del 2012, “Exilio y redención”)

Material Relacionado:

La misión de israel
Los israelíes piensan que están esperando la reconstrucción del templo
La resistencia religiosa a la cabala

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: