Sirvientes del mundo

El pueblo judío debe mostrarle al mundo un ejemplo de unidad, especialmente hoy en día cuando la crisis se agrava, cuando los odios y la violencia crecen, aumentan los movimientos de protesta; el desempleo, la pobreza y la discriminación se expanden, y surgen el fascismo radical y las organizaciones extremistas.

Vemos que ha empezado un nuevo periodo y que es muy peligroso para el bienestar de la humanidad. Como resultado, debemos darnos cuenta de que este es el tiempo, el lugar, y el estado en el que el pueblo judío debe demostrar la interconexión correcta.

Esta nación es una parte interna del mundo. Ésta expresa la aspiración de la humanidad hacia el alcance de la unidad que tanto necesitamos hoy en día. Vemos que la crisis contemporánea es causada por la falta de unidad entre las personas y los países en todos los niveles.

El egoísmo general, la línea izquierda, ha crecido tan tremendamente que amenaza con destruir  toda la estructura de la humanidad. El mundo está volviéndose muy pequeño, y está desgarrado por los desacuerdos. Sólo una nación en especial tiene la línea derecha. Si ésta nación se eleva y se fortalece, ella transitará hacia la línea media, y así, pondremos a todo el mundo en esta dirección. Entonces, aquí está la manera de salir de la crisis mundial y el método para ascender por encima de los tormentos y problemas en educación, cultura, economía, comercio y otras esferas de la vida.

Pregunta: Estas frases, “pueblo especial” y “parte interna del mundo“, evocan la impresión de alguna élite y de algún estado privilegiado. ¿En realidad, qué representa esto?

Respuesta: Depende de cómo lo veamos. Si yo estoy obligado a traer el método de la corrección al mundo y servirle como ejemplo de corrección, entonces esta es mi tarea. En este caso, todo el mundo se vuelve muy importante para mí, puesto que soy yo quien se supone que debe elevar, esperar, y servirle de “luz a las naciones”.

“Pueblo especial” son los sirvientes del mundo, similar a la forma en la que los Cohanim (Sacerdotes) sirven al pueblo de Israel. Ellos en realidad deben demostrarles a los demás su diferencia al corregirse a sí mismos dentro de la línea media, educando a los otros, y estableciendo ejemplos correctos.

De hecho, los ojos de todas las naciones del mundo se vuelven hacia el pueblo de Israel. Al culparlos por todos los problemas existentes, ellos básicamente confirman que ésta nación es la parte más importante del mundo. Ellos admiten que ésta nación es tan importante que cincuenta millones de judíos alrededor del mundo son capaces de destruir a siete billones de personas. ¿Cómo es posible esto? Y, aún más, esta es su queja.

Si nos referimos a la historia y a la Torá, se hace claro que el pueblo de Israel realmente representa una parte especial del mundo. Todo lo que tiene que hacer es darse cuenta de qué se trata su “unicidad”, en vez de pedirles a los demás que los miren como una nación común. No, esta no es “común”. Es muy especial, como se nos dice en la Torá y en otras fuentes.

Toda la historia es la evidencia de esto. Es obvio a partir de la forma en que el pueblo judío se comporta en varias partes del mundo. En todo el mundo desempeñan roles principales.

No es un secreto que ésta nación posee cualidades especiales, aunque la nación judía sirve al mundo hoy en día y ni siquiera sospecha cuál es su predestinación. Si preguntaras a un judío común sobre este tema, él no entendería exactamente lo que quieres decir, e incluso, la gente de Israel debe servirle al mundo y transferir el “método del amor”, es decir, el método del alcance de la unidad.

Hoy en día, mientras todos estamos en un estado de crisis interna, la falta de amor es especialmente obvia. Por una parte, el mundo se vuelve mucho más entrelazado y no puede subsistir sin este enlace que se expande y se fortalece cada día. Por otra parte, la naturaleza de nuestra conexión es completamente egoísta.

Generalmente el progreso nos empuja a unirnos mucho más. No tenemos autoridad sobre este. Es así como va nuestro desarrollo. No hay nada que podamos hacer al respecto.

La historia, en sí, está conduciéndonos hacia una situación en la que estamos ligados a una “pequeña aldea”, incluso esta es una naturaleza global e integral. A su vez, nuestro egoísmo personal, individual, ha alcanzado tal grado que estamos llegando a destrozarnos y a separarnos aún más.

Eventualmente, estas dos fuerzas antagónicas deben explotar la Tierra y toda la humanidad al desatar guerras catastróficas, detonando armas modernas. Ahora, el pueblo de Israel debe entender cuál es de hecho su diferencia, y darse cuenta de su propósito y rol en el mundo hoy en día. Si no hacemos esto, el procesos natural histórico nos obligará a hacerlo, pero de maneras muy desagradables.
(81956)
De una Conversación del 5 de Junio del 2012

Material Relacionado:
Una nación que no tiene descanso
Los tres pilares que sostienen al mundo
¿Tú hacia la izquierda y yo hacia la derecha?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: