Un justo por voluntad propia

Si la Providencia superior nos fuera revelada, entonces todas las personas en el mundo se convertirían en justos absolutos. Serían forzadas a obedecer la ley de otorgamiento, lo cual significa que serían obligados a ser justos y no a partir de su libre albedrío.

Esto es lo que sucedería si el Creador nos fuera revelado. Todos estamos esperando que Él se revele, pero inmediatamente perderíamos nuestro libre albedrío. Seríamos como animales que llevan a cabo a ciegas todas las órdenes de la naturaleza, justo como nosotros somos forzados a obedecer nuestra naturaleza egoísta ahora. Llevaríamos a cabo las órdenes de la naturaleza de otorgamiento de la misma manera. Si existe una ley de la naturaleza, yo la obedezco como una máquina.

Entonces no debemos esperar que el Creador nos sea revelado antes de que seamos independientes y tengamos la fuerza del Masaj (pantalla). Entonces seremos capaces de recibir Su revelación mediante la Luz que Retorna, al rechazar el placer. Hasta entonces, la revelación no sería a nuestro favor, por supuesto, ya que nos forzaría a volvernos animales sagrados. Tenemos que elevarnos por encima de este nivel con el fin de convertirnos en seres humanos.

Por lo tanto, el Creador es revelado sólo al grado en que una persona permanezca independiente. En este momento somos manejados por la intención egoísta y obedecemos a nuestro ego. Después el punto en el corazón despierta en nosotros, y comenzamos a luchar en contra de ese dominio, organizando un grupo que estará del lado de esta nueva fuerza, el punto en el corazón.

La lucha será exitosa si puedo disminuir a la sociedad externa, de manera que pueda dejar su dominio. Detrás de mi ego está toda la sociedad, y detrás de la chispa de otorgamiento, el punto en el corazón, está un grupo cabalístico. Tengo que crecer e incrementar la importancia de la chispa y del grupo tanto como pueda, y por otra parte, rebajar y reducir la influencia del ego y de la sociedad externa tanto como sea posible. Al grado en que hago eso, incremento la importancia del otorgamiento ante mis ojos, y la Luz me influye de acuerdo a mis esfuerzos. Este esfuerzo opera como mi plegaria (MAN), y la Luz que Reforma viene en respuesta a ello y me cambia.

Eventualmente mi nueva estructura es formada: desde Arriba tengo un Masaj y Luz que Retorna que sirve como mi nueva vasija en la cual otorgo al Creador. Desde abajo, bajo el Masaj, está mi deseo de recibir restringido, mi ego.

Hasta el grado en el que he realizado esa restricción, el Creador ya puede ser revelado.
[94383 De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 29 de Noviembre del 2012, “Introducción al estudio de las DiezSefirot”)

Material Relacionado:

El creador está oculto pero el grupo está abierto
La insoportable carga del amor absoluto
Atrayendo la imagen del creador cuando él está oculto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: