“Unamos nuestras manos, amigos, para que no nos perdamos uno tras otro”

Pregunta: ¿Por qué desapareció el deseo, el fuego en el corazón, que se sentía antes? ¿Cómo apoyamos este deseo? ¿Cómo podemos mantenernos en el deseo de revelar la fuerza superior, teniendo en cuenta que no lo sentimos?

Respuesta: El Creador nos da nuestra primera aspiración por alcanzarlo a Él, empujándonos hacia adelante con todo tipo de problemas en esta vida, una sensación de vacío, y tirando de nosotros con la esperanza de que revelemos la verdad, el significado. Pero tenemos que ir más allá de nosotros mismos. Estos empujones iniciales desde atrás y los jalones hacia adelante son temporales, no esperen que los impulsen hacia adelante todo el tiempo.

Ustedes mismos tienen que cultivar este impulso hacia adelante, y éste sólo puede provenir del entorno. Ustedes deben construir su grupo, su entorno, para que éste los emocione, tire de ustedes hacia adelante, los fastidie, para que vean que los amigos tienen éxito y se esfuerzan por avanzar más que ustedes, que se sientan celosos, que los envidien a ellos, para que ellos les den la importancia de la meta, y ustedes sientan el apoyo de ellos en esto.

Con el fin de ser impresionados por ellos, ustedes tienen que anularse. Si consideran que ellos son más grandes, entonces incluso un pequeño movimiento para alcanzar la meta que ustedes vean en ellos les parecerá grande.

Esta es la base de todos los artículos de Rabash acerca del grupo. El Creador nos da sólo el impulso inicial y nada más: la fuerza negativa desde atrás y una pequeña fuerza de atracción hacia delante, y sólo durante un tiempo determinado. Y entonces empieza a darnos cada vez más egoísmo, la fuerza que obstaculiza, para que nosotros desarrollemos nuestra propia atracción hacia Él por sobre esta fuerza que obstaculiza. Ustedes pueden lograr esto sólo desde el entorno. Es por eso que el libre albedrío existe sólo en la creación del entorno adecuado para nosotros.

Por lo tanto, si hacemos esto de manera seria, definitivamente alcanzaremos la meta, pero esto es lo más importante, esta es una garantía de nuestro avance. De tal manera que yo estoy muy contento con respecto a nuestra unidad en la Convención en Siberia, donde trataremos de unirnos para sentir allí sobre el terreno nuestro próximo estado. Esto está ante nosotros; es nuestro próximo paso. Hagámoslo juntos, y esto nos dará el éxito. “Unamos nuestras manos, amigos, para no perdernos uno tras otro”.

(94838)
De una lección virtual del 12/2/12

Material relacionado
Cuidando la necesidad espiritual

Todos tienen un punto en el corazón

Un llamado desde el epicentro de confrontación entre las fuerzas

Un fuego que surge de las chispas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta