Volvernos hacia el grupo es volvernos hacia la Luz

Pregunta: ¿Cómo podemos realizar cambios en el grupo juntos, para que podamos avanzar?

Respuesta: Nosotros nos comprometemos a encender en los amigos la conciencia de la grandeza del Creador durante todo el día, como la “zarza ardiente” que arde, pero no se quema. Todos deben pensar y preocuparse por eso. Incluso si tienen éxito en aferrarse a esta preocupación durante unos minutos más que el día anterior, ésta ya es una adición significativa. No subestimen los pequeños esfuerzos, los “centavos” que se suman a una gran cuenta. Estas son las adiciones que cuentan.

Supongamos que ahora, cuando ustedes está impresionados, deciden de todo corazón avanzar hacia la grandeza del Creador, aun cuando sus pensamientos durante todo el día acerca de lo que es importante dependen del Creador y del grupo, con esto, ustedes ya obligan a los amigos a estimularlos hacia esto: “Yo les pido que me despierten lo más que puedan, sin cesar, para que la deficiencia de la grandeza del Creador crezca en mí”.

Y ustedes deben pedir lo mismo de Él. Es sólo por medio de este, del grupo, que pueden despertar. Establezcan esta demanda interna durante la lección y por medio de ésta, creen una deficiencia dentro de ustedes. Parece que los amigos les ayudarán sólo después de que se vuelvan hacia ellos, pero en realidad la petición del grupo es la deficiencia de ustedes en contraste con la Luz. Todo lo demás fue creado como una “ilusión”. El Creador se oculta en el grupo y se revela allí, pero en realidad todo esto es el deseo con el que ustedes trabajan todo el tiempo. El grupo también está dentro de ustedes, aunque parezca que es externo. Ustedes despiertan a los amigos con el fin de acercar la ilusión externa, al convertirse en una vasija en la cual se revela el Creador.

Pregunta: ¿Entonces a quién estoy pidiéndole ayuda?

Respuesta: A la sociedad, puesto que aún no pueden decir que sea a ustedes. Pero imaginemos que “la sociedad son las vasijas, mis deseos, una parte de mí que está separada, que ha sido cortada de mí”. Llegará un momento en que ustedes exigirán que el Creador se las devuelva, como se nos ha dicho: “Es a mis hermanos a quienes busco”.

Así que tenemos que hacer mayores esfuerzos diarios que deben sentirse con más fuerza y claridad. Ustedes todavía no saben qué etapas tiene que atravesar, pero están avanzando, hasta que sientan que esta vasija es de ustedes, que los deseos de los amigos son su esencia, que todo esto es interno. Cuando dejen de ver a los amigos en el exterior, comenzarán a sentirlos dentro de ustedes, como una madre que se siente a su bebé, a pesar de que ha crecido.
(95969)
De la 4° parte de la Lección diaria de Cabalá del 12/20/12, “La Sabiduría de la Cabalá y la filosofía”

Material Relacionado:

El grupo como entidad espiritual
Recogiendo las astillas de la percepción
Dime como ves al grupo y te diré quién eres

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta