Colgando sobre un océano de dolor

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La Sabiduría de la Cabalá y la filosofía”: La primera vez que nosotros recibimos un regalo, no nos referimos al dador del regalo como aquel quien nos ama, tanto más si el dador del presente es importante y el receptor no es igual a él.

Sin embargo, la entrega repetitiva y la perseverancia harán que incluso la persona más importante parezca ser un amante verdadero, igual. Esto se debe a que la ley del amor no aplica entre grandes y pequeños, puesto que dos verdaderos amantes deben sentirse iguales.

Pregunta: Baal HaSulam escribe sobre el amor, pero ¿dónde está este amor? Sólo hay sufrimiento y desastres por todas partes. Hace sólo unos días, 26 personas murieron en una escuela en los EE.UU…

Respuesta: ¿Alguien les ha prometido que estas cosas no van a suceder en nuestro mundo? Todo lo que ven aquí ocurren dentro de los deseo egoísta de ustedes. Elévense a otro deseo, elévense a un nivel superior, y verán que todo es diferente. Ustedes se elevarán al segundo piso.

Ahora ven la realidad a través del ego de ustedes, que por definición no puede ser nada bueno. Aunque a veces yo siento algo positivo, de hecho también es malo, pero mientras tanto yo no lo identifico y lo acepto como bueno. Todos nosotros estamos en un deseo de recibir, que ni siquiera es real, sino “animal”. Así que, de hecho, no puede haber nada bueno en nuestro mundo.

Entonces, ¿qué pueden esperar? ¿Que las cosas ocurran de manera diferente? Nosotros estamos inmersos en un ego que es opuesto a la Luz y por lo tanto sólo puede haber desastres aquí.

Pero a fin de permitirles descansar en medio de ellos, para que por lo menos sean capaces de relajarse, para calmar sus nervios, para que observen los detalles, y perciban algo, en este mundo que es el nivel más bajo, el hombre vive literalmente por misericordia y no sólo en dolor, a pesar de su naturaleza.

¿Por qué? Porque él tiene otro destino, una meta. Si no fuera por el destino y la meta futura, nuestro mundo estaría inmerso en la oscuridad del sufrimiento y en el dolor sin fin, desde la mañana hasta la noche, día tras día. Esta es la naturaleza de la intención egoísta que es opuesta a la Luz.

Una leve iluminación penetra aún en este mundo, pero sólo con el fin de permitir que existamos aquí por un tiempo y que empecemos a elevarnos. En todos los demás sentidos, la Luz y el deseo de recibir son totalmente opuestos el uno del otro. En una medida tal que ni siquiera podemos imaginarlo.

Si aquí realmente hubiera sufrimientos tan grandes, no tendríamos ninguna posibilidad de elevarnos por encima de ellos, ni de pensar por lo menos en algo. Mientras tanto, nosotros estamos siendo sostenidos por sobre un océano de dolor, pero si no utilizamos correctamente el tiempo que nos dieron, la Luz desaparecerá y caeremos en grandes sufrimientos que nos “lavarán” bien, hasta que pidamos ayuda. Entonces se nos dará un descanso, y seremos examinados para ver si la “sacudida” fue suficiente o no.

Por cierto, con respecto al pueblo judío, una “sacudida” no suele ser suficiente. Salgan a la calle y hablen con las personas, ellas sienten que todo está bien. Ya se han olvidado de los misiles y no han aprendido nada del pasado otoño.

Pregunta: ¿Qué pasa con nosotros, los que estudiamos la Cabalá?

Respuesta: Ustedes son dos veces más tercos. Todos los demás, al menos no saben de qué se trata, pero ustedes son realmente testarudos. ¿Qué han hecho con lo que han oído durante las clases?

Nuestro problema es la ruptura. Nuestra corrección es la conexión. ¿Qué han hecho por la unidad de toda la creación? En primer lugar, ¿ayudan ustedes a conectarse a nuestros amigos alrededor del mundo? ¿Los ayudan a ser una fuerza más grande, más especial que quiera elevarse por encima del ego y conectarse al mundo entero con el fin de construir un lugar para la revelación del Creador y darle alegría a Él? Cuando Él es revelado, Él disfruta cada vez más, y entonces nosotros también disfrutamos de lo que hemos hecho por Él. Esto es llamado una equivalencia de forma. Así que, ¿Qué más deben saber? Sólo trabajar por la unidad y la conexión, por la garantía mutua, por la educación integral.

Pero ustedes llegan a la lección, escuchan, y luego siguen su camino. En este caso, la persona común en la calle es más justa que ustedes. Puesto que ella no le falta al respeto a lo más importante, simplemente no sabe nada de esto. Se exige de ella mucho menos que de ustedes.

Tenemos que ser realmente temerosos. El tiempo pasa y hay mucho más que podemos hacer. Nosotros realmente debemos sentirnos responsables no por nosotros mismos, sino por el grupo, por el mundo. Después de todo, la falta de respeto es el resultado de que todo el mundo piense sólo en sí mismo y de resignarse a la suerte por adelantado. No piensen en lo que les pasará a ustedes, piensen en el hecho de que ustedes son responsables por el mundo entero. Entonces tendrán una actitud diferente. Mientras tanto nosotros no sentimos la responsabilidad que nos ahoga y nos motiva. El ego está destruyéndonos…
(96711)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 16 de Diciembre del 2012,  “La Sabiduría de la Cabalá y la filosofía”

Material Relacionado:
No remiendes las antiguas relaciones, constrúyelas de nuevo
Es tiempo de cambiar
Un océano de gotas de agua

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: