Cuando la guerra parezca un alivio

Dr. Michael LaitmanPregunta: Recientemente, he estado visitando el hospital con frecuencia y noto que algunos pacientes carecen de una inclinación básica por vivir. Las personas no se aferran a la vida ¿Qué le ha sucedido a este deseo básico?

Respuesta: Desaparece en las personas enfermas, y en los viejos, y en los jóvenes. Este es el curso natural de la evolución. El deseo egoísta está creciendo, no sólo de forma cuantitativa, sino cualitativamente.

Aun juzgamos por la cantidad; nos esforzamos hasta una escala mayor, un lujo mayor, pero mientras tanto, la cualidad cambia. Y de pronto descubrimos que el desarrollo requiere de algo más elevado, valores que no existen en nuestro mundo. Existen nuevas peticiones en mí, y mi entorno no puede darme respuestas a ellas. Resulta que no tengo nada qué hacer aquí, nada qué buscar, nada por qué vivir, nada qué disfrutar porque no busco placer, sino que quiero descubrir algo más esencial.

Pero espera, ¿qué esencia hay ahí? Las personas mismas no saben qué quieren.

Esto es porque nuestro mundo no tiene nada que ofrecerles. Y entonces los mecanismos de defensa del cuerpo empujan a muchos, especialmente a la generación más joven, a todo tipo de caprichos y tonterías, así como al suicidio, las drogas, el terrorismo, y cualquier cosa negativa. Están buscando algo, pero no pueden encontrar nada.

Hoy, un nuevo deseo egoísta es manifestado, el cual ve un muro ante él: “¿A qué he llegado?” El mundo no tiene vida ¿Por qué estoy aquí?”

Las personas cuya mente y sensaciones aun no han sido desarrolladas lo suficiente se vuelven economistas, abogados; en pocas palabras, buscan el éxito en la vida. Aun están atraídos hacia algo, atraídos hacia algún beneficio. Pero aquellos que han evolucionado un poco más ya no pueden encontrar algo que valga la pena para ellos. Inicialmente no encuentran ningún sabor en la vida, y esto produce fenómenos mucho más serios de lo que vemos en la superficie. Después de todo, los medios e internet salvan a muchas personas del suicidio. La opinión general hace que todos participen en esos “juegos”, distracciones de la pregunta principal. Pero pronto, esto terminará; en seis meses o un año, la ola decrecerá, y veremos como los medios y la realidad virtual pierden su popularidad.

Y entonces surgirá el problema: ¿Cómo ocupar a las personas? Para ese momento, el número de desempleados se incrementará; la escala de carencias crecerá. Una persona no tendrá hacia dónde ir, incluso los medios que solían existir antes desaparecerán…

Pregunta: Es sabido que las estadísticas de depresión y vacío están incrementándose ¿Dónde obtendrán las personas un nuevo deseo que los llevará por el camino espiritual?

Respuesta: En realidad, es imposible sin la “Luz” de arriba. Por supuesto, no seremos capaces de despertarlos si no obtenemos la Luz para nosotros y para ellos, de acuerdo al principio “el primer descendiente toma el doble”. Sólo de esta manera, seremos capaces de mostrarles el camino, mostrarles una chispa de Luz, lo cual es suficiente para todos. Al final, es nuestro deber.

Y si no, la única alternativa es una guerra mundial. Las personas sentirán que eso sería mejor que continuar viviendo como antes. Nadie se opondrá a la guerra. Al contrario, en este mes, muchos esperaban el fin del mundo, esperando al menos algo de diversidad “¿Aún no ha llegado? Bueno, esperemos al próximo…” Las personas abrazarán una guerra, aun si es inconscientemente…
[96793]

(De la cuarta parte de la Lección diaria de Cabalá 30 de diciembre del 2012, “Cuerpo y alma”)

Material Relacionado:

Todo está en contra de nosotros
Cuando no hay vitalidad
La mente no le da instrucciones al ego

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta