El espejo de mi ego

thumbs_Laitman_113Pregunta: ¿Cómo podemos y debemos tratar de superar las situaciones en las que sentimos hostilidad física, apatía, indiferencia y deseo de ser un simple observador en el congreso?

Respuesta: Todo depende del estado de ánimo. ¿Cómo puede haber una aversión física, por ejemplo, hacia tu hijo? A alguien más podría no les gustarle, pero para mí él escomo si fuera yo mismo. La mujer entiende esto. Así que, todo depende de con qué nos sintonicemos.

No existe un concepto tal de “hostilidad física”, sólo existe la meta. Y según la medida de importancia que éste tenga para mí, yo comienzo a percibir los medios para lograr esta meta con el mismo valor y grandeza de gloria como si fuera la meta misma. Si, por el bien de la meta tengo que acercarme a alguien, hablarle, abrazarlo, y sentir que estamos juntos en una acción unificadora, entonces no miro a la persona.

Y en general, ¿qué quiere decir algo externo? Después de todo, lo que se me muestra no es a la gente sino mi actitud en ellos, mi propio reflejo en una imagen determinada. Al observar a esta persona, yo puedo discernir cuánto tengo que trabajar en mi mismo y él o ella no tiene absolutamente nada que ver con esto. No es la persona, sino mi propio egoísmo lo que estoy viendo dentro de esa forma. Es como un espejo en el que me veo. Se trata de un sistema completo, como se nos dice en uno de los artículos de Shamati: “El Creador es tu sombra”.

Así que, ¿cómo puede haber rechazo? Por el contrario, lo que te intimida es exactamente el método más eficiente, la posibilidad de converger, de elevarte por encima de ti mismo. Pruébalo y verás que así es. Y de principio a fin, éste te atormenta por dentro, tirándote de vuelta, pero tú debes seguir adelante. ¡No pierdas tu tiempo! Es una pena estar desperdiciándolo. Míralos a todos, trata de anularte a ti mismo, y entonces serás llevado por la corriente hacia la unicidad con todos.

Quiero animar a todas las mujeres a que les pidan perdón de las demás antes del congreso, que olviden los viejos asuntos y comiencen un nivel completamente nuevo. Traten de elevarse un poco por encima de sí mismas; de lo contrario, ¿qué hacen estudiando Cabalá? Ustedes no pueden ver siempre su “yo”. Por el contrario, deben estampar su huella en él y pulverizarlo.

(97718 – De una lección virtual del 1/6/13)

Material relacionado:

Un hombre y una mujer: el nacimiento de un nuevo nivel
La Convergencia de dos deseos
Las mujeres tendrán éxito

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta