El lenguaje en el que el Creador te habla

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cuál es la diferencia entre una persona que supera el mal que es revelado en ella a través de sus esfuerzos y la persona que no hace esfuerzos con el fin de superarlo y espera hasta que el sufrimiento se acumule en tal medida que al final lo forzará a moverse de su lugar?

Respuesta: Cuando la persona hace sus propios esfuerzos, ella se salva del sufrimiento y ahorra tiempo. Los sufrimientos que evitó multiplicados por el tiempo que ahorró, nos dan una enorme ventaja de acuerdo a la intensidad del sufrimiento que evitó. Y con todo eso, uno necesita multiplicar por otro factor incluido en esta fórmula, el Creador. A través de este estado, Él te da la oportunidad de hacer contacto con Él, pero tú menosprecias la oportunidad y no vas hacia la conexión.

Todas esas oportunidades que menospreciaste y que no realizaste, se te acumulan como un Aviut (espesor/grosor) adicional y como castigo, puesto que no quisiste poner atención al hecho de que era un llamado que venía del Creador. En su lugar, lo convertiste en un problema cotidiano, el cual tenía su origen en familiares y en un amigo que te insultó.

No viste que el Creador te envió Su mensajero y de acuerdo a tu nivel debiste haberlo reconocido ¿Entonces qué sugieres que se haga contigo en esta situación? Nosotros somos forzados a darte otros cuantos golpes, pinchazos, para que sientas que no es por accidente que todas esas personas te rodean, sino que todo proviene del Creador, ya que no existe nadie más aparte de Él.

Esto se debe a que tú estás en un estado de inconsciencia y no lo sientes. Necesitas recuperar la consciencia para que seas capaz de elevarte al siguiente nivel. Cada nivel, excepto por tu relación, incluye la relación con el Creador: “Israel, la Torá y el Creador son Uno”. Pero si no pones atención a que todo está conectado al Creador, que desde el principio todo vino de Él y al final regresará a Él, entonces no completarás tu clarificación.

Por lo tanto, necesitas ver al mundo entero como ángeles, ya sean buenos o malos, es decir con sensaciones placenteras y desagradables que te dirigen hacia el camino correcto. Pueden ser familiares o tus hijos, aquellos que tocan tu corazón, o pueden ser completamente extraños, o puede ser algún evento en el mundo.

Sin importar en qué forma venga esto a ti, por vía de tu esposa, tus hijos, tus amigos, la policía, tu jefe en el trabajo, problemas de salud, el clima, o las noticias, tú debes aceptarlo como las diferentes manifestaciones del Creador. Es Él quien está frente a ti y pregunta: “¿Bueno, cuándo vas a venir hacia Mí? ¡Deseo tanto abrazarte! ¡Ven y escala ya mi montaña!” Sin embargo, tú le das a Él la espalda y bajas la mirada. No prestas atención al hecho de que el mundo entero es el lenguaje del Creador quien está hablándote.
(96879)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 30 de Diciembre del 2012 , “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”

Material Relacionado:
¿Por qué se lamentan los justos?
El regalo enorme de los sufrimientos de amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta