El modelo social europeo contradice la integración

Dr. Michael LaitmanOpinión (Daniel Gros, director del Centro de Estudios de Política Europea con sede en Bruselas): “En las reuniones de alto nivel de la elite de la Unión Europea, a menudo se oye el siguiente tipo de declaración: “Europa debe integrar y centralizar la gestión económica con el fin de defender su modelo social en la era de la globalización. …”

“Pero la afirmación de que sólo una mayor integración de la UE puede salvar el modelo social “europeo” de la embestida de los mercados emergentes, no es verdad. Sí, la globalización representa un reto para todos los estados miembros de la UE, pero no está claro cómo les ayudaría a hacerle frente una mayor integración. Más gobernanza económica europea no es una panacea”.

“De hecho, ni siquiera está claro qué modelo social europeo debe ser salvado. Hay enormes diferencias entre los miembros de la UE en cuanto al tamaño de su sector público, a la flexibilidad de sus mercados laborales, y a casi cualquier indicador socioeconómico que uno se pueda imaginar. Los elementos comunes que suelen identificarse con el modelo social “europeo” son la búsqueda de la igualdad y de un fuerte estado de bienestar“.

“Pero ninguno de los principales problemas que enfrenta los sistemas de  seguridad social en Europa, la desaceleración del crecimiento económico y el envejecimiento de la población (en función de la baja fertilidad), pueden abordarse a nivel europeo. …”

“La clave para garantizar el futuro de los sistemas de seguridad social en Europa, y por lo tanto su modelo social, está en un crecimiento más rápido. Y, de nuevo, es difícil ver cómo Europa  podría mejorar la situación. Los obstáculos para el crecimiento son bien conocidos, y han existido durante mucho tiempo sin ser eliminados. La razón es muy simple: si hubiera una manera políticamente fácil de generar crecimiento, ya se habría llevado a cabo”.

“Además, las autoridades nacionales tienen más tendencia a culpar a “Bruselas” por todas sus difíciles escogencias, creando así la impresión en casa de que la economía podría mejorar si los asuntos económicos pudieran manejarse sin interferencia de la UE. A nivel europeo se predica más integración, pero implícitamente esto se ha retratado en casa como un obstáculo para el crecimiento”.

“Este doble discurso por parte de las élites políticas nacionales, lo percibe como tal los votantes, cuya confianza en las instituciones nacionales y de la UE está, naturalmente, en declive. La afirmación de que Europa necesita más integración para salvar su modelo social ha perdido credibilidad desde hace tiempo. La integración es irrelevante en ese asunto, y, en las zonas donde la mayor integración realmente puede beneficiar a Europa, ésta parece ser la última cosa que los líderes nacionales quieren.

Mi comentario: Es necesario ver la presión puesta en nosotros por las fuerzas naturales objetivas de nuestro desarrollo. Ningún problema puede resolverse internamente en un país, sino sólo a través de su completa integración. Pero esta asume un cambio preliminar del pensamiento general que va del pensamiento egoísta al integral. Esto puede lograrse en pocos meses por medio del método de educación integral, lo cual no se hizo antes de la formación de la UE. Pero por supuesto, el reclamo de que la integración no salvará a la UE es un error profundo.

(98798)
Material Relacionado:

“¿Qué remplazará al modelo de globalización?
Los líderes de las empresas advierten “no de una crisis, sino de un desastre”
Davos busca soluciones al “agotamiento global”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: