Las condiciones bajo las cuales es verificado el amor

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué simboliza la percepción de la realidad en la forma de “Israel, la Torá, y el Creador son uno”?

Respuesta: La percepción de “Israel, la Torá y el Creador son uno” es la única verdadera realidad que hay. Nosotros, por otra parte, estamos en un estado de ocultamiento imaginario, en los “mundos”, lo cual significa en ocultamientos que existen sólo con respecto a nosotros para que podamos ser corregidos.

El anfitrión frente al invitado acepta el deseo del invitado y crea este ocultamiento entre ellos de manera que el invitado no sienta al anfitrión y sus buenas obras ¡Esto es porque este obsequio paraliza al invitado! El invitado quiere ser como el anfitrión, pero no puede hacer nada mientras el anfitrión lo llene con todo lo que es bueno.

Bajo tales condiciones el invitado no pude decir al anfitrión que lo ama y quiere otorgarle. Incluso si dice las palabras, sólo serán dichas en gratitud hacia el anfitrión por su amabilidad con el invitado. No es así como se verifica el amor y una relación ¡El amor se verifica cuando estás dispuesto a dar todo lo que tienes! Entonces es evidente que amas y otorgas.

Entonces el anfitrión acuerda con el invitado que debe tener las condiciones correctas para expresar su actitud. De otra manera el invitado no ve ningún sentido en recibir la bondad del anfitrión, y sólo experimentará dolor. En lugar de disfrutar los refrigerios que el anfitrión ha preparado, él se torturará a sí mismo.

Esto trae un gran dolor en el invitado, y entonces él está dispuesto a restringir su deseo (restricción del yo). Más tarde se desarrolla un sistema que permite al invitado corregirse a sí mismo. Es como si fuera arrojado lejos del anfitrión hasta el otro extremo de la creación, de la realidad, como si cayera por un precipicio hacia un abismo.

Pero está feliz por ello ya que al caer más bajo, comienza descubrir quién es. Antes, se disolvía en la Luz superior que cuidaba de todo y lo cubría todo. La Luz llenaba el deseo de recibir y el deseo ni siquiera entendía lo que es en realidad. Así es como siente una persona que tiene un patrón importante e influyente, que no puede pensar acerca de nada por sí mismo, y entonces comienza a perderse a sí mismo.

Pero el ser creado que es arrojado lejos del Creador al otro extremo de la realidad puede ahora verificar si su deseo era real en el mundo de Ein Sof (Infinito) y puede hacer todo por el anfitrión, justo como el anfitrión lo hace por él ¿Puede el invitado realmente hacer esto y quiere hacerlo? Aquí es donde comienza su trabajo.

Al principio existe un largo periodo de preparación, miles de años de nuestra historia, de los cuales en ese lapso ni siquiera podemos considerar que existimos con respecto al mundo espiritual. Por el momento es sólo un proceso que tiene lugar dentro de nosotros, como un sueño. Como en un sueño, cincuenta años de nuestra vida pasan en cinco minutos. Es lo mismo con nosotros, que al entrar en la realidad espiritual, la escalera espiritual, miramos hacia atrás y todo el camino que hemos transitado en nuestra vida parece un corto e insignificante episodio de un par de días como máximo. La escala de los eventos cambia totalmente.

Después que el invitado restringe su deseo, ahora puede comenzar a trabajar y adaptarse al anfitrión. Él está listo para recibir del anfitrión al grado en que pueda otorgar a él mediante eso. Está dispuesto a estar en la oscuridad y recibir la oscuridad como Luz. Esto significa que no necesita sentir el sabor y los llenados del anfitrión para su propio placer. Recibe esos llenado sólo con el fin de otorgar y llevar contento al anfitrión.
[97810]

(De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 8 de enero del 2013, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

El temor que nos hace dignos de la revelación
El lenguaje en el que el creador te habla
Repetir la obra del creador significa convertirse en él

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta