¡Las cosas no son tan difíciles como parecen!

thumbs_Laitman_065Leemos mucho de las diversas fuentes cabalísticas, nos vemos a nosotros mismos y al mundo en las diferentes situaciones posibles, y parece que la corrección es algo muy complejo y difícil que es prácticamente imposible.

Así lo parece hasta que la persona comprende que todo lo que tiene que hacer es buscar e identificar las corrupciones todo lo que pueda y pedir la corrección de éstas. Nosotros no tenemos que pensar cómo serán corregidas, puesto que nunca podemos entender e incluso imaginar qué estado llegará en vez del estado corrupto. Sólo tenemos que desear corregir todos y cada uno de los estados.

Nuestro problema está sólo en qué entendemos por el concepto de corrección. Supongamos que yo tengo un coche y veo diferentes fallos en él: tengo un neumático desinflado, un problema en un pistón, o en alguna otra parte. Mi pedido no debe ser por arreglar el automóvil, sino que pueda usarlo. Entonces descubriré que está arreglado.

Nosotros tenemos que corregir nuestra intención y no la acción. Esto es lo que olvidamos, porque queremos ver el estado corregido. Pero las cosas sólo pueden corregirse de acuerdo a cómo podemos y queremos usarlas correctamente, en la dirección correcta, en la acción correcta. De lo contrario… el automóvil está al borde del acantilado, y yo tengo que decir en qué dirección quiero conducir. Éste permanecerá averiado a menos que yo elija la dirección correcta, porque nosotros nos “elevamos en Santidad y no descendemos en Santidad”. ¡Esa es la única manera!

Es muy importante saber esto: nosotros no corregimos la acción, sino la intención. Este es un nivel de percepción totalmente diferente; es como si yo eligiera gafas diferentes con el fin de ver la vida, en el origen. Si yo empiezo a ver las cosas así, entonces la corrección misma ya no es difícil, ni es un problema en absoluto, puesto que ésta no es mi responsabilidad. Y sólo tengo que elegir cómo utilizar correctamente lo que está siendo corregido. Se nos dice: “haz que tú deseo sea Su deseo”, si mis intenciones de usar esta parte del deseo son absolutamente idénticas a las intenciones del Creador, entonces éste se corrige inmediatamente, la Luz lo completa todo.

Hasta cierto punto esto es una maravilla. Mírenlo de esta manera y esto les ayudará a diferenciar entre la acción y la intención, dado que este es un error que nos arrastra constantemente hacia las acciones y nos lleva todo el tiempo a un plano que es totalmente irrelevante para nosotros, a un plano corporal y no al nivel “humano“. El nivel “humano” es similar al Creador, y si es similar, entonces el Anfitrión y yo estamos en la mesa y la mesa es sólo la razón para estar conectados entre nosotros. Lo más importante es la intención, las relaciones entre nosotros y no todos los manjares que hay sobre la mesa.

Así que no miren el mundo como algo que es difícil de corregir. Por el contrario, la sensibilidad para identificar qué es necesario corregir, que debo corregir por parte mía, es todo el problema.

Material relacionado:

Inanimado, vegetativo, animado y hablante
Los rostros del Faraón
El legado de los cabalistas: no sólo libros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta