Pérdida de esperanza y confianza: los componentes de una plegaria

Dr. Michael LaitmanTodo nuestro trabajo, todo nuestro camino y cada parte de este, cada estado, está dividido en dos partes: lo que una persona hace por sí mismo y lo que es hecho con él de acuerdo a su deseo. Tengo que saber que la meta de la creación está en el alcance del atributo de otorgamiento, equivalencia de forma con el Creador, mediante usar todos mis poderes, no sé cuáles son todos los deseos, todos los 125 grados, ya que todo esto está oculto de mí. Pero mi meta es hacer todo lo que está en mi poder, usar todo lo que tengo, como un niño con todas sus fuerzas tratando de alcanzar una meta deseada.

Así es como tengo que actuar en cada momento, aspirando a llegar a la fuerza de otorgamiento. Tras haber tratado de hacerlo por mí mismo con el grupo, mediante prepararme y anularme, mediante pedir ayuda a los amigos, “Hacerte un Rav y comprarte un amigo”, tras todas esas acciones, estoy convencido de que soy totalmente impotente. Mi maestro Rabash solía decir: “Ahora ves que eres sólo un despojo justo igual que yo”.

Eventualmente, una persona no tiene esperanza de cambiar nada para mejorar y corregirse a sí mismo por sus propios poderes. Él debe estar convencido de esto por su experiencia. Después de todo, aun cuando ha escuchado muchas veces que no puede corregirse a sí mismo y la Luz tiene que hacer eso, por el momento las palabras no tienen significado para él.

Con el fin de demandar la corrección de la Luz, él debe primero tratar de hacerlo por sí mismo, tanto como pueda. Después de todo, a menos que pierdas la esperanza en tus propios poderes, tus peticiones sólo serán una mentira. Simplemente eres perezoso y no quieres tomarte la molestia. Si has hecho todo en tu poder y te has convencido de que la meta es inalcanzable, entonces gracias a los esfuerzos que has hecho, adquieres el fuerte deseo de verdaderamente alcanzar el atributo de otorgamiento.

Porque has hecho todos esos esfuerzos y no has alcanzado nada, pierdes la esperanza en tus propios poderes y tus habilidades. Por lo tanto, ahora existen dos componentes: un deseo de alcanzar la meta, una intención clara, dado que has hecho todo lo que puedes y no has alcanzado nada; y, al haber adquirido un gran deseo estás simplemente “explotando” con el deseo de alcanzar la meta.

Esos son dos conceptos opuestos, como a menudo sucede en la espiritualidad. Si se conectan en un concepto, en el puro deseo de alcanzar el atributo de otorgamiento y nada excepto eso, una plegaria hace erupción en ti.

Simplemente sucede dado que así es como estamos construidos. Todos esos niveles ya están dentro de nosotros, todas las Reshimot (genes espirituales). No necesitamos trazarlos o construirlos, en el momento en que trato de alcanzar el otorgamiento, el deseo correcto es creado en mí, lo cual eventualmente eleva la plegaria.

Elevo el MAN, consistente de Reshimot de Hitlabshut y las Reshimot de Aviut, a partir del gran deseo de alcanzar la meta y la impotencia de alcanzarla por mis propios poderes. Aparte yo estoy además seguro de que el Creador puede hacerlo por mí, ¡que Él debe hacerlo y lo hará! Después de todo, veo que de acuerdo a la secuencia de eventos por los que paso, todo está organizado como si eso fuera lo único que Él quiere y que Él sólo está esperando mi petición, lo cual significa que espera el deseo formado correctamente, la verdadera plegaria, el MAN.

MAN significa Mei Nukvin (aguas femeninas), lo cual significa dos atributos básicos que están conectados correctamente. Entonces en respuesta a esta necesidad por el otorgamiento, a la decepción de mis propios poderes y la esperanza por la corrección, la Luz superior viene y me trae el atributo de otorgamiento, y en esta Reshimó la primera imagen espiritual me es revelada. El poder de la Luz que está vestido en la Reshimó la corrige, conecta, y construye, y ya me encuentro en el atributo de otorgamiento.

Es mi primer nivel espiritual en el cual la red general y la conexión entre todos es clara. Veo la Luz que opera detrás de escena, la fuerza de otorgamiento que debe evocar la fuerza de recepción, y los estados que son opuestos a esta, de manera que sienta cuánto me hace falta, y la exija. Después paso por los mismos estados que he experimentado ahora en el primer nivel una y otra vez.
(98156 De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 16 Enero del 2013 Escritos de Rabash)
Material Relacionado:

Entre dos intenciones
No hay lugar más seguro que los brazos de una madre
La confianza verdadera viene de la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: