Tenemos que sumergirnos de cabeza en el entorno

Dr Michael Baal HaSulam, “La Paz”: Todos podemos ver claramente que la especie humana tiene que llevar una vida social, es decir que no puede existir y sostenerse a sí mismo sin la ayuda de otros. Por lo tanto, imaginen un evento en el que uno se retira de la sociedad a un lugar desolado y vive una vida de miseria y gran dolor allí, debido a su incapacidad para suplir sus necesidades. Esa persona no tiene derecho a quejarse de la Providencia o de su destino. Y si esa persona fuera a hacer eso, es decir, quejarse y maldecir su amarga suerte, sólo estaría mostrando su estupidez.

Esto es debido a que, mientras que la Providencia le ha preparado un lugar cómodo y deseable en la sociedad, él no tiene justificación para retirarse de ella a un lugar desolado. Tal persona no debe ser compadecida, puesto que va contra la naturaleza de la Creación. Y dado que él tiene la opción de vivir como la Providencia se lo ha ordenado, entonces no debe ser compadecido. Esa frase es aceptada por toda la humanidad sin discusión.

La persona que se retira de la sociedad sin duda sufrirá. Así estamos construidos, nosotros necesitamos de la sociedad. Esto se debe a que nadie puede proporcionarse por sí mismo todo lo que necesita para su existencia. Lo mismo ocurre con los animales, y más aún con los humanos.

Pregunta: ¿Pero por qué Baal HaSulam utiliza un lenguaje tan contundente?

Respuesta: Él quiere demostrar que hay verdades bien definidas en la naturaleza: si ustedes quieren seguir siendo humanos, tienen que vivir entre los seres humanos. Si quieren ser animales, vayan a vivir entre los animales. Un niño que nace en una manada de vacas toma ejemplo de lo que ve y se vuelve de la misma forma hasta donde se lo permiten sus límites fisiológicos y, posiblemente, incluso más allá de estos límites.

El entorno lo determina todo, nadie les promete nada. Al optar por el entorno ustedes determinan su propio futuro. Así que elijan quienes quieren ser; a qué sociedad desean unirse. Hay necesidad de ser precisos: Primero decidan quienes quieren ser, y luego entren en el entorno adecuado que los convertirá aquellos que ustedes quieren ser. De manera ideal, si la persona avanza correctamente mediante la adición de su sensación, observándose a sí misma, escuchando a sus atributos, entonces siempre encontrará el lugar adecuado, el entorno adecuado que la hará avanzar suavemente y con amor.

Desafortunadamente, nosotros no sabemos cómo calcular las cosas correctamente para que todo esto suceda. El entorno correcto está justo al lado de ustedes, pero ustedes no lo eligen. Continúan volviendo a los diferentes círculos externos, a sociedades externas, y son impresionados por ellos. Con el tiempo, reciben incluso la buena impresión a través del prisma de las distorsiones externas y se quedan sin nada…

Si ustedes entran en uno de los entornos “de cabeza”, sin importar cual, encontrarán que el ambiente muy beneficioso. Pero hoy ustedes los está mezclando y confundiendo a ellos y no saben dónde se sienten bien y dónde se sienten mal. Esto se debe a que no hay discernimiento exacto de ninguno de ellos, sólo los contornos mixtos y borrosos.

Así que resulta que el verdadero problema no está en realidad en la inclusión en un mal entorno. Por el contrario, entren y denle una mirada. Pero esta mezcla de entornos nos deja confundidos: nosotros ya no sabemos qué hemos recibido y de dónde y no podemos decidir…

(98014 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 1/11/13, “La Paz”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta