Un obsequio con doble fondo

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La sabiduría de la Cabalá y la filosofía”: La razón es que aun cuando este amor es solamente una consecuencia del obsequio, aun así es mucho más importante que el obsequio mismo. Es como un gran rey que le da un objeto sin importancia a una persona. Aun cuando el objeto en sí no tiene valor, el amor y la atención del rey lo hace invaluable y precioso. Por lo tanto, está completamente separado de la materia, al ser la Luz y el obsequio, de una manera que el trabajo y la distinción permanecen grabados en el alcance con sólo el amor en sí, mientras que el obsequio es aparentemente olvidado en el corazón. Por lo tanto, este aspecto de la sabiduría es llamado “Sabiduría Formativa de la Cabalá”. En realidad, esta parte es la parte más importante de la sabiduría.

Estamos hablando de la sabiduría de la Cabalá con la cual clarificamos y revisamos la actitud del Creador hacia mí y en correspondencia estabilizo mi actitud hacia Él.

El Rey es muy astuto: Él me da un obsequio y organiza todo para que en este obsequio sienta Su actitud hacia mí y sienta vergüenza como resultado, ya que no siento vergüenza hacia Él. Él cuida de que yo lo descifre correctamente, que “lea” la situación y no borre la vergüenza dentro de mí, sino en su lugar, la vergüenza me ayudará a asemejarme a Él. Cuando recibo amor de Él, cuando siento el espacio vacío entre Su actitud hacia mí y mi actitud hacia Él en mi vergüenza, se lo agradezco, aun cuando la vergüenza quema como el fuego. Es esta sensación la que me ayuda a construirme.

En realidad, esa vergüenza puede resultar ser la deficiencia correcta. Si no quiero borrarla, esa ya es la actitud correcta, y ahora por encima de esa deficiencia, tengo que construir mi actitud hacia el Creador. Esto significa que la vergüenza no debe desaparecer. Al contrario, debe crecer, y debo tratar de no extinguirla, no encubrirla, no cubrirla, sino convertirla en tanto amor, justo como lo siento del Creador e incluso más que eso.

¿Por qué más? Porque el amor se toma como algo garantizado en mi ego, Todos necesitan amarme. Si recibo un obsequio de $20, lo olvidaré en un corto tiempo. Pero si alguien me quita $20, lo resentiré, como si hubiera perdido $200,000. Este es el enfoque egoísta: siempre merezco el obsequio y el daño es inaceptable. Si alguien dice algo bueno de mí, estoy satisfecho hasta que lo olvido. Pero si alguien dice algo malo de mí, no estaré tranquilo hasta que se lo devuelva.

Entonces sentir vergüenza ante el Creador duplica el amor y me ayuda a construir una vasija de otorgamiento que corresponda con mi ego. De otra manera, veré que sólo recibir obsequios de amor de Él no es suficiente para mi ego. Simplemente debo tener la vergüenza, la fuerza que duplica la fuerza del amor, al permitirme desarrollar una mayor deficiencia por el otorgamiento y llenarla.
[96715]

(De la cuarta parte de la Lección diaria de Cabalá 16 de diciembre del 2012, “La sabiduría de la Cabalá y la filosofía”)

Material Relacionado:

Sin la sensación de vergüenza no llegarás a ninguna parte
Estoy avergonzado y es grandioso
La vergüenza como medio de corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: