Un salto por encima del último “imposible”

Dr. Michael LaitmanPregunta: Veo que el Faraón roba todo el fruto de mi labor y me pregunto: ¿Cuándo llegaré finalmente al punto de desesperación con respecto a mi propia fuerza? Siento como si estuviera conduciendo un carro pero alguien más está detrás del volante.

Respuesta: Es correcto; no eres el que conduce tu carro. Sólo estás a cargo de tu deseo de avanzar. Con respecto a cuántas veces tendrás que repetir una acción, eso no puede conocerse por adelantado. Pero el ritmo depende de ti: cuán frecuentemente cambien tus estados y cuán rápidamente serás capaz de pasar por ellos. Supón que de acuerdo a la raíz de tu alma tienes que pasar por 8000 estados hasta que llegas al primer grado espiritual donde tu voluntad de recibir se convertirá en otorgamiento a causa de la Luz que Reforma.

Tienes que pasar a través de esas 8000 acciones, pero puede ser en dos años o extenderlo hasta 20. Esa es tu elección dado que tienes libre albedrio  con respecto hasta qué punto acelerarás tu avance. Pero ciertamente pasarás por todos los discernimientos necesarios, ya sea en esta vida o en otra. Todo depende de ti.

Te quejas de que el Faraón está robando todo el fruto de tu labor, pero es por eso que está escrito que todas las bellas ciudades construidas por los hijos de Israel en Egipto fueron heredadas por el Faraón. Es como si el Faraón estuviera detrás de ti, te tuviera por el cuello, y reuniera todos los frutos de tu trabajo. Esto es lo que lleva a una persona al punto de desesperación en el trabajo y lo lleva a la plegaria ¡Pero no puedes rendirte!

Aparte, cada vez que te mueves hacia adelante y aplicas más esfuerzo, todavía ganas sabiduría y alcanzas el método y nuevos significados. Eres absorbido por la oscuridad, la decepción, la impotencia, y la indiferencia. Todo te da asco y te cansa y pierdes la fe en que habrá un avance en cualquier momento- esos son los peores estados que puede haber. Cada estado más avanzado trae un descenso incluso más grande, desesperación, apatía, y la caída en cuenta de que es imposible alcanzar lo deseado.

Y así, hasta llegar justo al último “imposible”, el cual es considerado cruzar el Mar Rojo, cuando has perdido completamente la fe en que el hombre es capaz de ello y que el Creador es capaz. Decides que sólo no puede suceder; se te muestra que esa es tu naturaleza y nada puede ser hecho al respecto y todo lo que te queda es regresar a una vida trivial.

Y entonces uno toma la decisión de aun así saltar sobre este imposible, a una persona se le muestra la condición de cómo conectarse: qué significa volverse un hombre con un corazón en realidad. Y si está de acuerdo, recibe su primer grado espiritual.

El primer grado que recibe sólo es un punto considerado como moshe, y este tira (moshé) de él fuera del egoísmo, del exilio, mientras que en el  resto de la voluntad de recibir el “becerro de oro”  se revela en contra de ello.

Más adelante, una persona entra al desierto, donde le esperan problemas en cada paso del camino y está infestado de serpientes. Ya no es una gran serpiente, un gran ego, sino, una multitud de pequeñas avispas que continúan mordiendo a una persona desde todos los lugares, sus varios atributos egoístas. Aun así, lo ayudan a seguir moviéndose hacia adelante en la escalera espiritual, adquiriendo la propiedad de otorgamiento.

A lo largo de todo este camino, veo sólo dos cualidades vitales para garantizar el éxito: la anulación de uno mismo ante el maestro y el grupo, y perseverancia, paciencia, y tenacidad en cualquier circunstancia, no importa lo que venga. Esos son los dos atributos que tú, como un obstinado carnero, continúas tratando de penetrar, saltando en una dirección, sin importar lo que suceda, a pesar de cualquier obstáculo interno y externo. Y eso hace que aceleres y hace que tengas éxito.

De otra manera, no pierdas tu tiempo; es mejor ir y disfrutar la vida. Pero la mayoría deambula en el medio entre uno y otro estado, y tristemente, llegan a la línea final con las manos vacías.
[98153]
De la 1ra parte de la Lección diaria de Cabalá del 16 de Enero del 2013 , “La plegaria”

Material Relacionado:
En memoria del éxodo de Egipto
Faraón permanecerá en Egipto para siempre
Eligiendo hacia donde queremos ír

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: