Una cuota para cada movimiento

Dr. Michael LaitmanEn el artículo, “La paz”, Baal HaSulam escribe acerca de la cita: “Todo está en depósito, y una fortaleza se extiende por toda la vida. La tienda está abierta y el tendero vende mediante pago diferido; el libro está abierto y la mano escribe”. [Es decir el Creador registra todo lo que sucede] “Y todo el que desee tomar prestado puede venir y tomar prestado”, [el acceso está libre, y uno puede tomar todo lo que quiere] “y los recaudadores, regresan regularmente, día con día, y colectan de una persona con su conocimiento y sin su conocimiento. Y tienen en qué basarse”, [es decir que todo está documentado] “y el juicio [una decisión de cuánto se le cobra a una persona] es verdadero, y todo está listo para el festín”.

Esta es la forma en que los cabalistas expresan la esencia de nuestra relación con el Creador.

Por una parte, “todo está en depósito”, es decir nada se nos da de forma gratuita. Es la ley de la naturaleza en la cual existimos en la que todas sus partes están claramente vinculadas en relaciones de causa y efecto.

Juzgamos a la naturaleza de acuerdo a nosotros mismos, y entonces pensamos que podría haber algunas imprecisiones, cosas confusas y complicadas. Pero cada vez que realmente exploramos la naturaleza, descubrimos que las leyes son sorprendentemente adecuadas y nos maravillamos con la sabiduría y la interconexión de la naturaleza.

En el presente, los científicos reconocen que existen otros universos y dimensiones aparte de la nuestra.

Cuando era niño, en la escuela, se nos decía que el universo era infinito y eterno. Después, se supo que se originó hace 14 mil millones de años, y si estamos hablando de tiempo, entonces existe un comienzo y un final del universo. Este descubrimiento fue realizado por el científico estadounidense Hubble en cuyo honor fue nombrado el telescopio espacial.

Más tarde, los científicos descubrieron que nuestro universo no sólo está expandiéndose, surgió de un punto, pero además, desaparece como lo evidencian los hoyos negros, etc.

Esto apunta al hecho de que todo está predeterminado y definido de acuerdo a las leyes de conservación, todo está distribuido de forma absoluta, clara.

Por lo tanto, está dicho, “el juicio es verdadero, y todo está listo para el festín”, es decir para el estado corregido final.

Sin embargo, “una fortaleza se extiende por toda la vida”. El  Creador preparó una elaborada trampa para la humanidad donde la fuerza superior garantiza que todos eventualmente regresen al estado correcto, pero en cierta etapa del viaje, se nos da libre albedrio. En el presente, carecemos completamente del entendimiento de este hecho. Ninguna ciencia lo comprende porque la ciencia existe en un plano, una línea; no hay dualidad.

Cuando enfrenta la dualidad, la ciencia se paraliza. La ciencia revela ciertas propiedades en la naturaleza, como opuesta a nosotros, pero nunca abarca la dualidad. Hoy, sólo la física cuántica aborda este fenómeno. Es por eso que es considerada física “fuera de este mundo”, pero no más.

Debemos cambiarnos a nosotros mismos, nuestra mente, nuestras sensaciones, y entonces seremos capaces de sentir detrás de esta barrera potencial, la frontera entre las fases-no importa como lo llames. Para nosotros, esto es hacer la transición a través del Majsom.

La ley de la naturaleza dice que “el libro está abierto y la mano escribe… y los recaudadores regresan regularmente, día con día, y colectan de una persona con su conocimiento y sin su conocimiento” (de acuerdo a la decisión de la corte superior) es decir que todo el sistema está en un estado de una forma precisa y sellada.

Sin embargo, tenemos dos vías: Ir a la tienda y tomar lo que queramos ya sea sabiendo que todo está registrado y que tenemos que pagar la cuota, o sin saber o siquiera pensar en ello. Si una persona no está consciente de esas cosas, significa que aún está en una fase de desarrollo diferente; en este caso, no se le “cobra” demasiado, sólo de acuerdo a su nivel de avance.

Las personas que estudian Cabalá ya entienden que están en un estado donde todo lo que toman prestado debe ser pagado y ellos automáticamente firman en el libro del tendero. Entonces, en el preciso momento en que recibimos algo, tenemos que comenzar a pensar fuertemente en cómo encontrarnos con el dueño, cómo regresar la deuda, y cómo pagarla.

Cada momento de nuestras vidas es registrado en Su libro, cada respiración, cada latido, y acción, porque todo lo que tenemos lo recibimos de Él. “No consideres ningún momento como insignificante”, cada momento de la vida tiene que pagarse.

Pero no tenemos ninguna manera en absoluto de tener esto en mente, ni podemos basarnos en recordatorios que nos hagan sentir que en realidad estamos marcados en Su libro y que cada uno de nosotros tiene que pagar dado que estamos en deuda y que nuestra deuda constantemente crece y se acumula. Y que cada vez, nuestras obligaciones se vuelven más demandantes y rigurosas.

Hemos llegado a una fase interesante donde necesitamos aprender esta ley y llegar a conocer su fuente. Somos llevados hacia ahí gradualmente, como niños pequeños. Esta ley de desarrollo nos trata de forma delicada y nos da una oportunidad de acostumbrarnos a ella.
(98073 De la convención de Novosibirsk 9 de Diciembre del 2012, Lección 5)

Material Relacionado
Un buen cambio merece otro
Obtendrás lo que pides
¿De qué depende el futuro del mundo?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta