Ver la grandeza en lo irrelevante

Dr. Michael LaitmanPregunta: No todo lo que hago en la vida requiere que solicite ayuda de mis amigos o del Creador. Sin embargo, esas acciones aun me llevan hacia la meta; por ejemplo, me levanto en la mañana y me dirijo por mí mismo al congreso. Pero hay acciones que he estado tratando de implementar sin éxito desde hace 20 años ¿Significa que esas acciones requieren de aplicar los esfuerzos de los que hablamos en la sabiduría de la Cabalá?

Respuesta: No. Si no puedes hacer algo en absoluto, entonces no se trata de tu esfuerzo. El esfuerzo se trata de que se te de la fuerza para hacer algo. Nuestra petición por fuerzas es el esfuerzo. Aplicamos muchos esfuerzos, pero todos ellos están dirigidos hacia nosotros mismos. Los esfuerzos comienzan cuando nos vemos impotentes para hacer cualquier cosa. Los verdaderos esfuerzos están por encima de los poderes humanos. Sólo cuando nos quedamos sin energía, aparece un lugar para el esfuerzo.

¿Cómo puede ser? Digamos, puedo levantar un máximo de 100 kilogramos ¿Dónde está mi esfuerzo aquí? No levantaré más que eso de todas maneras. Entonces, mi esfuerzo se trata de pedir fuerza adicional para incrementar la carga. Hice todo lo que estaba en mi poder: me preparé para el congreso, me registré, llegué, pero en realidad todavía no estoy ahí. Hablamos con los amigos, tenemos comidas juntos, damos un paseo, el clima es grandioso, el aire es limpio…¿Cualquiera de esas acciones es considerada como mi esfuerzo? ¡No! Pero es sólo debido a nuestros esfuerzos que nos reunimos.

Nuestro esfuerzo es que queremos llegar a la unidad, y para eso, realizamos varias acciones. Si como resultado de esas acciones, cada uno descubre que no ha logrado nada, si no se regocijó, y gruñe y llora por la salvación, esto es llamado “Haremos y escucharemos”.

“¡Estamos listos! ¡Entonces danos fuerza!” Esto es acera de lo que gritamos. En Cabalá, esta demanda es llamada un esfuerzo. El Creador lleva a cabo la acción, no nosotros. Nuestra contribución está sólo en la demanda,

Pregunta: Pero esto es contrario a mi masculinidad. Literalmente me humillo ante el Creador…

Respuesta: Entonces, rebájate un poco ¡No es gran cosa! ¿Tienes que ser siempre un macho? Donde te humilles verás la grandeza. La modestia es algo grandioso. Nuestros esfuerzos son completamente acerca de ser humillados. Tienes que “pagar” a tus amigos para que ellos te ayuden a lograr esto.

Pregunta: ¿Hay muchos ejemplos de esto en la naturaleza? ¿Para criar a un niño lo humillo?

Respuesta: No, todo lo que haces es añadir una y otra vez complicaciones a la vida de un niño y establecer tareas cada vez más difíciles para él. En cuanto a volverse más humilde, esto no se origina de Arriba. Tú eres el que tiene que llegar a este punto. Esta condición surge cuando te ves impotente, sin poder para actuar e incapaz de llegar a la meta. Imagina que quieres levantar 400 kilogramos aun cuando tu límite son 350, le pides al Creador que te ayude ¿Él te humilla en este caso?

Por supuesto tú hiciste todo lo que estaba en tu poder: te ejercitaste bastante con el fin de levantar 400 kilos de manera que lo hicieras tú mismo en lugar de debérselo a alguien más. Aun así, el camino espiritual es diferente; aquí, debes obtener el poder de otorgamiento, la fuerza de la Luz, de la cual aún careces. No puedes recibirla si no la pides.

Tienes que inclinar tu cabeza ya que de otra manera no serías capaz de usar esta fuerza. Similarmente, un niño al que se le dan cosas de adultos puede salir lastimado. El niño debe avanzar paso a paso y entender las causas y posibles consecuencias de manera que este conocimiento y poderes sean un resultado de su propia experiencia personal. De otra manera, se volverá un terrible y destructivo monstruo con muy poco intelecto.

Pregunta: ¿Por qué no son nuestros esfuerzos por unirnos suficientes para el Creador? ¿Por qué quiere que le pidamos a Él?

Respuesta: Tu demanda significa que pues usar los poderes que Él te da correctamente. Si abres apropiadamente tu vasija otorgante, significa que sabes cómo manejar la fuerza que Él te da, y viceversa, la ausencia de la demanda correcta muestra que no estás listo para usar el presente del Creador correctamente y que este sólo te dañará a ti y a otros si Él te lo concede.

Esta es la razón por la que Platón y Aristóteles estaban en contra de las ciencias para las masas. Las personas adquirirían poderes sin tener idea de las relaciones que existen en la naturaleza, sin ningún entendimiento de causa y efecto, y esto lleva a la completa destrucción.

Pregunta: ¿Entonces no tiene sentido realizar las acciones que puedo hacer por mí mismo?

Respuesta: Esto es verdad. En correspondencia, se dice “Mejor sentarse y no hacer nada”. Si sólo la humanidad pudiera estar satisfecha con las necesidades básicas en comida, tener una familia e hijos, entonces su camino sería mucho más exitoso, ya que en este caso, todas las otras fuerzas estarían dedicadas al avance interno y el resto se lo dejaríamos al Creador.
(98090 De la segunda parte de la Lección diaria de Cabalá 15 de Enero del 2013, El Zóhar)
Material Relacionado
Lo mas dificil es pedir ayuda
Lo mejor (para los amigos)
Alcanza el límite

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: