Busquen en el lugar correcto y encontrarán

Dr. Michael LaitmanRabash, “Retorna, oh Israel, al Señor tu Dios”: Qué significa que el Señor sana a los quebrantados de corazón, dado que sabemos que lo más importante en la persona es el corazón, que “el corazón” es la vasija que recibe la santidad de Arriba. Esto es lo que aprendemos de la ruptura de las vasijas, es decir que si una vasija está rota, no puede contener nada de lo que se vierte en ella. Además, si un corazón está roto, significa que el deseo de recibir domina el corazón y así la abundancia no puede entrar en él, ya que todo lo que recibe el deseo de recibir va a las cáscaras y esto es llamado “la ruptura del corazón”.

El Creador no puede ayudarle a la persona a menos que el corazón sienta que está roto, puesto que hasta entonces, no hay nadie a quien ayudarle. El corazón se rompe de una vez pero nosotros lo corregimos en pequeñas partes, y esto es sin duda un gran alivio en nuestro trabajo. Después de todo, no tenemos que hacer grandes esfuerzos con el fin de corregirlo todo de una vez a partir de nuestro estado egoísta actual directo hacia el mundo de Ein Sof (Infinito).

En su lugar, podemos realizar una corrección gradual, en pequeñas porciones, como si estuviéramos transfiriendo el tesoro del Rey, moviendo de un lugar a otro solo una moneda a la vez. Aun así, es difícil que nosotros demos el primer paso, ya que significa cambiarnos a la intención contraria: de hacerlo con el fin de recibir a hacerlo a fin de otorgar. Por lo tanto, esto no puede ocurrir a menos que aclaremos nuestros deseos y nuestras intenciones, a menos que diferenciemos los deseos y las intenciones, a menos que entendamos qué está en nuestro poder hacer y qué no, y dónde se encuentra nuestra parte y donde no.

Debemos aclarar todo esto para que podamos discernir exactamente qué es un corazón roto, y qué debemos corregir exactamente. Toma mucho tiempo el aclarar este discernimiento. Esto se debe a que nosotros nos olvidamos del grupo, de los demás y del hecho de que el deseo tiene que ser colectivo. Todos comienzan a pensar sobre sí mismos, sobre cómo se sienten por dentro, y esto no tiene nada que ver con el corazón roto.

El corazón se rompe, dado que no puede conectarse con los demás. De esto se trata la ruptura, pero nosotros no pensamos en este sentido en absoluto. Tratamos de imaginar nuestra ruptura personal, y nos toma mucho tiempo el llegar a localizar esto correctamente. Pero, en el momento en que esto sucede, se hace evidente que se trata de un problema simple y concreto que debe ser corregido.

Se necesita de una gran cantidad de trabajo para que la vasija entienda que nada puede ocurrirle de manera individual, sino sólo de forma colectiva, que ésta es sólo una parte de la vasija general y una parte en la Luz. Pero en el momento en que hay un diagnóstico, no hay necesidad de llamar al médico y ver inmediatamente cómo aparecen en ese lugar la corrección y el llenado.

Así que es muy importante que lleguemos a la idea general, a la sensación general, para que todos sientan que están dentro de un campo de fuerza de la garantía mutua. Toda nuestra búsqueda la realizamos en un lugar totalmente equivocado, buscamos dentro de nosotros mismos en vez de buscar entre nosotros, y por lo tanto desperdiciamos todas nuestras fuerzas.

(100324)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 2/13/13

Material relacionado:
La unidad de los hermanos: el mejor presente para el padre 
Un corazón roto
Ayudale a la persona a levantarse dos veces

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: