“Con mano poderosa y furia derramada”

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, Shamati, artículo 70: “Con mano poderosa y furia derramada”: Debemos saber que de aquellos que quieren entrar en el trabajo de Dios con el fin de adherirse realmente a Él y entrar en el palacio del Rey, no todos son admitidos. Más bien, uno es probado; si no tiene otros deseos, sino sólo un deseo de Dvekut (adhesión), es admitido.

Y ¿cómo se prueba si él tiene un solo deseo? A uno se le dan obstrucciones. Esto significa que se le envían a la persona pensamientos y mensajeros ajenos para obstruirla para que ella deje este camino y siga el camino del pueblo.

Y si uno supera todas las dificultades y rompe todas las barreras que lo bloquean, y las pequeñas cosas no pueden apagarlo, entonces el Creador le envía grandes Klipot y carruajes, para desviarlo hacia la admisión en la adhesión con Él solo, y con nada más. Esto se considera como que el Creador lo está rechazando con mano poderosa.

Toma mucho tiempo para que la persona finalmente se dé cuenta de que todo lo que siente proviene del Creador y que esto sólo está destinado a dirigirla hacia la meta. No hay una acción, o un acontecimiento que no dirija a la persona hacia la meta, es decir hacia la adhesión con el Creador. La persona no puede cambiar esto de ninguna manera, puesto que todo sucede de acuerdo a las Reshimot (genes espirituales). Sólo la intensidad, la forma en la que se revelan las Reshimot está determinada por la forma en que cumplimos las Reshimot previas.

Pero todo ocurre de acuerdo con el plan en el que la persona tiene que descubrir un fuerte deseo por la adhesión, de acuerdo con el deseo espiritual, lo cual significa el deseo arreglado, intensivo que apunta hacia una sola meta. “No hay algo en la espiritualidad que sea leve”, sino sólo al máximo, y la persona debe tener un deseo muy fuerte.

Así que el Creador revela su poderosa mano al hacer que la persona afronte dificultades y problemas, al confundir a la persona en todas las formas posibles para que se fortalezca mediante la superación de estos obstáculos. Ella tiene que examinar sus opciones y dejar sólo una dirección e intensificarla para que sea imposible que ella se desvíe del camino correcto. Con el fin de hacer eso, el Creador envía problemas cada vez más difíciles, como en la fábula de la persona que mientras sube la montaña hasta el palacio del Rey se encuentra a lo largo de su camino con los guardias cada vez más crueles. Todo esto es para que sólo quede en la persona un fuerte deseo, un deseo que en realidad arda, el anhelo de irrumpir en el mundo espiritual, lo cual significa alcanzar el atributo de otorgamiento de auto anulación, de escapar.

Es como el proceso de nacimiento en el que hay dos fuerzas activas: la fuerza que empuja desde el interior y la fuerza que bloquea la salida. La tensión entre estas dos fuerzas crece hasta que sea lo suficientemente fuerte como para que las puertas se abran y ocurra la ruptura. Entonces, el feto puede salir.

Estas dos fuerzas opuestas, la fuerza del Creador y la fuerza del ser creado llegar eventualmente a una tensión suficiente para irrumpir. Como se nos dice, “en el mismo lugar, al mismo tiempo, en la misma mujer” se crea tal concentración de tensión que lleva a la aplicación.

(100932)
Dela preparación para la lección diaria de Cabalá del 2/19/13

Material relacionado:
Medidas de seguridad ante el futuro colapso
Rodeado por el bien absoluto
Al borde de la primera revelación

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta