El embrión es parte de la madre “Bina”

Dr. Michael LaitmanUn poco antes de la última convención, nosotros comenzamos nuestra preparación para el estado de “embrión” espiritual y continuamos persistentemente.

Esta es la meta a corto plazo para la mayor parte de nuestro grupo global. En el grupo hay estudiantes más avanzados y menos avanzados, pero la mayoría están en un estado en el que deben prepararse para las condiciones de existencia en forma de un “embrión” en el mundo espiritual.

Se nos dice que un embrión es parte de su madre, lo cual significa que se anula totalmente y “come lo que come su madre”. La madre aclara qué es lo mejor para él y él lo recibe todo con gratitud, como algo que viene de “no existe nadie además de Él”. Él está completamente incorporado en el Creador y no tomar decisiones independientes. Todas sus energías se centran sólo en cómo seguir avanzando con los ojos cerrados.

Esto no quiere decir que no tenga su propia opinión y sus propias sensaciones, sino que él trata de parecerse al superior de todas las maneras posibles. Él todavía no tiene “vasijas” internas ni en su mente ni en su corazón, que le permitan empezar a trabajar por sí mismo con tales deseos. Él solo puede elevarse por encima de ellos.

Esto significa que no tiene “boca”, sino que todo lo recibe a través del “Tábur” (el cordón umbilical), es decir directamente en sus “vasijas”. La “Peh”, boca (La boca del Partzuf) es el lugar del Masaj (pantalla), los 32 dientes, son 32 rutas de sabiduría. Cuando tenga dientes, él ya será capaz de masticar, de examinar, de dividir con ellos, y de decidir si este llenado es o no adecuado para él, pero mientras tanto, todo esto no existe en el embrión, y recibe todo gracias al otorgamiento de Jassadim de su superior, de la madre Bina, a pesar de que él está en la total oscuridad.

Si pudiéramos imaginar este estado de Ibur (gestación) y vernos a nosotros mismos como un “embrión” en relación con el grupo, es decir que nos anulamos a nosotros mismos ante el grupo, entonces por medio de nuestro esfuerzo colectivo entraríamos en el mundo espiritual.

Este es un nivel muy alto. Es ilimitado, dado que por medio de la anulación de sus vasijas, la persona se vuelve independiente e ilimitada. Ella recibe todo lo que le llega y está preparada para cualquier condición. Acepta todo lo que le llega del superior “por encima de la razón”, y por lo tanto avanza a lo largo de todos los meses de embarazo.

Todo depende de nosotros, de nuestro esfuerzo. No tenemos que esperar a que esto venga por sí mismo de Arriba. Nada vendrá de esta forma a excepción de los sufrimientos que llegan a través del camino de “a su tiempo” en vez de los que vienen del camino de “Yo lo aceleraré”, el camino de la Luz.

Pero si queremos acelerar este estado para que no se desarrolle de acuerdo a la velocidad natural, que tomaría muchos años para lograrlo, tenemos que estimularnos unos a otros, como se nos dice: “Cada uno deberá ayudar a su amigo”. Tenemos para darnos un ejemplo de embrión espiritual unos a otros, es decir mostrarnos cómo cada uno se anula a sí mismo ante el grupo y acepta todo con alegría, con entusiasmo, con júbilo, y en despertar.

Aunque la persona no lo sienta internamente, ella se anula ante el superior.

Este estado es llamado embrión, puesto que todo esto no está de acuerdo con su deseo, sino en contra de él, en contraste con sus sensaciones y su mente. Pero si se eleva por sobre sí mismo, por sobre su mente y sensaciones y comienza a recibir del superior que está completo, él avanzará gradualmente y se convertirá en un embrión.

Este estado se construye por encima de las sensaciones y mente corporales y es el primer nivel que se construye encima de ellas. En esto, nosotros ya tenemos cómo cumplir el consejo de los cabalistas por medio de la ayuda mutua, el despertar y la sensación de la importancia de la meta. Esta es la meta inmediata que afrontamos.

(99962De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 8 de febrero del 2013)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta