La visita del Presidente

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué dice usted que la importancia del maestro no deben darla por sentada sus estudiantes?

Respuesta: Imagina que el presidente viene a nosotros en una visita especial para conocerlos. Él nos pregunta por ti y dice que ha estado buscando una persona como tú durante años hasta que se hizo evidente para él que tú estás aquí. Él viene a ti con su séquito, estrecha tu mano, y luego entran juntos en la sala de conferencias para una charla después de cual salen con los rostros iluminados, y él entra en el coche presidencial y sale hacia la casa presidencial.

Después de esta visita tú sigues como de costumbre con tus amigos, pero nosotros ya te miramos de otra manera. Ya sea que lo queramos o no, nosotros tenemos que ser cuidados. Algo nuevo se ha creado entre nosotros y no sabemos cómo relacionarnos contigo, cómo comportarnos cuando estamos cerca de ti. Tú dices algo y nosotros te escuchamos con escepticismo, pero prestamos mucha atención a cada palabra que dices. Nuestra atención se centra en ti, ya dependemos de ti, nuestro ego está “bloqueado” sobre ti, y no hay nada que podamos hacer al respecto. Esta es la forma natural de postración, de reverencia, esta es una parte naturalmente innata de nosotros.

Pero éste no es el verdadero trabajo. Si yo deseo conectarme con el Creador y alcanzar una equivalencia de forma con Él, tengo que elevarme por encima de mi naturaleza, convertirla en algo que es opuesto y desconocido en su contrariedad. Por supuesto, será muy difícil cumplir con esto, puesto que es como si yo me estuviera volteándome al revés, como un guante que sale de mi piel, matándome a mí mismo.

Pero puede hacerse fácilmente. Los cabalistas dicen que no es un problema en absoluto. Si yo tengo el combustible suficiente, y entonces todo el camino puede convertirse en una agradable aventura, en un paseo por el zoológico. Yo iré de una jaula a otra, de un animal a otro, y corregiré mis deseos hasta que deje el “reino animal” como un ser humano, Adam.

Se trata del combustible que viene a mí en una cadena: desde el Creador, a través de los cabalistas, del maestro y de los amigos. Así que tengo que ser incorporado en el grupo con el fin de sentirme impresionado por los amigos y aceptar lo que es importante para ellos. El maestro es quien es importante para ellos, es una persona que realmente no me gusta, por quien me siento rechazado, y a quien encuentro antipática. Automáticamente lo desprecio y no veo nada en él que yo valore.

Pero entiendo que todo esto se me presenta de esa manera de forma intencional, y así utilizo estos medios para examinarme a mí mismo de acuerdo al simple criterio: ¿Quiero yo escuchar lo que dice el maestro y cumplirlo? Cumplir lo que él dice no como un compromiso “animal”, sino con el fin de alcanzar al Creador que está detrás de él.

 (100995De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Febrero del 2013, “Un discurso para la conclusión del Zóhar”)

Material Relacionado:

Compromiso voluntario con todo el mundo
Un diapasón para las desafinadas cuerdas del alma
No hay adhesión con el creador sin respeto por el maestro y el grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: