Las concesiones son un signo de fuerza, no de debilidad

Dr. Michael LaitmanPregunta: Usted habla de la auto anulación como un medio para crecer y avanzar. ¿Sin embargo, no conceder durante una discusión general, demuestra que soy débil?

Respuesta: Yo ciertamente no concedo por debilidad, sino porque quiero avanzar en mi relación marital con y en la vida en general.

De esta manera, me desarrollo y me acerco a un estado positivo. Gano con eso puesto que, debido a ello, finamente yo expando y siento más la vida.

Le doy a mi esposa una taza de té, pero yo no pierdo, más bien, recibo una taza que es el doble de grande. ¡Después de todo, con ello adquiero sus deseos, sus aspiraciones, sus sueños y los llenados de estos!

Yo disfruto del placer que ella recibe, como una madre disfruta del placer que le da a su bebé. Todos sabemos que una madre disfruta de la dulzura que le da su bebé mucho más que el bebé mismo.

Gracias a mis concesiones, yo adquiero nuevas vasijas, oportunidades para sentir placer. Ustedes pueden preguntar por qué las personas van a los estadios a animar a su equipo favorito si pueden ver el partido por televisión tranquilamente en casa.

Pero en el estadio ustedes están rodeados por miles de personas y así disfrutan de la emoción colectiva, de la incorporación. Esto expande las vasijas de percepción, sus sentidos. Se vuelven tan grandes como los miles que hay a su alrededor, quienes están animando y saltando.

Estoy seguro de que ustedes están de acuerdo en que no es lo mismo quedarse en casa, acostados en el sofá y viendo en la televisión el partido de fútbol.

Pregunta: ¿Qué concesiones me llevarán al éxito en la casa?

Respuesta: Si ustedes llegan del trabajo a casa, con hambre, y se sientan a cenar y su hijo les pide un pedazo de lo que haya en su plato, se lo dan de buena gana, esto no es una concesión.

Después de todo, ustedes están actuando de acuerdo a su deseo. ¿Debe una madre ir en contra de su voluntad para cuidar de su bebé? Si así fuera, tendríamos que poner un policía al lado de cada madre para asegurarnos de que el niño no se muera de hambre.

Por lo tanto, tales acciones no se llaman auto anulación. Sin embargo, si sus esposas les piden que hagan algo y se sienten renuentes, esto es una cosa diferente. En el primer caso, la auto anulación les trae placer, y en el segundo caso, se trata de una carga.

No hay necesidad de enseñarles a las personas a concederles a sus hijos amados. Esto ocurre de forma natural.

Sin embargo, ustedes deben aprender a concederles a sus cónyuges a fin de no actuar por instinto, sino más bien, de comenzar a manejar su propio desarrollo por sí mismos.

Pregunta: Pero si yo concedo, eso significa que no estoy en control, sino mi esposa.

Respuesta: Ustedes lo percibirán de una manera totalmente diferente. Todo depende de cuán importante sientan que es. Si un bebé fuera menos importante para una madre que ella, se negaría a hacerse cargo de él y pensaría en sí misma. Sin embargo, debido a que la naturaleza ha hecho que el bebé sea más importante para ella que ella, la madre está dispuesta a hacer cualquier cosa por él.

Ahora, nosotros tenemos que pensar cómo forzarnos a reconocer y a aceptar el deseo de nuestros cónyuges por encima de nuestros propios deseos. Con el fin de hacer eso, la recompensa que obtienen debe ser mayor para que ésta incline la balanza.

Supongamos que ella dice, “Si lavas los platos ahora en mi lugar, iremos juntos a donde querías ir”. Entonces, ustedes conceden, lavan los platos, y salen juntos. Esto significa que el objetivo justifica los medios. Si esto es así, debemos incrementar la meta de tal forma que ésta sea la justificación para nuestras acciones.

Necesitamos un entorno que valore la meta y nos muestre las ventajas de avanzar en esta dirección. Además de eso, también veremos que podemos evitar diferentes problemas que nos preocupan constantemente si seguimos este camino.

Todos estos reclamos deben formar una conexión tal que no yo no sea capaz de romper el compromiso de cumplir con esto. Debe haber una presión social constante que me sostenga y me recuerde que vale la pena actuar de esta manera.

Por lo tanto, yo avanzo en todos los aspectos: De manera interna, yo desarrollo mi personalidad y mejoro mi relación con el entorno, en el trabajo y con el mundo entero. Lo más importante en todo este proceso es la influencia del entorno dado que la persona tiene dificultades para levantar siquiera un dedo cuando su esposa le pide que lo haga.

Si él hubiera hecho algo para sí, no habría encontrado tales problemas. Él estaría dispuesto a servirse a sí mismo. Sin embargo, servirle a otra persona y aceptar el deseo de otro ya es un gran problema. No obstante, él debe pensar de inmediato para qué lo hace y qué gana. El beneficio debe ser mutuo. Por lo tanto, estemos de acuerdo y actuemos constantemente uno con respecto al otro. Yo estoy contigo, y tú conmigo.

 (101008 – De una “Charla sobre Una Nueva Vida” del 25 de Julio del 2012)
Material Relacionado:

Somos fuertes cuando estamos juntos y somos débiles cuando estamos separados
Una nueva era de las relaciones familiares
El espacio compartido en el que nace una familia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta