Los negocios al borde de cambios drásticos

thumbs_Laitman_115_06Pregunta: ¿Cómo describiría usted los negocios modernos?

Respuesta: El asunto es que los negocios ya no son capaces de permanecer como eran antes cuando tanto el trabajador como el propietario perseguían una ganancia y se ayudaban mutuamente. Ellos sabían que su esfuerzo mutuo les traería ganancias. Incluso si las ganancias no eran iguales entre ellos, aun así ambos tenían un interés en ello.

Hoy, aun cuando el propietario piensa en la ganancia, él ya no recibe el mismo placer y llenado que alguna vez tuvo. Esto tiene más qué ver con la presión del entorno y la pérdida del antiguo interés en el trabajo de manera que hoy, a fin de cuentas, los llenados internos desaparecen.

Lo mismo sucede con el empleado. Anda por ahí y hace lo que se le pide, pero no siente que el trabajo en sí le brinde satisfacción. En el pasado la mayoría de las personas estaban satisfechas con sus trabajos y se ocupaban en ellos con entusiasmo y pasión dado que las personas no eran tan egoístas.

Todos nosotros nos desarrollamos en el flujo general de la humanidad de acuerdo al crecimiento del ego que por siglos se incrementó a ritmo constante.

Un ser humano es un animal “especial” quien de generación en generación descubre un nuevo ego. Por lo tanto los hijos no entienden a sus padres y los padres no entienden a sus hijos. Esto es algo que no existe con los animales. En el mundo de los animales, el desarrollo del ego en realidad no existe en absoluto. Compara cualquier animal con lo que era hace miles de años y no hay gran diferencia, mientras que los seres humanos se entienden entre sí cada vez menos, incluso en generaciones próximas una a la otra.

Más aún, el crecimiento del ego ocurre en la forma de agudos incrementos, en un crecimiento exponencial. Desde el lento desarrollo que duró miles de años, el ego de pronto tuvo un agudo crecimiento en la edad media.

Mientras el ego simplemente se elevó más, esto era bueno para todos, había un interés mutuo en satisfacerlo y de alguna manera trabajar con este. Pero comenzando con los 50’s del siglo pasado, el interés comenzó a decaer: cerramos los programas espaciales, comenzamos a ver la crisis en todas las áreas de la vida, en la ciencia, la tecnología, en la familia, en la educación, en todas las áreas de las actividades humanas. Esto significa que nuestro ego, en general, de pronto se volvió desconocido para nosotros. De pronto perdimos la dirección exacta en la vida.

La razón para esto es que el ego cambió hasta volverse integral. En lugar de crecer de forma lineal, de pronto se volvió “redondo”, y no entendemos como trabajar con este.

(100118 – Del Kab.TV “Secretos profesionales” del 2/3/13)

Material Relacionado: 

Hacia un nuevo mundo a través de un salto cualitativo

Proteccionismo contra globalización

Queríamos lo mejor, pero nos dieron…

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta