Reguladores del tráfico espiritual

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “Un discurso por la conclusión del Zóhar”: “El punto es que el Creador tomó nuestra tierra santa de los extranjeros y nos la ha regresado, aun cuando no hemos recibido la tierra en nuestra propia autoridad, ya que el tiempo de la recepción aún no ha llegado, como explicamos en lo referente al alcance completo”.

Pregunta: ¿Es posible que el estado de Israel logre la independencia económica?

Respuesta: El estado de Israel es el único país en el mundo que tiene la oportunidad de llegar a ser totalmente independiente. Definitivamente, existe una posibilidad para ello. Con respecto a la implementación de esta oportunidad, todo depende del grupo israelí de Bnei Baruj y de los grupos de Bnei Baruj en todo el mundo. Desde el punto de vista israelí, somos el único lugar en el mundo, el único país, el único pueblo, que puede volverse verdaderamente independiente. Ningún otro país es capaz de ello. Todos los países están entrelazados el uno con el otro y dependen el uno del otro, pero nosotros no lo somos.

Hoy, el mundo aún está en el proceso de revelar la interconexión global, pero pronto descubrirá que esto depende de nosotros. Ahí es donde surgirá el problema. Si no corregimos nuestra relación con el Creador y con otras naciones, ellas nos culparán por todos los problemas que suceden en el mundo: la crisis, las calamidades ecológicas, etc. ¡Seremos juzgados como los culpables de todo!

En realidad tienen razón, ya que los problemas suceden porque estamos obstruyendo la Luz superior, evitando así que ésta se disperse y los llene a todos, mientras que deberíamos estar funcionando como un “adaptador”. Entonces, las acusaciones en nuestra dirección son inevitables. La crisis está escalando y nuestra interdependencia se vuelve más obvia. Esto fuerza a muchas personas a ver el proteccionismo y el fascismo como una salida. La miseria e inestabilidad aún están por venir. Los Estados Unidos y muchos otros países colapsarán y todos de forma unánime nos harán responsables por esos desastres. Las Naciones Unidas que crearon el estado de Israel podrían tomar la decisión de disolverla: “La última vez cometimos un error. ¿Quién está a favor de la disolución? De forma unánime…”

Esto sucederá en caso de que fallemos en hacer lo que se supone que hagamos. Aparte, los profetas predijeron penurias mucho más severas.

Entonces, tú preguntas acerca de la economía, pero de hecho en realidad podemos volvernos independientes de todos y en todo. Todo el mundo es dependiente, incluso de nosotros, y nosotros somos independientes de todos si nos las arreglamos para conectarnos con el Creador en aras de comunicar Su abundancia al mundo entero. Si lidiamos con esta tarea, seremos indestructibles. Es la única acción, lugar, y estado seguro.

Y al revés, mientras estemos carentes de la Luz y permanezcamos separados del Creador, la oscuridad gobernará y nosotros la esparciremos al resto del mundo. Una vela negra es lo que las naciones del mundo sienten que somos.

Israel puede ser el país más desarrollado y rico del mundo, pero todo se trata de una riqueza especial que no tiene nada que ver con cuentas de banco. El punto es que debemos desarrollarnos espiritualmente sin considerar nada más.

En vez de tratar de seguir los ejemplos de otras naciones, tratando de lucir como ellos o copiándolas, nuestra nación debe contemplar la pregunta principal: “¿Qué podemos hacer para servir al Creador y al mundo?” Nuestra misión es ser un enlace de transición que está anexado al Creador por un lado y a las naciones del mundo por el otro lado.

Para eso, los miembros de Bnei Baruj (la parte interna de Israel) tienen que preguntarse: “¿Cómo podemos nosotros, el grupo mundial, permanecer conectados con el Creador y transmitir el otorgamiento a otras naciones del mundo a través del pueblo de Israel de acuerdo a la estructura general de la pirámide?” Este es nuestro deber; este es nuestro lugar. Somos Bina o el “Reino de Sacerdotes”. En general, todo el pueblo de Israel tiene que ascender a esta tarea.

Con el fin de lidiar con este trabajo, tenemos que estudiar los libros de Baal HaSulam y reescribirlos en la forma que sea clara para muchos. Hoy, durante este periodo de tiempo relativamente “tranquilo”, Israel tiene que elevarse por encima de los eventos actuales que sirven como incentivos externos. Tenemos que pensar en nuestra misión y en lo que el Creador quiere que creemos a partir de la situación por la que pasamos. Debemos mejorar nuestra diseminación en nuestros grupos, de manera que comience a derramarse desde dentro hacia afuera en el pueblo de Israel que vive en la tierra de Israel, después al pueblo de Israel que está disperso en todo el mundo, y finalmente a las naciones del mundo.

Es nuestro deber actuar tanto interna como externamente; de otra manera, no serviremos como un enlace entre el Creador y la creación. Para eso, tenemos en nuestras manos un espacio de tiempo muy limitado.

Al mismo tiempo, no estamos obligados a “llevar al mundo entero” sobre nuestros hombros. Debemos actuar como un portero que abre la entrada: “¡Pase por favor!” No hay nada más que esto: Por una parte, estamos conectados con “Keter” (las primeras tres Sefirot de Bina), por otra parte, estamos conectados con Maljut (Las siete Sefirot inferiores de Bina). Entonces, es como si no existiéramos. El punto medio es todo lo que existe, el tercio medio de Tifferet, Klipat Noga, la cual constantemente decide qué tiene que reducirse, qué tiene que añadirse, qué está bien y qué está mal. Así, conseguimos regular el “tráfico”.

Aquí, todo depende de nuestra actitud. Nosotros le tememos a las responsabilidades, a la vergüenza, a la crítica…Pero no hay otra opción; tenemos que hacer lo más que podamos para cumplir con el deber que se nos asignó.
[100212]
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del  10 de Febrero del 2013,”Un discurso para la conclusión del Zóhar”

Material Relacionado:
La misión de Israel
Nadie salvo nosotros
La desestabilización de los regímenes o el negocio de la revolución

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta