Alegría desesperada

thumbs_laitman_207Rabash, Artículo 19, “El asunto de la alegría”: Esto significa que la alegría es el resultado de cierta razón. Entonces ¿Cuál es la razón, para que la razón pueda ser evocada con el fin de traernos alegría?

Y por consiguiente, la intención de seguir la línea correcta tanto como uno pueda es llamada “integridad”. Y la persona está lista en un estado de plenitud, lo cual es llamado “equivalencia“. Es decir que el todo, lo cual es la persona, está ahora adherido al Todo, como se nos dice: “El bendito se adhiere al bendito y el maldito se adhiere al maldito”.

Por supuesto, nosotros no podemos sentir nada espiritual si no es por medio de su forma opuesta. Internamente carecemos de plenitud, carecemos de control, somos impotentes y estamos bajo el control completo del deseo de recibir egoísta que exige el dominio de todo lo bueno en el mundo, pero nosotros trascendemos esto y nos “restringimos”, permaneciendo sólo en el deseo de otorgar a medida que lo valoramos cada vez más.

Esto significa que la alegría llega como resultado de nuestra sensación de gran frustración, de la decepción de nuestros deseos. Estamos muy felices de haber encontrado un deseo, la intención del Creador, la cual podemos usar para controlar nuestros deseos. Existe una gran brecha que se crea entre lo que somos y la esencia del Creador. Nosotros adquirimos Sus vasijas y entonces nuestras vasijas pueden conectarse con Sus vasijas.

Por lo tanto, se forma un gran vacío entre dos opuestos, el cual apodemos llenar ahora con otorgamiento. Nosotros somos llenados por el otorgamiento y esto nos trae alegría.

En El Libro del Zóhar está escrito, (Génesis. ítem 159): “La inducción del posterior, el cual es un llamado fue muy fuerte, hasta que todos sus niveles se perdieron y él llegó a ser un hombre ordinario, Shimon del mercado, y admitió que este es un llamado y una invitación para un alcance muy sublime”.

Todos los discernimientos espirituales cabalgan sobre los grandes contrastes. Es en la brecha, en la disparidad y la conexión entre ellos por encima de la razón, que se revela la nueva vasija, que no es parte de nuestra naturaleza y la cual es una vasija de otorgamiento en la que se revela la alegría.

La Luz que se revela en la vasija que recibe con el fin de otorgar, es la “Luz de Vida”. Y su esencia interna que se crea al identificar y adherirse al Creador, se siente como alegría. Este es un resultado de una buena acción, es decir del acto de otorgamiento.

(101331 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 2/25/13, Escritos de Rabash)

Material Relacionado: 

La clave para la felicidad

El secreto del éxito

El Secreto Para Una Vida Feliz

 

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: