Bajo el yugo del ego

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Supo alguna vez el pueblo de Israel que estaban bajo el dominio del ego?

Respuesta: Por supuesto. El grupo de Abraham, Isaac, Jacob y sus hijos lo sabían. El pueblo de Israel llevó a cabo un gran trabajo espiritual a través de todas estas generaciones comenzando desde Abraham, cuando salieron de Babilonia y entraron en Egipto.

Hoy en día no sólo el pueblo de Israel, sino el mundo entero, están empezando a descubrir que están en Egipto.

Pero esto no quiere decir que el mundo esté retrocediendo. No hace ninguna diferencia lo que ocurrió antes, porque en la Torá no existe el concepto de “antes” o “después”. Hoy el mundo comprende que se halla bajo el yugo del ego, que está destruyéndonos, lo que lleva a un abismo y destrucción. El mundo entero ya se siente esto. Los “siete años de abundancia” han concluido, durante los cual el ego jugó a nuestro favor.

Nosotros queremos prosperar en una sociedad de consumo, e incrementamos constante la tasa de crecimiento. De año en año celebrábamos el éxito, pero hoy todo ha terminado. El descenso ha comenzado; todo se desvanece. A pesar de que los líderes y los banqueros tratan con todas sus fuerzas de aferrarse al pasado, día tras día la enfermedad se agrava. Las personas entienden que el problema está en la persona.

El progreso adicional en el deseo por adquirir y tener éxito se ha vuelto imposible porque el deseo mismo ha cambiado. La moda se ha vuelto repulsiva para nosotros; nos hemos cansado de la molesta publicidad que nos incita a comprar cosas innecesarias. Los bienes duraderos, tales como refrigeradores, aires acondicionados y televisores, se descomponen rápidamente porque los fabricantes se benefician si nosotros compramos nuevos productos, permitiéndoles beneficiarse a expensas nuestras. A través de esto, nosotros somos atraídos hacia un ciclo de trabajo sin fin, de tal manera que trabajamos de 10 a 15 horas por día.

Se está volviendo claro gradualmente que este enfoque de vida es inaceptable. Nuestro ego está destruyéndonos y cuando entendamos esto, sentiremos que estamos en Egipto, al servicio del ego. Pero esto aún no es todo. La sensación de que el ego está destruyéndome y no me deja vivir, no es suficiente. Yo tengo que pensar cómo elevarme por encima de él y organizar mi vida de una forma diferente, no en recepción, sino en otorgamiento y en relación con otras personas. Dado que esta conexión está revelándose hoy en todo el mundo, yo debo incluido en ella, de lo contrario me encontraré en conflicto con el desarrollo natural.

A través de la conexión con otras personas en el mundo y al volverme un sistema integral unificado, yo me incluyo en él y comienzo a existir armoniosamente dentro de él. De lo contrario, estaré perdido y soportaré todo tipo de golpes.

Pero, ¿cómo puedo dejar el ego y conectarme bien con la gente? A través de mi deseo por esto, yo empiezo a sentir cuánto me detiene éste, cuanto me tira hacia atrás. Y aquí comienza la lucha entre mi ego y yo. Me vuelvo como Moisés, mi ego se vuelve como Faraón, y comenzamos a luchar por la salida.

(103657)
Del Kab.TV “Los cabalistas escriben: La noche del Seder de Pascua” del 3/4/13

Material relacionado:
Sólo juntos saldremos de egipto
¡El rey de Egipto murió!
Egipto: Abundancia y vacío

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta