Como masa en las manos de un panadero

Dr. Michael LaitmanNosotros pasamos Constantemente por estados opuestos puesto que básicamente existe un deseo de recibir con toda su actitud egoísta, comprensión y sensación. El deseo del Creador, sin embargo, es un deseo de otorgar, y es opuesto a nuestro deseo.

No sabemos qué significa para nosotros este atributo opuesto; no lo conocemos. Nosotros sólo sentimos cómo opera en nosotros, incluso si no sabemos qué y quién es. Aun así tenemos que aclarar esto. Por eso, fue creado este mundo en el que en vez del Creador estamos rodeados de diferentes formas y criaturas que aparentemente influyen en nosotros en lugar de Él.

Tenemos que mostrar comprensión hacia ellas; que no son ellas quienes operan en nosotros, sino más bien la fuerza superior la que está detrás de todo eso volviéndose hacia nosotros a través de las diferentes personas o por medio de los diferentes eventos de la vida. Yo tengo que aceptar estas acciones y estas influencias como esenciales, a fin de moldearme yo mismo, como masa, y crear la forma correcta que está lista para ser horneada.

Si acepto estas cosas y trato de encontrar las fuerzas para hacerle frente al trabajo del Creador en mí, a través de este trabajo yo comienzo a conocerlo a Él, y a Sus manos que me amasan.

Así que yo atravieso dos fases: Primero estoy de acuerdo y estoy listo para que Él pueda realizar todo el trabajo necesario en mí. Siento la fuerte presión de Sus manos en mí, como sobre un pedazo de masa, hasta que Él me moldea correctamente, en forma de otorgamiento, el nivel de Bina, “otorgar el fin de otorgar”.

Estoy listo para cualquier cosa, siempre y cuando el Creador me moldee de esta forma. Es muy difícil para mí, ya que como Él trabaja en mí, Él aplica una fuerte presión. Entonces yo quiero seguir adelante, incluso ir al estado de recibir con el fin de otorgar, con el fin de ascender y elevarme como la levadura. Esto significa que el deseo mismo de recibir ya participa en este movimiento y anhela la forma que el Creador lo moldea. Así alcanzamos nosotros una equivalencia de forma con el Creador. Otorgar el fin de otorgar es llamado “Matzá”, y recibir en orden de otorgar es llamado “Jametz” (alimentos con levadura), el verdadero pan que en su forma corregida se une a la forma del Creador, que está impresa en el ser creado.

Pero antes que nada, nuestro trabajo es aceptar todas las formas que nos llegan a nosotros, las cuales imprimen el atributo de otorgamiento en nosotros y aceptarlas como deseables. Para hacer eso, nosotros debemos utilizar la ayuda del entorno tanto como podamos y todos los medios que se nos dieron, con el fin de prepararnos para recibir el otorgamiento del Creador, Su obra en la persona.

Puede parecerle a la persona que ella hace eso, pero si no utiliza el soporte externo que está destinado especialmente para esto, entonces es sólo una ilusión que ella esté avanzando hacia la aceptación de las formas superiores, pero en realidad aún no está lista para convertirse en un embrión espiritual.
[102422]
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 11 de Marzo del 2013, Shamati # 15

Material Relacionado:
La fórmula del Creador
Aprendiendo el lenguaje del Creador
¿Cómo llegar a ser un embrión espiritual?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: