Comunicación de onda corta

thumbs_laitman_942Baal HaSulam: Introducción al Libro del Zóhar“, ítem 8: Por ejemplo, cuando dos personas se aman, ustedes dicen que están unidas entre sí como un solo cuerpo. Y cuando ellas se odian, dicen que están tan lejos una de la otra como el este del oeste. Pero aquí no hay duda de la cercanía o lejanía en cuanto a la ubicación. Más bien, esto implica la equivalencia de forma: cuando ellas son iguales en su forma, y ​​cada una ama lo que ama la otra y odia lo que odia la otra, ellas se aman y están unidas entre sí.

Y si hay alguna disparidad de forma entre ellas y a una de ellas le gusta algo que la otra odia, entonces, según la medida en que difieren en forma, se vuelven distante y odiadas una por la otra. Y si, por ejemplo, son opuestas en cuanto a la forma, y ​​todo lo que a una le gusta, la otra lo odia, y todo lo que odia la otra a la primera le gusta, ellas son consideradas tan distantes como el oriente del occidente, es decir, de un extremo al otro.

Pregunta: ¿A qué tipo de amor y odio se hace referencia aquí?

Respuesta: Es típico de las relaciones mutuas entre las diferentes personas: con un amigo, con la esposa, etc. Cuanto más se parece entre sí en sus deseos y pensamientos, o cuanto más diferentes se vuelven, en esa medida, se aman o se odian entre sí.

Pero la intención de la persona aquí no es revelar los sentimientos innatos fisiológicos ni la simple conexión natural basada en los intereses, hábitos y comprensiones. No, nosotros estamos hablando de dos personas que trabajan juntas con el fin de preparar el “lugar” de la revelación del Creador dentro de su conexión.

Nosotros construimos este “lugar” por medio de nuestras intenciones generales, mutuas. Debido a que nuestros deseos y pensamientos son diferentes y las personas son diferentes, todos son establecidos en su “frecuencia”.

En el pasado, las ondas largas fueron utilizadas para la comunicación. Entonces se requirió una mayor precisión, una mayor intensidad, y la capacidad para penetrar más profundo, y así comenzamos a usar frecuencias más altas por medio de las cuales es posible transmitir más información. Antes, nos tragamos todos los detalles, pero ahora en las altas frecuencias, resulta que todos pueden ser especiales y no tenemos que ser como los demás. Una criatura de otro planeta no se daría cuenta de las diferencias entre nosotros: todo el mundo tiene brazos, piernas, ojos, oídos, etc., pero si penetramos más profundamente en el carácter de la persona, en su esencia, descubrimos grandes diferencias. No sólo cada individuo es único, sino que además está cambiando constantemente.

Entonces, ¿cómo podemos conectarnos unos con otros?

Nosotros nos conectamos de acuerdo a nuestras intenciones. Yo tengo la intención de otorgarte bondad a ti con todos mis atributos y tú tienes la intención de otorgarme bondad a mí con todos tus atributos, deseos y capacidades. Entonces estamos iguales, somos similares, estamos conectados. No estamos conectados en nuestros deseos reales, sino en nuestras intenciones que están dirigidas hacia el otorgamiento mutuo.

Yo no te obligo a escuchar a Mozart, aunque yo realmente disfruto mucho de su música, y tú no me obligas a escuchar a Moti Mor, por ejemplo, quién es tu cantante favorito. No, yo apago la música clásica y me invisto en ti y compruebo qué hay dentro de ti que se corresponda con esta frecuencia, qué te gusta en tu deseo analógico. ¡¡Ahh!!, te gusta Moti Mor. A pesar de que ni siquiera puedo compararlo con Mozart, aun así yo empiezo a valorarlo, puesto que con ello puedo conectarme contigo y alcanzar al Creador. Así, de repente, Moti Mor se vuelve importante para mí y yo puedo cambiar mi deseo por tu deseo. Mozart era una fuente de placer para mí en el nivel “animal”, mientras que Moti Mor convierte en una oportunidad para conectarme con el otro y para construir una vasija espiritual.

Es sobre esto que se nos dice: “Haz que tu deseo sea como Su deseo”. Yo no puedo anular mi atracción por Mozart, sólo lo he “restringido”, lo he “cubierto” con una nueva cubierta de mi atracción por Moti Mor y con esto me he conectado contigo. Yo hago lo mismo con todos, yo equiparo mi deseo con el deseo del otro. Con el tiempo, adquiero deficiencias del mundo entero y me conecto con todos.

De hecho, yo ni siquiera necesito ir más lejos con el fin de hacer eso, la Luz me ayuda y me conecta con la grandeza del otro, con su comprensión y sensación. Este no es un esfuerzo, sino que es algo realmente fácil y maravilloso.

(101946 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/4/13, “Introducción al Libro del Zóhar”)

Material relacionado: 

La corrección comienza con aquellos que han despertado

Cada lección es un contacto con ein sof (infinito)

Una indagación intensiva

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: