Europa es el centro del mundo y la Babilonia moderna

Dr.Michael LaitmanLa sabiduría de la Cabalá dice que toda la naturaleza es un deseo de placer, un deseo de recibir llenado. Este deseo se desarrolló a lo largo de millones de años desde el nivel inanimado, al vegetativo, al animado, al hablante. En el transcurso del desarrollo, la persona pasa a través de las mismas etapas de inanimado, vegetativo, animado, y hablante.

A través de todas estas etapas, la humanidad pasó de una etapa a otra, de un área a otra. La vida fue creada en algún lugar de África y desde allí deambuló hacia algún lugar del este, y después se mudó a Europa…

Y hoy, hemos llegado a una etapa particularmente única. Ahora Europa se encuentra en el centro del mundo, y de acuerdo con su mezcla e integración, se ha convertido en una especie de Babilonia moderna. Ésta establece el tono para el mundo: cultural, científica y tecnológicamente. A pesar del hecho de que América parece separada de Europa, es de hecho la misma civilización. Por lo tanto, tenemos que hablar de Europa como el centro del mundo. De manera general, lo que ocurre en Europa influye en el mundo entero.

Hubo un tiempo en el que la humanidad se extendió sobre la faz de la tierra desde la antigua Babilonia. Existió allí una comunidad de un inmenso número de diferentes tribus que estaban unidas por un área común, por medio de una cultura y un nivel de existencia relativamente comunes. Hoy en día, lo mismo está sucediendo en Europa.

Se trata de un gran número de personas, de una nación, si es posible decirlo, que se compone de un gran número de tribus, pueblos y naciones que en su conjunto están unidas por una cultura en particular, un nivel de comprensión del mundo y una mentalidad uniformes. A pesar de que son diferentes unos de otros, en general tienen el mismo patrón común. Y este patrón se ha ido extendiendo a lo largo del mundo.

Europa es el origen y el espíritu de la vida moderna. Sin embargo, está pasando por cambios muy dolorosos, porque todo nuestro mundo está cambiando, y no sólo en un sentido tecnológico, sino también porque los deseos que se encuentran en la base de nuestro sistema han cambiado últimamente en una forma particular, cualitativamente aguda.

A lo largo de los milenios, la humanidad se desarrolló de una manera sencilla a través de un deseo cada vez mayor. La gente quería más: ganar más, obtener más, crecer más, disfrutar. Simplemente quería llenar estos deseos. En general, ellos se desarrollaron cuantitativa y, prácticamente, cualitativamente muy poco.

Pero hoy en día está ocurriendo una transición muy complicada hacia nuevos deseos. Nos hemos desviado gradualmente de la dirección tradicional de desarrollo que conduce a la riqueza, la fama, el poder y el conocimiento. La humanidad ya no busca estas cosas que antes le interesaban y que la llenaban. Hoy en día pasa a través de una existencia “amorfo” pasiva, debido a que se encuentra en una etapa de transición.

En nuestros cambios espirituales, a veces nos encontramos en un gran ascenso y después de este, nos encontramos en descenso, indiferencia e incluso desesperación. Y debido a esto no podemos hacer nada, no queremos nada. Y después de eso, algo que “explota” nuevamente en el interior, y somos atraídos otra vez hacia algún tipo de dirección, y de nuevo estamos llenos de energía. En nosotros estos estados se transforman muy rápidamente, y en la humanidad, en su desarrollo, ellos cambian muy lentamente.

Y hoy estamos atravesando esa etapa. Nosotros nos encontramos en ella desde hace mucho tiempo: Esta se expresa en el nihilismo, la negación, la apatía; se originó en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en los años cincuenta y sesenta. A partir de ese momento, estos fenómenos recibieron nuevas formas: un aumento en el número de divorcios, las personas no querían establecer familias o tener niños, deseaban permanecer solas, y abandonaban a sus padres. No existe el sentido de comunidad que una vez proveyó para la familia, del grupo de personas que estuvieron unidas por una sensación de familia. Esto también se perdió.

Como resultado de esto, la persona se encuentra en un estado de confusión. Y esto se siente en particular en Europa como la parte más desarrollada de la humanidad.

Pero de una manera fundamental, este proceso es sólo una transición hacia un estado en el que nosotros buscamos un propósito. Las personas han perdido el placer, han perdido los deseos, han perdido el ansia por los llenados previos. No hay nada que hacer aquí. ¡Simplemente no hay ímpetu! Es difícil convencer a la gente.

Ustedes mismos en el trabajo, en la casa, en los diversos eventos, probablemente se encuentran con personas así: un poco decepcionadas, vacías e indiferentes. Los diferentes medios de comunicación y las propagandas tratan de despertarlas todo el tiempo hacia algo: deportes, fútbol, ​​compras, etc. Todo esto se ve emocionante, pero en realidad no lo es. La persona es atraída hacia esto sólo porque necesita llenarse con algo.

Además, este proceso en Europa ha sido añadido a otros procesos. Ustedes ven, en principio, la fuerza unificada de la Luz influye en todos nosotros. Al mismo grado esta influye en el nivel mental y moral, en todos los niveles. Y como resultado de esto, sentimos un descenso colectivo.

Sin embargo, la crisis ha influido no sólo en la familia, la educación y la cultura. Lo más importante para nosotros en este momento es la crisis económica, financiera. Ustedes ven, la economía, las finanzas, siempre han conectado a las personas. Si la gente no dependiera económicamente de los demás en cuanto a la necesidad de ganar dinero para existir, no se habría organizado en ciudades, pueblos, naciones, y todo tipo de asociaciones, ya que no habría tenido el incentivo para hacerlo.

¿Qué estimula, en principio, la conexión entre nosotros? Nosotros debemos ganarnos la vida, existir, disfrutar, y desarrollarnos en forma compartida. Y cuando hay una crisis, la brecha financiera y económica entre nosotros ya se convierte en una separación básica, fundamental, y representa la transición más importante hacia la siguiente fase.

Y aquí, el papel de Europa es muy importante: Europa se encuentra en el punto focal de los acontecimientos de hoy y puede mostrarle al mundo entero el enfoque adecuado para la solución de problemas, con el cual, tarde o temprano, todos tendremos que luchar.
[103443]
De la Convención Europea en Alemania del 22 de Marzo del 2013, Lección 1

Material Relacionado:
La convención euro-babilónica
La UE es insolvente y está colapsando
Impactantes estadísticas de la eurozona atascada por la crisis

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta