Los deseos irreprimibles de Hamán

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puedo distinguir a Hamán de Mordejai?

Respuesta: Hamán es nuestro egoísmo simple y directo: quiero, necesito. “Quiero gobernar sobre todos, quiero ser grande, quiero… yo, yo, yo”. Además, no es simplemente el egoísmo con el que nacimos, sino el egoísmo que cultivamos en el grupo.

Cuando empezamos a tratar muy bien a los demás en el grupo, a preparar juntos las comidas, a estudiar juntos (somos buenos, somos amigos), de repente algo explota inesperadas entre nosotros: desconfianza, rechazo y hostilidad. Este es el egoísmo secundario que aparece como resultado de nuestros intentos de acercarnos el uno al otro, y es llamado “Hamán”. Tenemos que revelarlo tanto como sea posible y no tener miedo de él.

Es por eso que es necesario que nos preparemos para el hecho de que delante de nosotros hay revelaciones del egoísmo muy serias, que trabajan en contra de nuestra conexión de unidad en un solo Kli (vasija) en el que podemos revelar al Creador. Es decir, este es el egoísmo que está claramente dirigido en contra del Creador.
(101619)
De una Lección virtual del 24 de Febrero del 2013

Material Relacionado:
No creas en las dulces promesas de Hamán
La historia de Purim: La revelación de lo oculto
Un “reinicio” de los deseos en el nivel del egoísmo desarrollado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: