Una difícil prueba de placer

Dr. Michael LaitmanA través de toda la historia, el desarrollo humano ocurrió cuando la persona tuvo miedo de disfrutar en aras de sí misma. Ella temió no sólo de disfrutar la Luz sino de dificultar la restricción; la ruptura ocurrió sólo una vez, y ella puede resguardarse de esto porque tiene miedo al no saber si puede soportar o no los placeres que se le revelarán al otorgarle al Creador.

Después de todo, la sensación de mi similitud con el Creador trae un gran placer. Y es un placer incluso mayor el sentir cómo el Creador disfruta de ti, cómo están unidos en uno. Es similar al placer que un bebé experimenta cuando está cerca de su madre, cuánto lo disfruta la madre, y cuánto la disfruta él a ella, y cuánto disfrutan del complacerse uno al otro.

La persona siente un gran temor porque se le revelan inmensos placeres: NRNHY de NRNHY en vez de Nefesh de Nefesh. Esta es una Luz inmensa que se revela desde la sensación de que ella le da algo al Maestro porque NRNHY nace del otorgamiento al Creador que se le revela a la persona. Y en eso se concentra todo el trabajo.

El trabajo espiritual no se trata de la comida que está organizada en la mesa del rey, sino de la sensación del Maestro, de mi similitud con Él, de este disfrute. Al tratar de ser como el Maestro, yo me vuelvo como Él en algo. Disfruto no sólo del hecho de darle placer a Él, de Su amor por mí y de mi amor por Él, sino que comienzo a disfrutar justo de esta posición, de mi estatus.

Esto revela una Luz enorme y el placer que no existía antes en el ser creado, en sus decisiones, sensaciones, y reacciones. Y es por esto que primero debo equiparme con las vasijas, lo cual es llamado “temor”. De otra manera, no seré capaz de abordar ninguna acción de forma correcta, y todo lo que es revelado, desaparecerá inmediatamente sin uso alguno. Sería como si vertiera vino en bolsas, y se derramará inmediatamente, o como si se pusiera harina en barriles sólo para que se pudriera ahí. Nada puede hacerse; todo debe corresponder completamente con lo otro; todos los contenidos deben almacenarse en su contenedor específico.

Es por eso que la persona tiene miedo de comenzar a disfrutar de la grandeza del Creador, de Su amor y reciprocidad, la cual siente en las dos HaVaYaH unidas: HaVaYaH de la Luz Directa y HaVaYaH de la Luz Reflejada, investidas una en la otra. La Luz que se revela en ellas nunca ha existido en realidad. Si la persona se prepara para esta prueba, entonces será capaz de revelar el estatus del Creador correctamente y resistirlo en otorgamiento.

 (102883 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de Marzo del 2013, Shamati # 38)
Material Relacionado:

La receta para el placer eterno (avanzado)
El lenguaje de comunicación con el creador
Volviendo nuestro rostro hacia el superior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta