Ustedes tienen todas las cartas en sus manos

Dr. Michael LaitmanEn cada estado espiritual de los niveles espiritual, hay Luz Interior y la Luz Circundante. Sin embargo, en nuestro estado, en tanto que no alcancemos restricción y un Masaj (pantalla), podemos ser asistidos sólo por la Luz Circundante.

La fuerza de la Luz Circundante depende de cuánto la valoremos, de nuestra apreciación del superior, de un nivel superior, es decir del Creador. Pero nosotros no podemos valorarlo a Él. Sólo se nos dieron un par de medios a través de los cuales podemos desarrollar una sensación interna de la grandeza del superior. El superior para nosotros es el grupo, el maestro y los libros, es decir, el estudio que nos habla del mundo espiritual y el Creador que se oculta detrás de todos estos medios.

Nosotros comenzamos a valorar al superior que es externo a nosotros, a través de todos estos medios: del grupo, del maestro, de los libros, y de la intención de alcanzar la equivalencia de forma con el Creador, para darle contento a Él. A pesar de que no lo sentimos por el momento, incluso si sólo hablamos de ello tratando de sentirlo de vez en cuando, elevamos la grandeza del superior en nosotros por medio de eso. Entonces, en determinado momento Él se vuelve tan importante que nos permite sentir Su presencia junto a nosotros.

Esto se debe a que todo lo que es externo a la persona es la Santa Shejiná, la presencia divina. Pero todo depende de cuánto lo valoremos a Él. Todas las otras reglas de comportamiento en el grupo en cuanto a como por ejemplo cómo debemos hablar, qué demandar de éste, y cómo tratarlo, se derivan de esta condición, de la necesidad de valorar al superior.

En consecuencia, la Luz Circundante brilla sobre la persona. Esta es la Luz superior real, pero mientras tanto, ella opera sobre el inferior como Luz que Reforma, es decir que produce cambios en nosotros al acercarnos gradualmente hacia el otorgamiento. Entonces, finalmente esto nos dará la “restricción” y el Masaj, lo cual significa la capacidad para trabajar espiritualmente.

Entonces, comenzaremos a entender dónde estamos y qué nos está pasando, pero al mismo tiempo, tenemos que trabajar en fe por encima de la razón y valorar al superior a pesar de todos los problemas que el superior nos envía y todas las razones para una actitud opuesta. Este es nuestro trabajo, que está basado en nuestra gran apreciación por el superior hasta que nos adhiramos a la parte posterior del superior como si se tratara de Su rostro. Entonces veremos que ésta nunca fue Su parte posterior, sino en que Él siempre ha vuelto hacia nosotros Su rostro lleno de Luz. De esta manera nosotros dejamos el exilio y alcanzamos la redención.

Al principio era como si estuvieran inconscientes, pero luego ustedes empiezan a sentir que están en el exilio, así que, paso a paso, comienzan a acercarse a la redención y finalmente dejan el exilio y entran en la Luz. Estos son los niveles de ascenso de acuerdo a su apreciación del superior, y posteriormente a su adhesión con Él.

Disponemos de todos los medios, todos los caminos están abiertos, y todo depende de nosotros. No necesitamos nada más. El Creador nos ha dado todas las oportunidades posibles y todo lo demás depende de la persona. No seremos perdonados y no hay concesiones desde Arriba si no hacemos nuestro trabajo, dado que de lo contrario no construiremos nuestras vasijas espirituales.

(102235 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 8 de marzo del 2013)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta