entradas en '' categoría

“Los grandes pensadores siguen desconcertados ante la crisis económica global”

Dr. Michael LaitmanOpinión (Andrew Walker, corresponsal económico de BBC World Service): “Más de cinco años después del inicio de la crisis financiera, usted podría pensar que los responsables de la política económica deberían saber qué hacer a continuación”.

“Bueno, no lo saben. O por lo menos, no hay nada como el tipo de consenso que prevalecía antes de la crisis financiera. …”

“Seguramente hubo gran cantidad de ideas. Pero el economista en jefe del FMI Olivier Blanchard puso esto en evidencia al cierre de la conferencia: “Nosotros no hemos identificado nuestro destino final… a dónde llegaremos, no tengo ni idea”

Mi comentario: Este es el comienzo de la comprensión. Ahora es posible buscar la verdadera causa de la crisis y su solución. Cada vez más personas se dan cuenta de que el problema no está en la política económica, sino en el propio ser humano, o mejor dicho, en nuestras relaciones, y más precisamente en el hecho de que nosotros, la sociedad, existimos en un mundo integral totalmente interconectado, pero que no nos correspondemos con la estructura del mundo, porque seguimos siendo egoístas, proteccionistas, quienes compiten con los demás.

El sistema único del mundo que se manifiesta hoy en día, requiere que nosotros estemos en completa cooperación. Por supuesto, a través de su desarrollo, la crisis nos llevará a darnos cuenta de la necesidad de unir todas las naciones y países, pero será un camino largo y dramático. Nosotros debemos aprender de la naturaleza de su interconexión y emularla. El método de Formación Integral existe para este propósito. Este nos ayudará a crear la relación correcta entre nosotros de manera rápida y fácil, y así eliminar la crisis.

(106045)
Material Relacionado:

Crisis: la quiebra del capitalismo
El mundo está experimentando una crisis no económica, sino ideológica
Una cuestión ideológica

En una isla desierta y en Manhattan

Dr. Michael LaitmanPregunta: Nosotros decimos que queremos corregir a la persona. ¿Qué parte dentro de nosotros llamamos ser humano?

Respuesta: Si separamos las tres necesidades físicas principales del hombre que están relacionadas con el cuerpo físico (animal), comida, sexo, y familia, entonces el llenado de estos deseos es la satisfacción de las necesidades animales normales. El siguiente nivel de deseos, es decir riqueza, poder, fama y conocimiento, pertenece a las aspiraciones humanas, y hay que llenarlas sólo de acuerdo al entorno social que lo rodea.

Ustedes pueden satisfacer sus deseos animales en la familia, independientemente de donde vivan: en una granja, en un pequeño pueblo o en una isla deshabitada. Tienen una familia, una esposa e hijos, tienen suficiente comida y viven en paz. Si sus deseos van más allá de alimento, casa y familia, entonces no puede vivir en una isla desierta. Ustedes quieren estar en Manhattan porque sólo allí tienen la oportunidad de hacer realidad su aspiración por la riqueza, el poder, la fama y el conocimiento.

Pregunta: Sin embargo, ¿qué tendría de malo si yo fuera un médico famoso y ganara cien veces más que otros?

Respuesta: Si estás en tu estado animal en una isla separada, en equilibrio con el medio ambiente y consumes todo lo que necesitas; no dañas la naturaleza. Tú comes y reproduces, y todo está bien.

Sin embargo, en Manhattan, con deseos de riqueza, poder y conocimiento, también debes estar en equilibrio con la naturaleza material que te rodea. Te encuentras en una nueva “jungla”, pero ¿estás en equilibrio con ella? Surge la pregunta: ¿Qué significa el “balance” en la sociedad actual, no en un lugar en una isla o en un pueblo, sino en Manhattan?

Esto significa que tú das, tanto como recibes. Esta es la ley básica de la naturaleza, la ley del equilibrio.

Esta ley también se aplica a nuestros cuerpos. Todo lo que existe: naturaleza inanimada, vegetativa y animada aspiran al equilibrio. Y si el balance desaparece de repente, esta es una condición temporal, una enfermedad, como en nuestro cuerpo, cuando hay una diferencia entre los diversos parámetros internos.

La pregunta es si todo ello se establece correctamente. Si tenemos en cuenta nuestro sistema interno natural, entonces podemos medir la salud de la sociedad de la misma forma que la salud del cuerpo. De acuerdo a este sistema, tú puedes aprender cómo debemos comportarnos en el entorno, es decir, con nuestra propia especie.

El hecho es que los lobos, los osos o los tigres no destruyen el medio ambiente. Ellos toman todo lo que necesitan para comer y nada más. Al estar en desequilibrio con la naturaleza, la destruimos y así nos destruimos a nosotros mismos.

Imagina si un oso sano matara con sus patas a todos los conejos. ¿Qué haría mañana? Él se mataría de hambre a sí mismo. Por lo tanto, la naturaleza crea instintivamente en los animales un reflejo de protección, y un oso bien alimentado no quiere nada más. Él puede jugar con estos otros conejos.

El instinto de cazador se despierta en él sólo con la sensación de hambre. El oso no es un enemigo para alguien a quien él mata; él no lo hacen para dominar a los demás. No anhela el poder, como se muestra generalmente en los dibujos animados. ¡Eso es absolutamente falso! El oso ve a los otros animales como fuente de su energía y nada más.

Sin embargo, el ser humano ve en la otra persona un objeto al que puede dominar. Cuanto más lo humille, en esa medida yo me siento mejor. Estoy dispuesto a someter al mundo entero y quiero eso. Yo quiero saber más que todos los demás, tener más influencia que cualquier otra persona para que todos se inclinen ante mí, para ser el más rico. Quiero que mi “yo” exista. Todo el resto son sólo pequeños insectos que se arrastran a mi alrededor.

Por supuesto, la persona no puede ser culpada por esto porque la naturaleza desarrolla todos estos deseos dentro de nosotros. ¿Con qué propósito los desarrolla?

Incluso si no sabemos por qué, entonces, al menos tenemos que entender la causa de todo nuestro sufrimiento. Solo yace en el hecho de que tenemos que alcanzar un equilibrio con los demás. Cualquier estado de desequilibrio provoca grandes problemas, y nos lleva a la destrucción.

(105698 – Del Kab.TV “La medicina del futuro” del 7 de Abril del 2013)
Material Relacionado:

El equilibrio lo curará todo
La naturaleza no tolera el desequilibrio
¿Quién es el humano que está dentro de nosotros?

La naturaleza del bien es hacer el bien

Dr, Michael LaitmanTodo nuestro trabajo es adquirir la propiedad de otorgamiento por encima de la propiedad de recepción para que en todo momento yo aclare que todo lo que sucede dentro de mí y a mi alrededor, en todos mis pensamientos y deseos, en toda la imagen de la realidad, proviene sólo del Creador. Aclaro esto a pesar de todos los obstáculos que vienen del mundo hacia mí. El mundo muestra que supuestamente una multitud de diversos factores externos y fuerzas trabajan en este, estableciendo mi estado y afectándome. Pero detrás de todo esto tengo que ver al Creador.

Es más fácil hacer esto si el mundo se relaciona hacia mí con hostilidad y yo trato de huir de este. Pero cuando me vuelvo lo suficientemente fuerte, se me envían fuerzas que parecen buenas, atrayéndome hacia este mundo. Yo debo oponerme a ellas diciendo que esto es maldad, incluso peor que como era antes.

Necesito al menos agradecer por el mal tanto como por el bien y estar agradecido por el sufrimiento más que por las tentaciones que me atraen hacia este mundo. Detrás de todo esto debo ver el gobierno del Creador, el Bien que hace el bien.

Este trabajo es llamado el trabajo del Creador porque a través de él, yo aprendo cómo se relaciona el Creador conmigo, enseñándome Sus “costumbres”. Descubro que el Creador me rodea con toda esta realidad virtual para que a través de este mundo, por encima de esta realidad, yo descubra la fuerza que me activa y que crea toda la realidad para mí.

Necesito siempre ver como si esto fuera el dedo del Creador que me dirige a elegir, a estar en la Klipat Noga, en el tercio medio de Tifferet. Con esto reconozco que todo proviene sólo de una fuente, de Keter, del Sol. Yo debo adherirme a Él como la Luna, reflejar hacia el Sol la Luz que recibí de este.

Pero bendigo el estado de luna nueva, que es completamente oscuro y no brilla. Es suficiente con que yo permanezca en fe por encima de la razón, en otorgamiento por encima de la recepción. Bendigo esta forma específicamente, la forma a la cual aspiro en mi trabajo.

(106078 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de Abril del 2013, Escritos de Rabash)
Material Relacionado:

Hablemos acerca del bien
El lenguaje en que el creador te habla
El bien vuelto mal

La fuente de todos los problemas en el universo

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué puede motivar a un doctor para que cambie? ¿Es claro para el paciente que quiere sentirse saludable, pero que hay con el doctor? ¿Cómo pueden un doctor y un paciente ser alentados a acercarse el uno al otro?

Respuesta: Yo nací y crecí en una familia de doctores. Mi madre es ginecóloga, mi padre era dentista, y mi tía y tío también eran doctores. Si de pronto alguien se enfermaba al instante había un fonendoscopio, medicinas, todos sabían qué hacer, tenías un tratamiento, y todo estaba bien, sin problema. Con respecto a esto, todo el departamento de salud estaba en mi casa.

La misma sensación de ser una familia debe existir entre doctores y pacientes; de otra manera, no existe ninguna confianza hacia un doctor. Pero hoy, un doctor no puede darse ese lujo. Sin importar cuantos regalos le des, aun así él ve abrumado por los pacientes.

Entonces, debe haber un sistema completamente diferente, con énfasis no en los medicamentos, sino en la atención a la persona, como en la antigua medicina china.

Es decir, el sistema de salud debe incluir toda la vida de la persona. Esta es una tecnología de vida: cómo naces, qué respiras, qué comes, el impacto de tu entorno, cómo reacciona tu cuerpo a todo esto (como un sistema biológico hacia el sistema que lo rodea), y cómo vivir tu vida: casarte, procrear, envejecer, y morir.

Pero todo esto debe verse como un sistema que está en equilibrio con la naturaleza. Y para esto, la persona tiene que estar conectado de forma orgánica, integral con la naturaleza, acatar sus leyes, entendiendo lo que se requiere de ella, y cómo tiene que sintonizarse con una interconexión mutua.

Así como la armonía y el equilibrio dentro de nosotros significan la salud del cuerpo, el equilibrio en la naturaleza significa la salud del entorno. Entonces debe haber homeostasis entre nosotros y el entorno circundante. Nosotros trastornamos el equilibrio de la naturaleza, alteramos el equilibrio dentro de nosotros mismos, pero lo más importante, esto perturba el equilibrio entre nosotros y el entorno. En esto, no nos correspondemos en absoluto con el entorno.

Se sabe que la naturaleza circundante actúa de acuerdo a la ley de auto estabilización: ustedes dan tanto como reciben. Entonces la homeostasis se sostiene y el equilibrio se preserva. Pero estamos en absoluta disparidad con la naturaleza porque la consumimos toda salvajemente y no damos nada a cambio, sólo la contaminamos.

Todo depende de la educación de la persona, de su educación ambiental en primer lugar. Pero le llamamos a esto educación integral porque con el fin de cambiar la actitud humana hacia la naturaleza y la sociedad, es necesario cambiar al ser humano mismo.

Nosotros vivimos en la sociedad que constantemente nos afecta de forma negativa, y hacemos lo mismo, al ser dirigidos por nuestro egoísmo: sólo consumir, reprimir al otro, ganar lo más posible, o mejor aún robar, sin dar nada a cambio. Por lo tanto tenemos que corregir tanto al ser humano como a la sociedad entera.

Como resultado, llegamos a una sola conclusión: El hombre necesita ser cambiado. La única fuente de todos los problemas en el universo es el ser humano. Desafortunadamente, a este problema no se le presta ninguna atención.

Entonces ahora podemos ver cómo por una parte, la crisis ejerce presión sobre nosotros, y limpiará todo, pero mediante su firme mano. La naturaleza no conoce las dudas, ejerce presión para que algunas especies se extingan, y esto es lo que podría suceder con la humanidad, todo apunta hacia esto. Tendremos que afrontar la era del hielo y otros problemas ambientales y sociales. Vemos que nuestro desequilibrio con la naturaleza no nos lleva a nada bueno.

Y por otra parte, nosotros tenemos a mano el método  que muestra cómo podemos, a pesar de todo, cambiar al ser humano y hacerlo una parte integral de la naturaleza. Entonces seremos capaces de ver toda la naturaleza: inanimada, vegetativa, animada, y hablante como un solo organismo. Por cierto, esta es también la visión de la medicina china que trata al ser humano no como una parte separada, sino como alguien integrado al sistema general de la naturaleza.

(105632 – Del Kab.TV “La medicina del futuro” del 7 de Abril del 2013)
Material Relacionado:

El tratamiento por medio de la educación
¿Por qué necesito un doctor?
La nueva imagen del nuevo hombre

Lección diaria de Cabalá – 04.29.13

Preparación para la Lección

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Igrot”, Carta 18

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, extracto seleccionado, “Bereshit”, ítem 80, Lección 8

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar

Talmud Eser Sefirot, vol. 3, parte 10

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Un discurso para la conclusión del Zóhar”

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar