Crecer para ser humano

Dr. Michael LaitmanNuestro deseo de recibir está dividido en cuatro niveles: inanimado, vegetativo, animado y hablante. Ellos son muy diferentes en su capacidad de análisis. En la parte inferior del nivel inanimado, la persona todavía no entiende lo que está haciendo. Después de eso, cuando se eleva a los planos más altos de este nivel, ella ya entiende, siente y concuerda con que todo su trabajo debe construirse sobre la anulación de sí misma. De modo que trata de percibir de alguna manera que el Creador está actuando dentro de ella y de identificarse con Él con el corazón y el alma.

Este no es un nivel simple, si estamos hablando de una persona que anhela realizar este estado. Aun cuando yo no haya alcanzado todavía una sensación, una comprensión y una percepción de la espiritualidad, de todas maneras la deseo. Yo quiero sentir cómo el Creador me activa y me controla en cada célula, en cada deseo, en cada pensamiento. Quiero sentirme yo mismo “investido” en Él y por supuesto no sentir ninguna resistencia a esto, sólo un acuerdo total con esta “servidumbre”.

Esto es lo que nosotros logramos en el  estado “embrionario” y de aquí continúa el desarrollo.

Por otro lado, en el nivel vegetativo, yo ya alcanzo activamente la sensación de identificación con el Creador. Experimento un período de falta de deseo, de oposición y de dependencia del tiempo, movimiento y ubicación, del tipo de llenado. Yo mismo debo llevarme a un acuerdo, y este acuerdo es siempre en contra mi naturaleza. Por lo tanto, me construyo yo mismo de modo que al final sea capaz de ser humano y a lo largo del camino atravieso las etapas apropiadas, pequeñas, inmaduras.

El nivel hablante es completamente diferente de los niveles anteriores. Aquí, yo estoy listo por mí mismo para incrementar mi deseo a través de los demás, no como antes cuando sólo actuaba personalmente. Yo estaba por mí mismo dentro de mi naturaleza y sólo desarrollaba esto cada vez más. Ahora, empiezo a crecer más allá de esos niveles que recibí de la naturaleza. En todo momento, tengo las posibilidades de recibir, de adquirir deseos y deficiencias desde el exterior y transformarlos de una intención egoísta a una intención altruista. Este es el nivel humano.

Por consiguiente, nosotros no vemos este nivel en nuestro mundo porque es diferente al nivel animado anterior y no se encuentra dentro del cuerpo. Mi cuerpo lleva una existencia bestial pero si trabajo y adquiero deseos sociales del entorno y yo los lleno a través del otorgamiento, entonces, gracias a ellos crezco y por tanto comienzo a ser como el Creador. Esta habilidad de atraer las deficiencias del otro, de hecho, hace posible que yo los transforme en otorgamiento en el mundo espiritual y en el mundo físico nosotros intercambiamos nuestros deseos mezquinos, los cuales sólo traen problemas, destrucción y crisis.
(104758)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/11/13, “Introducción al Libro del Zóhar”

Material Relacionado:
El esfuerzo más allá del poder humano
¿Hay un “ser humano” creciendo dentro de mi?
Inanimado, vegetativo, animado y hablante

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: