El campo magnético de la luz

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué es una plegaria?

Respuesta: La plegaria es una petición al Creador para que me dé el poder del otorgamiento. El poder general del otorgamiento en el cual está basado el mundo, que habita en el interior del mundo; este es la base del mundo. Este poder es llamado el Creador, el Emanador, y es la base de toda la realidad. Si yo me vuelvo hacia este, sólo puedo pedirle el poder del otorgamiento ¿Que más podría darme?

Yo pido que este poder se acerque a mí, es decir, que influya más en mí con su poder de otorgamiento. Pero cuando el Creador comienza a afectarme con Su otorgamiento, yo puedo aferrarme a este de varias maneras. Si estoy listo para ello y tengo características similares, siento Su acercamiento como bueno, bueno para mí. Pero si tengo características opuestas, entonces percibo Su acercamiento como algo malo.

Entonces, existen dos formas de captar la Luz: como un “gallo” o como un “murciélago” ¿Por qué el murciélago pide la luz que será como oscuridad?

La plegaria es llamada elevar el MAN, “Mei Núkvin”. El deseo femenino, Nukva, mi deseo de recibir, quiere elevarse al nivel de Bina; está pidiendo que se le dé la característica del otorgamiento.

Lo que es llamado una plegaria, es cuando yo me dirijo al Creador, a la Luz, a la característica de otorgamiento, pidiendo que este otorgamiento habite en nosotros y se vuelva nuestra característica propia. Yo no puedo ser como el Creador, “una parte divina de Arriba”, pero quiero que Su característica comience a dominar en mí.

Mientras el Creador me ilumine a través de Su otorgamiento, esta característica se encuentra dentro de mí y hasta ese grado yo tengo esa característica. Pero si el Creador me quita Su otorgamiento, yo inmediatamente caigo. Es como si una fuerza magnética me sostuviera en el aire como una pieza de metal. Esta actúa en mí todo el tiempo, y entonces estoy suspendido en el aire. En el momento en que está influencia cesa, en el momento en que el imán deja de influir, la fuerza que sostiene la pieza de metal, y su campo desaparecen, entonces inmediatamente esta pieza cae.

Así recibimos nosotros también la fuerza de otorgamiento. No la recibimos directamente dentro de nuestra naturaleza; en su lugar siempre permanecemos con la naturaleza del deseo de recibir, como una pieza de metal suspendida en el aire. Esta puede estar suspendida en el aire sólo debido a la influencia de la Luz. Por lo tanto, la plegaria nunca debe detenerse; nosotros dependemos del Creador todo el tiempo.

(103929 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 28 de Marzo del 2013)
Material Relacionado:

¿Cómo debo pedir para que mi petición sea verdadera?
Una oración que crece secretamente en el corazón
Simula un deseo para que se convierta en una plegaria

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta