El corazón ardiente del grupo

Dr. Michael LaitmanRabash, “Uno siempre debe vender las vigas de su casa”: Es decir, yo realmente quiero amar a los demás. Es por esto que estaba interesado en establecer esta sociedad, para ver que todos y cada uno están comprometiéndose en el amor a los demás, de tal manera que a través de este, se incremente la pequeña fuerza que tengo para amar a los demás y yo tenga la fuerza para comprometerme en el amor a los demás más poderosamente de lo que hubiera podido hacerlo por mí mismo. Pero ahora veo que no he ganado nada ya que veo que ni siquiera uno hace el bien. Por consiguiente, habría sido mejor si yo no estuviera con ellos ni hubiera aprendido de sus acciones.

Para esto hay una respuesta, que si la sociedad se estableció con ciertas personas, cuando se reunieron, debió haber alguien que deseara establecer específicamente este “grupo”. Así, arregló él a estas personas para que vieran que ellas eran convenientes para las demás. En otras palabras, cada una de ellas tenía una chispa de amor hacia los demás, pero la chispa no pudo encender la luz del amor y brillar en cada uno, entonces ellas acordaron que por medio de la unidad, las chispas llegarían a ser una gran llama.

Un grupo no es sólo una colección de personas que se reúnen con el fin de estudiar juntas como en cualquier otro curso. Esta reunión es llamada el grupo cabalístico en el momento en que estas personas sienten una verdadera necesidad por la conexión interna, con el fin de descubrir al Creador en este y por medio de ello llevarle contento a Él.

Cuando se completan todas estas condiciones, incluso en la forma más primaria, entonces podemos ver que se forman un lugar y el tiempo, las condiciones para el nacimiento del grupo. Cualquiera que decida que lo más importante en la vida es la preocupación por tal conexión interna con otras personas con el fin de encontrar la revelación de Creador en esta conexión, es llamado un “miembro” del grupo.

Nuestra obligación es revisar constantemente si somos compatibles con estas condiciones. Si no lo somos, si la persona no es compatible con estas condiciones y sale del dominio del grupo, inmediatamente regresa al nivel del animado. Pero quienquiera que permanezca conectado con los demás con el fin de anularse a sí mismo para traer conexión y en esta descubrir la fuerza superior, la fuerza de otorgamiento y amor general, es parte del grupo cuando tiene éxito en hacerlo.

Eventualmente, los esfuerzos colectivos de los amigos conducen a la revelación del sistema llamado “alma”. Ellos construyen entre ellos el sistema espiritual de las diez Sefirot, la Luz Directa, la Luz Retornante, las tres líneas, etc. Todos los detalles de los mundos superiores sobre los cuales estudiamos en el Estudio de las Diez Sefirot se revelarán en la conexión entre nosotros como los componentes del sistema de las almas.
(104556)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá 4/7/13, Escritos de Rabash

Material Relacionado:
El alma se desarrolla desde un punto
Un grupo real
La imagen del grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta