La cuerda de salvación hacia la costa

Dr. Michael LaitmanEl avance sólo es posible a través de la brecha entre la Luz interna y la Luz Circundante. La Luz interna simboliza el presente y la Luz Circundante simboliza el futuro. Cuanto más podamos elevar el futuro con respecto al presente, más intensa será la fuerza que tire de nosotros hacia adelante, nuestro anhelo por el futuro será mayor. Y de acuerdo a la fuerza de esta ausencia, atraemos la Luz que penetra el estado presente desde el futuro.

Porque en el mundo espiritual todos los estados ya existen; todo depende sólo de nuestro anhelo por alcanzar el futuro. Si lo queremos, lo sentimos como bueno. Pero si no anhelamos el futuro, entonces su Luz viene a nosotros de acuerdo al programa de desarrollo “a su debido tiempo”, y esto nos causa sufrimiento.

Todo depende de la manera mediante la cual incrementemos nuestro anhelo por el futuro y nos despertemos hacia este. Esta debe volverse nuestra preocupación principal. Para ello, necesitamos describírnoslo a nosotros mismos, trazar esta imagen frente a nosotros, y jugar en ésta como si ya viviéramos en este futuro. Necesitamos comportarnos como niños que juegan a ser adultos despertando dentro de ellos la emoción acerca de esto, ayudándose a sí mismos a crecer.

La persona no puede crecer a través de problemas y sufrimiento. El sufrimiento, por el contrario, la obliga a replegarse en sí misma, a encerrarse en un rincón, a ocultarse en algún refugio. En contraste, la felicidad abre su corazón a la gracia, a la misericordia, al otorgamiento, al amor y la lleva hacia adelante, como si tuviera alas.

Por lo tanto si nos describimos a nosotros mismos un futuro bueno y hermoso, causamos que todo el grupo sea elevado mediante esto, dando a todos los amigos la sensación de esperanza, confianza y alegría acerca de los prospectos a futuro, desde su grandeza, la grandeza del Creador, el maestro, el aprendizaje, y el grupo; esto les dará energía y deseo a todos, y expandirá su percepción. Gracias a esto, atraemos incluso más influencia de la Luz Circundante hacia nuestros deseos expandidos, recibimos aún más poder e iluminación, y somos atraídos hacia adelante.

Entonces debido al hecho la persona misma se vuelve constantemente hacia el futuro y recibe iluminación de ahí, ella avanza. Es como si yo tuviera una cuerda y estuviera tirando de mí mismo hacia adelante con ayuda de ésta. O como si estuviera sentado en un bote con una cuerda, yo arrojo la cuerda hacia alguien en la costa, y entonces uso la cuerda para tirar de mí mismo hacia la costa.

De esta manera, trabaja la persona con la Luz Circundante, despertando en sí misma un anhelo por el futuro, alabando al Creador y el estado futuro, y mediante eso ella reúne deficiencias para sí misma. Con la deficiencia que desarrolla, una vez más piensa en el futuro y junto con esto, aprende que a través de esto ella atrae la Luz Circundante desde el futuro. Esto funciona en sus vasijas externas que están destinadas al futuro. Porque aún no son vasijas internas; aún no han alcanzado la corrección y el llenado.

De esta manera la persona despierta su deseo futuro, esto la atrae hacia éste de manera que ella avanza. Recibe ese despertar desde el futuro, ese llenado y poder de forma intermitente. Con la ayuda del entorno y el estudio, ella crea una conexión con el futuro, con la Luz Circundante que influye en sus deseos que aún no están corregidos, y finalmente alcanza la meta.

(104903 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 12 de Abril del 2013)
Material Relacionado:

Arrojando algo de luz sobre la creación
Hablemos acerca del bien
La primera respiración

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta