La tierra de Israel en el mapa y en el alma

Dr. Michael Laitman“Israel no es salvada a menos que todos ellos sean un manojo, y Sión fue salvada”.

El reflejo de la meta de la creación, de la ruptura, se ve a lo largo de la historia de la nación de Israel que conquista la tierra de Israel, y sólo después, tiene el privilegio de ser llamada un “ser creado”. El deseo de recibir en sí no puede ser malo, puesto que todo es  manejado por la intención y ésta es lo único que determina lo que ocurre con la creación.

El ser creado crece sólo por medio de su intención y ésta puede sentir, comprender y ampliar la percepción de sus “vasijas”, convirtiéndose así en una entidad independiente. El deseo de recibir y la Luz se le dan infinitamente a él.

Cuando el ser creado comienza a trabajar y a entender que es parte de la intención y no del deseo, éste es el principio de Adam (un ser humano). Este es el punto crítico en el desarrollo de toda la creación. En ese momento en el que la persona comienza a atarse hacia la intención, ella se convierte en un ser humano, es decir que trasciende su deseo y determina todo de acuerdo a la intención: a quién y a qué quiere pertenecer.

Las personas que lo determinan todo de acuerdo a su intención, quienes la desarrolla e ignorar su deseo son llamadas Yashar El (aquellos que anhelan al Creador), Israel. Con ello se diferencian de las personas que quieren desarrollar y determinar el curso de su vida de acuerdo a su deseo y al tamaño de su llenado.

Deseo (Ratzon) significa el suelo, la tierra, (Eretz), lo terrenal, es decir la conexión con los deseos corporales bajos. La lealtad a la intención, sin embargo, es considerada superior. De acuerdo a este criterio, el mundo es llamado superior o inferior, aberturas arriba y abajo.

Si nosotros nos desarrollamos de acuerdo a nuestro deseo, este es un desarrollo natural de acuerdo a las Reshimot (genes de información). El deseo por el desarrollo es lo que nos obliga a cambiar, lo cual es llamado el desarrollo natural, pero si nos desarrollamos por medio de la intención, entonces éste ya depende de nosotros. No ocurre naturalmente, a su debido tiempo, mientras el tiempo transcurre, de acuerdo al plan de la naturaleza. Este es un desarrollo por el camino de la “Yo lo aceleraré”, según el ritmo que determinemos nosotros mismos.

El desarrollo de acuerdo al deseo es el desarrollo animal habitual en los niveles de la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada en el que la persona se desarrolla primero en un estado de inconsciencia. Sin embargo, el desarrollo de acuerdo a la intención, es el verdadero desarrollo humano, y por eso es llamado Adam, puesto que corrige su intención y se vuelve similar (Domeh) al Creador.

La intención que está dirigida hacia el Creador es llamada Israel y la nación de Israel. El deseo que se encuentra bajo el dominio de esta intención es llamado la tierra de Israel. La corrección que tenemos que hacer es llevar nuestrodeseo bajo el dominio de la intención con el fin de otorgar. Esto significa conquistar el “mundo entero” (todo el deseo) de lo cual acusan las naciones del mundo a Israel. Esto significa colocar todo el deseo del mundo de Ein Sof (Infinito) bajo el dominio de la intención de darle contento al Creador. Esto significaría que la tierra de Israel se ha extendido por toda la tierra.

Por lo tanto, está claro ahora que la tierra de Israel no puede ser un pedazo de tierra que ya está listo, como una zona geográfica en el mapa, sino que todo depende de la disposición de la persona para corregirse a sí misma y por lo tanto para conquistar también un lugar llamado la tierra de Israel, en los niveles de la naturaleza inanimada, vegetativa y animada, es decir para recibirla, para heredarla en el sentido corporal
[105072]
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/15/13, Escritos de Baal HaSulam “La herencia de la tierra”

Material Relacionado:
¿Quién es atraído hacia la tierra de Israel?
El trabajo único del adaptador espiritual
Convirtiéndonos en la luz para las naciones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta