Las diferencias entre la Luz y la oscuridad

Dr. Michael LaitmanHay muchas  “oleadas” de deseos dentro de nosotros. ¿De dónde viene esta separación en muchas partes, niveles, formas  y así sucesivamente? El hecho es que la Luz, la cual es otorgamiento puro entra en el deseo, cuya naturaleza es la recepción.

La Luz y la oscuridad estuvieron conectadas entre sí a través de características opuestas en el momento de la ruptura. Como resultado, todas las Luces están incorporadas en todos los deseos individuales y forman innumerables combinaciones. Las diferencias y las facetas en la comprensión, en la percepción y en el análisis, en el ancho espectro de colores, sonidos, sabores y olores se derivan de esto. Todo viene de las diversas combinaciones formadas a través de la conjugación entre las Luces y los deseos.

Es precisamente gracias a esta multiplicidad, que nosotros descubrimos al Creador. De lo contrario nos sentiríamos en la parte inferior del nivel inanimado de Maljut en el mundo del Infinito.

Esta variedad hace que sea posible que nosotros separemos capa tras capa con el fin de reconocer la esencia y de distinguir las diferencias entre las posibles combinaciones de las Luces y las vasijas. Así, nosotros comenzamos a descubrir al Creador en contraste con la criatura: Evolucionamos de “la existencia a partir de la ausencia” a “la existencia a partir de la existencia”, “formateamos” la vasija y la Luz, la luz y la oscuridad. Este es nuestro trabajo. Entonces, en la espiritualidad en cada momento llevamos a cabo miles de millones de correcciones, alcanzando los más pequeños detalles.

Esto es similar a la clasificación y a la aclaración de la materia en nuestro universo. Esta parecía una tarea imposible de realizar en el tiempo, pero no hubo la integración Mutua que nos permitiera trabajar en todas las direcciones simultáneamente para que incluso una pequeña acción produjera miles de millones de resultados en todo Maljut.

Hoy en día esta imagen todavía está oculta de nosotros, aun mientras continuamos, nosotros aclararemos e identificaremos componentes más sutiles y más profundos. Esto será posible para nosotros cuando comencemos a distinguir entre el otorgamiento y la recepción en cada parte.

Yo soy capaz de comprender en su forma espiritual sólo un deseo corregido, como uno de los 613 deseos en los que está dividido el Kli. Hasta la corrección yo sólo me enfrento a “un monstruo egoísta”, al Faraón que no puede ser separado en partes, en el que nada puede ser aclarado. Hasta que la Luz no llegue, yo no seré capaz de sentir ningún deseo y de ver cómo activarlo en aras del otorgamiento, por encima de mi ego, no podré percibir sus distintas facetas. Lo único que yo siento en Egipto son las diez plagas…

(105460 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 18 de Abril del 2013, “Introducción al Libro del Zóhar”)
Material Relacionado:

Dos: uno opuesto al otro
Cómo blanquear los diferentes colores de deseo
Saliendo de la ilusión

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta