Los actores y los espectadores

thumbs_laitman_939_01Pregunta: Por una parte, debo corregir mi actitud hacia los amigos, sin importar cómo perciba yo su relación hacia mí, incluso si parece que me odian. Pero por otra parte, no puedo aspirar a la corrección si no recibo apoyo y garantía de los amigos ¿Cómo funcionan esas cosas?

Respuesta: Es necesario ver la realidad así: Existe Maljut del mundo de Infinito, y todo ello soy yo. Maljut está dividida en dos partes: Ahora siento una parte como yo y la otra como lo que está por fuera de mí. Aun así en realidad esos son Kelim (deseos) externos, cercanos y lejanos, que constituyen un complejo sistema de diversas relaciones entre ellos e incluso entre yo y ellos. Todo este sistema, todo lo que me parece que somos “ellos” y “yo” soy en realidad yo mismo. Todo esto junto es mío. Pero en este punto necesito ver una doble imagen: mi propia parte y la parte que es opuesta, contraria a mí.

Y además de esto, existe un Creador que construye este estado ¿Para qué? Es para desarrollar mi mente y sensaciones. Después de todo, estas se desarrollan sólo a través del trabajo entre nosotros, es decir entre los demás y yo.

Si la imagen de la realidad hubiera sido descrita por completo dentro de mí, yo estaría por debajo del nivel inanimado. Esto se debe a que incluso el inanimado siente el entorno, mientras que yo sólo sería un punto de materia primordial. Estaría incluso más lejos del nivel vegetativo que siente al entorno más fuertemente, consume, absorbe, y secreta sustancias, y se reproduce; en pocas palabras, vive, incluso si paga por ello con su muerte. Esto es aún más relevante con respecto a los niveles animado y hablante. Las personas no sólo interactúan, ellas superan vastas distancias, descubren nuevos medios de comunicación, y hacen esfuerzos extraordinarios para trascender el tiempo y el espacio.

Por lo tanto, todo se mide de acuerdo a la fuerza de la conexión entre una cierta creación y su entorno. La intensidad de nuestro desarrollo depende de la cantidad y capacidad de las conexiones entre nosotros, en otras palabras, de la interdependencia, la garantía mutua, y la integración que se revela por todo el mundo.

Es imposible alcanzar al Creador si yo no los veo a todos como opuestos y oponiéndose a mí, odiados por mí y odiándome. Y en cada detalle debo elevarme por sobre el habitual enfoque superficial hasta un nivel más elevado. Necesito pedir ayuda del Creador y construir apoyo en un grupo al representármelo como una parte de mí.

De hecho el mundo entero, todas las personas, animales, y plantas, todo el nivel inanimado de la naturaleza, todo el universo, es mi alma. Pero yo estoy separado de esta por ese poder de la imaginación que el Creador insertó en mí y por lo tanto no puedo discernir ni ver la cercanía entre nosotros. Esto es demasiado para mí.

Pero los cabalistas me sugieren usar un grupo, una pequeña parte del mundo que puedo imaginar como mi alma. Es decir que yo necesito aferrarme a mis amigos con mi corazón, unirme con ellos, traer de regreso a mí esos Kelim (deseos), contrario al poder de mi imaginación que los representa como si estuvieran por fuera de mí.

Se entiende que no puedo hacer esto solo, aquí se requiere de la Luz superior. Esta me separó de esos Kelim, entonces que ella corrija ahora mi “visión” presente y los traiga de regreso, hacia adentro. Y entonces sentiré que estoy recuperando mi alma. Me sumerjo en los amigos, me fundo con ellos, o los abrazo y los pongo en mi interior, no importa cómo lo digamos. Lo principal es hacer que suceda: unidad, unicidad, garantía. Al construir una conexión mutua entre nosotros, hasta ese grado yo sentiré lo que se siente en el alma: la revelación del Creador.

Con respecto al periodo actual, a nuestros tiempos, un pequeño grupo no es suficiente. Nosotros necesitamos conectarnos con los grupos dispersos en todo el mundo y después con el mundo entero. Esta es la tarea que hemos recibido.

En su esencia, la generación presente está lista y está llamada a corregir toda el alma compartida. Esto queda claro por la crisis mundial, por el despertar de las personas y la continua corrección en todo tipo de lugares.

Pero lo más importante que necesitamos entender es que el grupo es el alma. Incluso cuando en realidad el alma incluye todos los niveles, todos los mundos, la Maljut del Infinito, pero al menos por ahora debemos enfocarnos en nosotros, los miembros del grupo. Un amigo es alguien que trabaja conmigo y quiere alcanzar la unidad como yo, de manera que ninguna “brecha”, ninguna separación, nada permanezca entre nosotros. Exactamente de esta forma debemos definir y señalar las fronteras del grupo.

En este caso, si existen cientos de miles de nuestros simpatizantes en el mundo, el grupo mundial sólo puede contar con unos cientos de personas, aquellos que entienden la idea, que trabajan en ella sin cuestionamientos, y que usan su resistencia natural para crear una conexión incluso más fuerte. Al fin y al cabo, todo contiene su opuesto, el cual hace posible que éste se establezca. Entonces, necesitamos estar felices cuando descubrimos defectos, después de todo, el amor se revela por encima de ellos.

Alguien que es capaz y está dispuesto a trabajar de esta manera es llamado un “amigo”. Y el resto, por el momento son “espectadores”… Por supuesto, yo no subestimo a nadie, cada uno debe examinar dónde está.

(104788 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/7/13, Escritos de Rabash)

Material relacionado: 

Cada uno toma una decisión

La oscuridad que fue atraída por la luz

Nacer es avanzar hacia afuera de la oscuridad

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta