Un descenso es el momentum para el salto hacia arriba

Dr. Michael LaitmanLas vasijas espirituales están hechas del deseo de recibir y su restricción, del Masaj (pantalla), y de la vergüenza que está contenida dentro de él. La vergüenza es por el hecho de no ser capaz de volverme hacia el otorgamiento y de estar temeroso de atar cada estado que atravieso con Aquel que otorga.

Cuando yo me elevo después de un descenso desde la sensación del mal y desde esa altura de examino el estado anterior, veo que éste no fue malo. Entiendo que el descenso fue la preparación para el ascenso actual. Yo comienzo a amar y a valorar el estado anterior y a estar agradecido por ello, puesto que sin ese descenso, yo no sería capaz de ascender ahora.

Esto me permite valorar mi ascenso aún más dado que éste viene a corregir los defectos anteriores. Por lo tanto, yo corrijo este ascenso por medio de mi nueva actitud hacia él y aprendo de esta experiencia para el futuro. Ahora, yo sé que tengo que prepararme para el siguiente estado, para el descenso que viene, con ellos seré capaz de controlar todo lo que pueda y de trabajar por encima de la razón.

Hay muy pocas oportunidades de trabajar por encima de la razón en un estado de ascenso, pero el descenso nos ayuda aquí. Los descensos son en realidad los estados más útiles, no los ascensos.

El trabajo de la persona es estar agradecida por el pasado y por lo tanto prepararse para el futuro. Siempre debemos decir que todo lo que ha ocurrido hasta ahora, ya sea un conflicto con los amigos o lo que sea, lo hizo el Creador y que no existe nadie además de Él. Deben agregar todos estos estados a la revelación del Creador hacia ustedes ya sea en la forma de su parte “posterior” si se trata de un descenso, o en la forma de su “rostro” si se trata de un ascenso.

En el futuro, nosotros tenemos que estar preparados para cualquier cosa que suceda. Esto se llama devoción total. Para esto nos preparamos en el grupo, al invertir nuestros esfuerzos en ello en garantía y ayuda mutua, los cuales finalmente regresarán a la persona misma.

Todo depende de nuestra preparación. Si nos sentamos de brazos cruzados y no hacemos nada, escasamente sentiremos descensos y ascensos, sino sólo cambios leves en nuestro estado de ánimo. Sin embargo, si nos preparamos en la conexión con los amigos, entonces seremos capaces de manejar el ritmo de nuestro avance y de ver todos nuestros estados avanzados de manera positiva: tanto los ascensos como los descensos.

Es más difícil que nos relacionemos decisivamente con un ascenso que con un descenso. De hecho, cuando estamos en un ascenso, nosotros estamos bajo la influencia del placer que nos llena totalmente y que no nos permiten aclarar el estado en que nos encontramos y controlar los deseos.

Durante un descenso, sin embargo, es el deseo de ustedes el que los obliga a buscar ayuda e incluso la salvación. Por lo tanto, como está escrito, “El Faraón ha acercado más a los hijos de Israel a nuestro Padre que está en los Cielos“. Los deseos que se revelan durante un descenso, en el exilio, en el sufrimiento y en la sensación de mal, son los que traen a la persona hacia la meta, mientras que los ascensos en realidad no nos ayudan a avanzar.

(104233De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 2 de abril del 2013, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

¿Cómo fue templado el acero?
El descenso sólo está en el ascenso
Huye mientras permaneces donde estás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: