Una ampolla en el hermoso rostro de la creación

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Puede un mal pensamiento considerarse similar a la difamación?

Respuesta: La humanidad es como un tumor maligno dentro del saludable cuerpo de la naturaleza. El cuerpo consta de niveles inanimado, vegetativo, y animado en este mundo, los cuales están en completa armonía con la naturaleza general, y bajo su control que no deja espacio para la libertad de elección. Es por ello que esos niveles no pueden tomarse en cuenta para nada, dado que obedecen a los instintos naturales.

La naturaleza egoísta actúa dentro de los humanos y los motiva. Esto nos hace diferentes de otros seres, dado que tenemos una tendencia a dañar a otros. No existe otra criatura en el mundo (una piedra, una planta, o un animal), que dañe a otros excepto los humanos. Las personas disfrutan cuando otros se sienten mal. Esto es llamado la maldad humana.

Nosotros no nos matamos para tener comida o evitar morir de hambre. Si ese fuera el caso, no tocaríamos a los otros tras haber satisfecho nuestro apetito, como lo hacen los animales. Los seres humanos quieren “engullir” el mundo entero incluso después de recibir todo lo que necesitan, y eso es sólo porque no quieren que los otros lo tengan.

Un deseo de dañar a nuestros prójimos, de tomar ventaja de ellos, y de disfrutar de los problemas de alguien más es llamado la maldad del egoísmo, la cual tenemos que corregir. A causa de esta cualidad, nosotros actuamos como un cuerpo extraño e “infiltrado” en la imagen general de toda la naturaleza, incluyendo los mundos más elevados.

El hecho de ser un tumor canceroso que se esfuerza por ingerir todo alrededor, es propio solamente de este mundo material y es exclusivo de los humanos. Como resultado, la humanidad se aniquila a sí misma porque destruye el entorno que se vuelve incapaz de seguir alimentándola. Así es como se comporta un tumor canceroso en un cuerpo humano: devora todo a su alrededor. Cuando no queda nada, el cuerpo muere y el tumor muere junto con este. Hoy en día, vemos que la humanidad se comporta de la misma manera y se acerca a un final fatal a una velocidad tremenda.

Con el fin de curar la enfermedad, nosotros tenemos que entender cómo abordar este fenómeno. Podemos realizar acciones mecánicas y físicas, o podemos actuar en el nivel de los deseos y pensamientos. Podemos llevar a cabo acciones mecánicas con nuestros cuerpos, incluso sin tener el deseo o pensar mucho en ello. Los cuerpos corpóreos son capaces de moverse ya sea mediante persuasión o bajo presión externa.

Además, tenemos una habilidad de corregir la conexión entre nosotros al seguir nuestro deseo, es decir desde el corazón que encarna nuestras sensaciones. Más aun, podemos añadir nuestro pensamiento, plan, e intención, es decir, nuestra razón.

Uno tiene sólo tres oportunidades para corregir su actitud hacia el entorno: una acción, un deseo, y un pensamiento. De esas tres formas, la más efectiva y poderosa es un pensamiento. Los pensamientos influyen nuestros deseos que en su turno impactan nuestros cuerpos.

Sin embargo, existe una forma diferente de activarnos a nosotros mismos, como está dicho: “Los corazones siguen a las acciones”. Los deseos cambian los pensamientos. Este remedio flexible puede ser usado de diversas maneras.

La conexión entre las personas define la forma del universo. La conexión corrupta es llamada difamación. Esta significa una mala actitud hacia los demás y la falta de voluntad para mantener unas conexiones sanas y una comunicación mutua, en similitud a los órganos de un solo cuerpo, que se ayudan entre sí y hacen saludable al cuerpo. Todos los parámetros, como la presión sanguínea, la temperatura, los fluidos, etc., todo debe estar en equilibrio. Si algunos órganos corporales no mantienen la interacción correcta con otros, esto se observa inmediatamente en los exámenes médicos.

Todo se construye en correspondencia: la ecología, política, finanzas, y relaciones humanas. Divorcios, depresiones, y drogas son las consecuencias del desequilibrio en el sistema de nuestra conexión. No es terrible que una persona haya sido “dañada”, el asunto más importante es una conexión corrupta entre nosotros. Esta es la verdadera razón de todos nuestros problemas. Y una conexión incorrecta es llamada difamación.
(103168)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 3/19/13, Escritos de Rabash

Material relacionado:
Un pequeño paso para la persona, un paso gigante para la humanidad
El Creador preservará al hombre y a la bestia
¿Quién es el humano dentro de nosotros?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: