Y entonces llega el amanecer

Dr. Michael LaitmanSi la persona siente que está en la “blanca” luz del día, todo en su obra parece genial y ella parece entenderlo todo, siente que se está avanzando en sus sensaciones y en su mente, y se desarrolla como vemos en este mundo, esto no es llamado desarrollo espiritual; este es el desarrollo en el nivel de nuestro mundo. Ella puede estudiar todos los artículos y toda la teoría de memoria, pero este no es llamado desarrollo espiritual.

La persona avanza en los estados donde se siente confusa, separada y temerosa de todo lo que pasa en este mundo en el nivel corporal en el que existe por el momento. Esto ocurre cada vez en el nivel en que la persona está. El rey David dijo, como está escrito en los salmos: “Tú has ocultado tu rostro de mí y yo estaba asustado”. Este estado es llamado oscuridad.

Sin embargo, es en realidad en la oscuridad que la persona puede examinar y ver si se puede adherirse al Creador en esta oscuridad. Ella no pide que la oscuridad desaparezca y que todo quede claro, entendido, tranquilo y seguro. Se alegra de que ahora, en esta oscuridad, ella sienta la aguda necesidad de adherirse al Creador. Está contenta y agradecida por la oscuridad y quiere permanecer en ella.

Esto se debe a que está segura de que si puede pedir adherirse al Creador por encima de la oscuridad, entonces será una forma de otorgamiento, puesto que ésta no le trae ninguna recompensa a su deseo de recibir.

Estos son los estados que el Creador prepara para nosotros. A veces, después de diez o veinte años, nos encontramos con un obstáculo en el camino que ha sido elaborado hace décadas por el Creador. Todo está de acuerdo con el plan a largo plazo de la creación. Estas interrupciones cuya causa está oculta de nosotros provienen de nuestras Reshimot (genes espirituales), de vidas anteriores.

Una verdadera superación es tener la fuerza para volvernos hacia el Creador con una oración, con la petición, al estar de acuerdo en permanecer en la oscuridad con el fin de aferrarnos a la adhesión con el Creador en esta. En la oscuridad, nosotros declaramos que “No existe nadie más aparte de Él” y no le pedimos que retire el ocultamiento, sino más bien que queremos elevarnos por encima de ella en fe por encima de la razón y que se nos dé el poder para seguir adelante como si estuviéramos a la luz del día.

En el momento en que realmente alcanzamos tal deseo, salimos a la Luz. Nuestro deseo debe ser final y absoluto, para que nuestra petición sea realmente acerca de la oscuridad y no con respecto a la Luz, sólo en cuanto a la adhesión y a la habilidad de darle contento al Creador en la oscuridad que sentimos en nuestro ego, para que la oscuridad se convierta en Luz para nuestro deseo de otorgar, y entonces llega el amanecer. Debemos entender esto muy bien dado que este es en realidad el método de avance.
[104254]
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del  4 de Abril del 2013

Material Relacionado:
Una nueva mañana depende del día anterior
Obteniendo el máximo bronceado bajo la Luz Circundante
La revolución cabalística y la oscuridad antes del amanecer

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta