entradas en '' categoría

Sensibilidad en vez de guerra

Dr. Michael LaitmanNos reunimos con el fin de unirnos y ayudarnos mutuamente a superar el egoísmo. Cada uno tiene que pensar en cancelar su egoísmo, dejar de preocuparse por su propio llenado y esforzarse sólo hacia el amor a su prójimo cuando sea posible. En otras palabras, durante toda la convención, de ahora en adelante, nosotros necesitamos pensar en elevarnos por encima de nosotros mismos y salir de nuestro egoísmo. Este es el único modo de que la persona sienta la necesidad y el deseo de adquirir la nueva cualidad llamada el deseo de otorgar.

Cuando los egoístas como nosotros nos conectamos y yo miro a los demás, comienzo a darme cuenta que mi egoísmo es muy sabio. Esencialmente, está hecho de una manera que me ayuda a salir de él. En realidad, nada de lo que tengo en mi vida personal interfiere con la espiritualidad. Con la actitud correcta hacia mi naturaleza, yo revelaré cualidades que me ayudarán a alcanzar el mundo espiritual.

El rechazo que siento por los demás se me da con el fin de mostrarme cuán lejos estoy de tener cualidades espirituales. Además, hay envidia en mí. Cuando yo veo cómo se conectan los demás, y que cada persona trata de salir de ella misma y comenzar a estar más cerca de los demás, yo los envidio. La envidia es una enorme fuerza egoísta pero esencialmente comienza a actuar en mi beneficio, ayudándome a elevarme por encima de mi egoísmo.

También, la ambición, mi deseo de ser superior y más exitoso que los demás, trabaja en mi beneficio. Yo veo el éxito de los demás y me siento avergonzado. Yo quiero tener lo que ellos tienen, al menos no quedarme atrás sino sobrepasarlos. Resulta que no hay una sola cualidad en nuestro egoísmo que no podamos usar para liberarnos nosotros mismos, de nuestro egoísmo. Este trabajo interno se llama “ayuda contra él”.

Nosotros necesitamos profundizar en este trabajo con nuestros amigos pero en realidad descubrimos que no hay nada en nuestras vidas con lo que necesitemos combatir. Superar es pasar cada momento tratando de ser sensible y dirigirse hacia la dirección correcta. Entonces, nosotros veremos como todas nuestras cualidades naturales nos ayudarán a alcanzar la meta de una manera directa o indirecta.

No hay necesidad de luchar contra cualquiera de nuestras inclinaciones. En su lugar, nosotros necesitamos estudiar cómo juega la naturaleza con nosotros. Si nosotros usamos todos nuestros impulsos sabiamente, seremos capaces de penetrar en el mundo espiritual.
 [107207]
De una Charla sobre la importancia de reunirnos del 5/10/2013

Material Relacionado:
Cómo recibir con el propósito de otorgar
Procesando el deseo
El difícil trabajo contra el egoísmo

El mundo después de la Convención o el balón está en nuestras manos

Dr. Michael LaitmanPregunta: Me gustaría que después de la convención, el mundo fuera un mejor lugar, un lugar donde nadie se aproveche de otros, donde no haya más dolor, donde mi cuenta bancaria esté bien, y la vida sea buena. ¿Es eso posible?

Respuesta: Creo que está en nuestro poder. Imaginen que muchos de nuestros amigos de todo el mundo se unen en torno a esta convención. Estas son las personas que tienen las chispas espirituales, las partículas del mundo superior. ¡Si nosotros las conectamos todos, podemos hacer cualquier cosa!

Dado que nuestro mundo es inanimado, no tiene el poder para cambiar nada. Ahora, cuando esto se vuelve tan claro, vemos que nadie se puede manejar el mundo, y que nadie sabe cómo manejarlo bien.

Hace uno o dos siglos podíamos hacerlo, puesto que nuestro ego aún no estaba tan desarrollado, y podíamos cambiar la forma en que lo usábamos. Sin embargo, ahora es imposible. El ego se ha vuelto cerrado, se ha vuelto redondo, y por eso nadie en el mundo sabe qué hacer con él.

Sólo nosotros podemos aprovechar el hecho de que éste se ha vuelto redondo, es decir que está conectado y atado a los demás, mientras que los egoístas no pueden hacerlo, dado que todos ellos están separados. Así que, cuando el mundo se vuelve global, fuertemente conectado, y mutuamente interdependientes, cada uno alza sus manos en desesperación, y nadie sabe qué está ocurriendo. Vemos que ellos ni siquiera pueden administrar los sistemas financieros, no porque no tengan el conocimiento suficiente, sino porque las reglas en el mundo ha cambiado.

La conexión integral, el sistema analógico que ahora comienza a hacerse cargo, no permitirá que un individuo o un grupo de egoístas manejen las cosas. Sólo si ustedes establecen un sistema analógico entre varias personas pueden cambiar el mundo, de alguna manera, usándolo como un panel administrativo. Los egoístas no pueden hacer eso. Sólo nosotros podemos hacerlo, y esto también incluye a sus cuentas bancarias.

Por lo tanto, todo está en sus manos. Si ustedes nos piden que nos conectemos con ustedes, podrán ver cómo esto sucede. No es misticismo o magia, sino las leyes espirituales reales, lo que significa que ellas están por encima de nuestro mundo. Si cambian positivamente la forma en que funciona el sistema, ustedes verán hasta qué punto cambian las cosas en el mundo corporal, dado que nuestro mundo es un resultado de las fuerzas espirituales. Nada sucede por sí solo. Todo es administrado por una fuerza interna a la cual ustedes tendrán acceso.

Por lo tanto, ustedes entenderán por qué tenemos que sufrir en este mundo, incluyendo un sobregiro en su cuenta bancaria y todo lo que está sucediendo en el mundo. Todo esto tiene el propósito de despertarnos para que nos elevemos hacia la fuerza superior, aunque sea con el fin de manejar nuestra vida corporal. Desde la altura de esta fuerza, nosotros podemos hacer algo realmente, pero mientras no lo hagamos, los problemas y las dificultades de nuestro mundo solo se acrecentarán. Por lo tanto, el balón está en manos de ustedes.
[107172]
De una Charla sobre la preparación para el Congreso de Nueva Jersey del 5/10/2013

Material Relacionado:
La Convención en Nueva Jersey: Unidos en uno
En el sistema analógico, el “casi” no cuenta
La integralidad de la que no podemos escapar

La necesidad de comunicarnos

Dr. Michael LaitmanPregunta: Las personas que están seriamente involucradas en el método integral sienten la necesidad de una sociedad semejante porque no pueden manejar estas cosas individualmente. Ellas quieren comunicarse más con los demás. ¿Es posible hacer esto virtualmente?

Respuesta: Con el fin de resolver los problemas de manera integral, nosotros necesitamos sentir, oír, como si “oliéramos” a la persona. Nos parecemos a los animales y percibimos a la persona en su dimensión física. Así es que, la comunicación virtual no es suficiente.

Es ciertamente posible que un día haya una conexión virtual que cree la ilusión de la presencia de todos, pero por el momento no es posible. Tenemos que asegurarnos que la gente sienta una comunicación completa. Esta es la forma que tenemos que crear incluso un espacio interior y todo aquello que les ayude a las personas, hasta que no les importe el lugar ni la forma de hacerlo. Y después ellos también sentirán esto a la distancia, al igual que una madre siente a su hijo.
[106992]
De una Charla sobre Educación Integral del 4/4/13

Material Relacionado:
Comunicación alámbrica e inalámbrica con el grupo
El secreto de la buena comunicación
La comunicación virtual está más cerca de la espiritual

La hipersensibilidad que sobrepasa las fronteras de este mundo

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puedo ser más sensible al hecho de que soy un componente del sistema integral?

Respuesta: Esta sensibilidad se desarrolla cuando la persona trata de dedicarle más atención a su relación con el grupo. Ella misma comprueba si ve a los amigos como sus hijos amados, si tiene dulces pensamientos acerca de ellos, y si quiere sentir el sufrimiento de ellos como si fuera su dolor físico real.

La persona debe tratar de aumentar su sensibilidad y su actitud, y descifrar el concepto “como a ti mismo”. No es fácil, dado que la persona logra hacer eso por un momento, y luego, al momento siguiente, ella cae y se separa de esta sensación puesto que nuestro ego no quiere sufrir por el mundo entero. Sin embargo, la persona todavía avanza otra vez.

El Masaj (pantalla) que adquiere le ayuda a compartir el sufrimiento de todos y al mismo tiempo justificar al Creador y regocijarse. El Masaj espiritual funciona de esa manera, dándole a la persona la resistencia sin disminuir su sensibilidad hacia el sufrimiento. Gracias a esto, ella puede experimentar sensaciones muy profundas que pueden ser tanto buenas como malas.

En nuestro trabajo, nosotros endulzamos o bien encubrimos nuestro sufrimiento a través de la mente, a través del pensamiento de que muchos sufren de las mismas cosas que nosotros y que este no es nuestro dolor personal. En tiempos de guerra, por ejemplo, cuando mueren muchas personas, es más fácil soportar la pérdida. No es por casualidad que se dice, “La miseria ama la compañía”.

Así son las cosas en nuestro mundo, pero en la espiritualidad, es imposible reducir las preocupaciones de esta manera dado que ustedes los sienten a todos como a sí mismos. Sin embargo, el Masaj los acerca al Creador. Es absolutamente imposible avanzar si no se identifican con el Creador, puesto que la percepción de ustedes se vuelve muy sensible. La profundidad de las sensaciones buenas y malas en su alma es insoportable, y estas sobrepasan los límites de este mundo.

Aunque también existen terribles sufrimientos en nuestro mundo que puede volver loca a la persona, nuestros órganos sensoriales no pueden soportar eso. Así, sólo en la conexión con el Creador, en la Luz del otorgamiento, pueden ustedes ser tan gratamente impresionados que esto exceda los límites del mundo físico. Por lo tanto, la conexión es una condición previa esencial para la revelación espiritual.
[104956]
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/8/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
La humanidad como un sistema integral
El sistema inmune de la sociedad integral
Persiguiendo la eternidad

Un caballo que anticipa al jinete

Dr. Michael LaitmanCuando comenzamos a investigar nuestra naturaleza, el mayor avance al descubrir la verdad es dejar de enfocarnos en nuestro grado animal con el cual usualmente nos identificamos: con nuestro cuerpo, con todos sus deseos, pensamientos, y anhelos. Este es un egoísmo primitivo, inherente a toda la raza humana, y todos los habitantes de este mundo sienten sus manifestaciones en mayor o menor grado, en varias formas, cada uno de acuerdo a su naturaleza.

Nosotros necesitamos considerar la historia de la humanidad no como la vida de nuestros cuerpos animales, sino como el desarrollo del deseo en el grado hablante. Cuando observamos el mundo, vemos cuán difícil es la vida de las personas, cuánto necesitan luchar y aplicar esfuerzos por ella. Todos están luchando por su existencia ¿Pero por qué está organizado así? Todo esto es para que entendamos lo inútil de nuestro deseo.

No es un accidente que nos quejemos tanto de la vida y el sufrimiento. Esta vida intencionalmente nos fuerza a sufrir para que decidamos que nuestro egoísmo, nuestro deseo de disfrutar, está matándonos, y entonces queramos elevarnos hacia afuera de este, hacia el siguiente grado. Si no prestamos atención a nuestros cuerpos, sino que miramos hacia el deseo común, veremos que este crece de una época la siguiente, y al crecer, sufre cada vez más, de forma más cualitativa.

Aunque la persona tiene todas las cosas materiales, su deseo ha crecido hasta un deseo más humano, y ella no siente la satisfacción de una vida con el estómago lleno. Si alguna vez las personas peleaban por un pedazo de pan, hoy no mueren de hambre, pero sufren por otras causas.

De esta manera se desarrolla y avanza el deseo común del cual somos parte, y como resultado nos lleva a la necesidad de resolver este problema. Es imposible continuar viviendo dentro de este egoísmo que nace sólo para sufrir. No hay nada más qué hacer sino decidir que deseamos elevarnos por encima de este, crecer en una dirección diferente.

No queremos incrementar más este deseo para que en vez de querer mil queramos dos mil y de acuerdo a este deseo dupliquemos nuestro sufrimiento, y después querer cuatro mil, y sufrir aún más. Nosotros necesitamos usar nuestro deseo de forma diferente, no tratar de satisfacer al cuerpo animal, sino a nuestro verdadero cuerpo que está por fuera de este animal: elevarnos por encima del animal, por encima el caballo hasta el nivel del jinete. Esta tarea debe ser la meta de nuestra vida.

La humanidad revela esto y ahora está en una encrucijada. Gradualmente comienza a caer en cuenta que se dirige hacia la destrucción total si no cambia su naturaleza. Y nosotros tenemos el conocimiento y entendimiento de lo que debe hacerse. Tenemos el método que tratamos de realizar por nosotros mismos y dar un ejemplo para el mundo entero, convirtiéndonos en una luz para todas las naciones.

Queremos separarnos del egoísmo que afirma “¡reinaremos!” y nos fuerza a servirle a nuestro cuerpo animal; queremos elevarnos desde su nivel y conectarnos al humano que hay dentro de nosotros. Este ser humano dentro de nosotros no existe, existe sólo un punto a partir del cual debemos desarrollarlo. Esta chispa, llamada “el punto en el corazón”, existe en todas las personas. Pero hay personas en las cuales éste arde y les requiere su realización. Es por eso que a nuestro alrededor en todo el mundo existen personas que son capaces de realizar esta oportunidad y de construir a partir de este punto al jinete, al humano, que por el momento se oculta en el interior como una gota de semen.

Es necesario implantar esta gota en el vientre, que es el grupo. Y cuando nos adherimos al grupo, como una gota de semen en el útero, entonces a partir de esta adhesión comenzamos a obtener la fuerza superior, la revelación del Creador. Existen tres componentes: mi gota, mi grupo, y el Creador, el cual se revela en este. Entonces yo comienzo a recibir sustento y fuerza a través de este grupo, y así crezco.

En realidad, yo crezco debido al hecho de que a través del grupo recibo la fuerza del Creador, y mi deseo de disfrutar también está creciendo y aparentemente quiere interceptarme. Pero debido al hecho de que atraigo la Luz que Reforma hacia este, esta materia en bruto, sin forma, comienza a adquirir la forma de Adam, similar (Domé) al Creador.

Yo no sé qué significa ser como el Creador, y siento varios obstáculos. Pero precisamente esos obstáculos me muestran de qué forma debo resistirlos, pedir adhesión al grupo, y exigir la influencia del Creador. Debido a esto, mi deseo comienza a tomar la forma humana. Es como el embrión que pasa a través de las diferentes etapas de su crecimiento, se somete a todo tipo de cambios, toma diferentes formas, hasta que finalmente luce como un ser humano. Así, nosotros alcanzamos un estado de preparación completa para nacer en el mundo espiritual. Y la primera etapa es adherirme al útero, es decir, al grupo, y tratar a través de este, de obtener sustento desde Arriba, la Luz que Reforma.
 [106245]
 De la Convención de hombres “El próximo paso” del 4/26/13, Lección 1

Material Relacionado:
Cuatro niveles de libertad y servidumbre
Los niveles de alcance del Creador
Toda la evolución está orientada a hacernos alcanzar un nivel superior de consciencia

Naciendo una y otra vez

Dr.Micahel LaitmanAl ascender 125 grados espirituales, nosotros regresamos a un estado de “embrión” una y otra vez, en niveles más profundos y elevados. Esta es la escalera especial en la cual cada nivel de auto anulación toma su propia forma, con sus características únicas.

Y es por esto que el embrión se somete a cambios constantes en todo su crecimiento, hasta que se vuelve similar al superior en su auto anulación, completando así la primera etapa. En esta etapa, el inferior está llevando a cabo sólo su primera auto anulación: acepta todo lo que hace, le envía, o le dice el superior como algo perfecto, aunque pudiera parecerle al inferior que está en su contra, que es repulsivo para su mente y sensaciones.

Después, cuando finaliza la etapa de concepción, en realidad comienza a anularse al construir la cabeza de su Partzuf. Nace con su cabeza hacia abajo, es decir, en auto anulación, y comienza a elevarla, es decir, a aceptar la mente del superior en vez de su propia mente. En otras palabras, ahora funciona activamente en contra de su propia mente y sensaciones, y no sólo se anula a sí mismo, sino que se revisa con el superior a cada paso.

E incluso si no está de acuerdo con el superior, cuyas palabras le parecen absolutamente ilógicas, contradictorias, e inadecuadas, aun así las acepta, y esto es ya una la auto anulación real. Antes, en el estado de concepción, actuaba sin ninguna comprobación, y ahora acepta la mente y la sensación del superior en desafío hacia sí mismo.

De esta manera, él construye gradualmente la cabeza del Partzuf y se vuelve similar al superior en términos de su programa interno, de sus vasijas (deseos). Eventualmente, en una cierta etapa es capaz de reemplazar al superior en todos los actos de este último.

Este es el orden de los grados, y nosotros nos elevamos por ellos a través del poder de la resistencia. Baal HaSulam cuenta una parábola acerca de un sirviente y los ministros, en la que el rey quiso colocar al sirviente como cabeza de los ministros. Para hacer esto, le dijo a uno de ellos que tenía habilidades de bufón que fingiera ser el líder de los enemigos y los bandidos para que al pelear con ellos la persona pudiera examinarse a sí misma hasta qué grado podía “proteger al rey”, es decir adherirse a la mente del superior. Después de todo, cuando el asistente del rey se viste como un criminal, no es fácil reconocer esto. Por el contrario, la persona siempre piensa que ella está en lo correcto, y necesita un fuerte poder de superación para elevarse por encima de la razón, no como era en la primera etapa.

Y este es el estado que llamamos “segunda concepción”. Después de todo, aunque la persona maduró, salió de la fase de embrión y de la infancia, la concepción continúa incluso aquí: las acciones son las mismas pero sólo que en un nuevo nivel. Ahora ella en realidad se anula a sí misma con el fin de ser similar al superior en la práctica.
(106266)
De la Convención de hombres “El próximo paso” del 4/26/13, Lección 2

Material Relacionado:
Las preocupaciones del embrión
Aprendiendo a trabajar con la cabeza espiritual
El sistema decimal está en la base del mundo

Convención en Nueva Jersey “Del mí, al nosotros, a uno” – 05.12.13

Convención en Nueva Jersey, día 3, Lección 6
Vídeo: Descargar
Audio: Descargar

Convención en Nueva Jersey, día 3, Taller 4
Vídeo: Descargar
Audio: Descargar