A la sombra de la garantía mutua

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “Arvut” (Garantía mutua): Pero el final de la corrección del mundo, sólo ocurrirá al traer a todas las personas del mundo bajo Su obra.

Todo nuestro trabajo es aclarar la naturaleza del Creador y entender qué es el atributo de otorgamiento. Nosotros podemos hacerlo sólo desde el estado opuesto, desde el estado de recepción. De tal manera que, de acuerdo a la Luz del otorgamiento, nosotros sentimos cuan opuestos somos a ella.

Aquí la persona siente rabia y tiene malas sensaciones. ¿Puede ella afrontarlas y superarlas? O más bien, ¿cierra los ojos y permanece en su naturaleza común, con tal de no participar en la eterna lucha entre estas dos fuerzas que “borran” su deseo capa tras capa, hasta que no quede nada de él? Este es en realidad el problema: ¿cómo podemos afrontar estas aclaraciones? ¿Cómo podemos comprobar, estudiar y sentir la naturaleza del Creador sin estudiar la naturaleza del ser creado?

La persona recibe una iluminación desde Arriba sólo si ella prepara a quienes la apoyan y si prepara el entorno adecuado. Esto incluye el estudio, la difusión, la vida cotidiana, el trabajo, el diezmo, y todas las condiciones que requieren los cabalistas. Lo principal, por supuesto, es el entorno, el grupo, los amigos en medio de los cuales la persona aclara su relación con el Creador. Así es como se tejen los hilos entre la naturaleza del Creador y la naturaleza de la persona.

En general nosotros sentimos odio, rechazo, y entendemos que esta esto es lo normal, puesto que la verdad se revela: El ser creado descubre cuan opuesto es a la naturaleza del Creador. A veces la naturaleza del Creador se revela de una manera que, en respuesta, la persona simplemente siente cuan mala es ella con alguien o algo, o consigo misma.

Pero si la Luz se revela en las cuatro fases, ella comienza a entender quién es, quién es el Creador, y quién es el amigo con el que se encuentra en diferentes estados opuestos. Así, la persona ya ve una imagen completa.

Así es como “juega” la Luz con nosotros: A veces se abre un poco más y, a veces un poco menos; no se trata de una coincidencia, más bien se trata de un programa preciso, de acuerdo a la devoción de la persona. En la medida en que la persona esté dispuesta a estar bajo esa “sombra”, bajo el “paraguas” del maestro, del grupo, del estudio, etc., ella puede avanzar en el camino espiritual. Así, de una u otra manera, nosotros siempre avanzamos cualitativamente profundizando en la psicología del alma.

(107572 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de Mayo del 2013, Escritos de Baal HaSulam “Garantía mutua”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: