Cortando asertivamente todos los lazos

thumbs_laitman_537La To,”Éxodo” 19:16-19:19, Jetró: Y sucedió que al tercer día, por la mañana, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte, y el sonido de un Shofar extremadamente fuerte; de tal manera que todas las personas que se encontraban en el campamento se estremecieron.

Y Moisés sacó al pueblo del campamento para encontrarse con Dios; y ellos se detuvieron en la parte inferior de la montaña.

Todo el monte Sinaí estaba completamente envuelto en humo, porque el SEÑOR descendió sobre él en fuego; y el humo ascendía como el humo de un horno, y todo el monte se estremeció en grandemente.

Y cuando la voz del Shofar sonaba largamente, y se volvía cada vez más fuerte; Moisés hablaba, y Dios le respondía por medio de una voz.

Todo lo que ha sido descrito en la Torá sucede dentro de nosotros. El extracto anterior describe la primera aparición de la propiedad de otorgamiento que la persona siente dentro de sus propiedades. Están todavía son egoísta y contrarias al otorgamiento, pero al mismo tiempo, ya aspiran a la similitud, a unirse con estas propiedades, y a comenzar a sentir que son algo valioso y superior. Dentro de estas cualidades, nosotros estamos siempre replanteando nuestros valores. Sin embargo, este proceso va acompañado por el miedo a perder y a devastar nuestro egoísmo interior: “¿Con qué me quedaré? ¿Dónde queda mi familia? ¿Dónde quedan mis amados? ¿Cómo es posible renunciar a ellos?”

Después de todo, nosotros estamos pegados a este mundo por medio de los hilos de las diversas conexiones. Algo es más cercano a mí, algo es más lejano; esto me gusta, lo otro lo odio…. Todo está compartimentado. Toda nuestra existencia se trata de estos hilos. Así es como están configuradas nuestras vidas.

Sólo unas pocas personas son capaces de cortar de manera decisiva estas relaciones y ver qué sucede después. Para nosotros, es peor que la muerte, puesto que perdemos completamente el auto control. Nuestro egoísmo no puede tolerarlo. Esta sensación puede compararse con el proceso del parto, en el que un niño sale del vientre de su madre y pasa a estar en el mundo que lo separa por completo de ella. ¿Pueden imaginar que nos corten de alguien que nos da la vida? Es como ser privados del oxígeno.

¿Qué viene a continuación? No más previsiones egoístas, ni sueños del futuro…, ¡no hay nada a lo que ustedes estén acostumbrados!

Pregunta: Entonces, ¿significa esto que el entrenamiento que pasamos no nos prepara para esta etapa?

Respuesta: El período de preparación es para hacerlos entender que todavía no están listos. Los animales que viven junto a nosotros no comprenden estos asuntos. Esta condición puede sentirse solo por medio de la propiedad llamada “el hombre” en nosotros; esta no tiene nada que ver con la propiedad del “animal” en nosotros. El período de preparación es esencial para elevarnos al nivel en el que comenzamos a sentir estos matices. De lo contrario, ¿por qué debería suceder esta revelación, en relación a quién?

La conciencia de nuestra oposición y falta de preparación ya es un alcance. Comenzamos a darnos cuenta de que el atributo de otorgamiento es contrario a nosotros, que aún no estamos allí, o simplemente que no lo entendemos (negación de la negación).Así avanzamos.

(105771 – Del Kab.TV “Los misterios del Libro Eterno” del 18 de Febrero del 2013)
Material Relacionado:

Un ascenso difícil
Rechazando tu yo presente
Escondido en mi propia sombra

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta