Desde la base de la montaña hasta la cima

Dr. Mihael LaitmanRabash, “Cuál es la preparación para la recepción de la Torá“: Y con respecto al Señor, se nos dice “y el Señor descendió al Monte Sinaí, a la cima de la montaña”. Y con respecto a las personas, se nos dice “y ellos se reunieron al pie de la montaña”. Y debemos entender qué significa una “montaña”. Una “montaña” (Jar) se origina de la palabra “dudas” (Jirurim), lo cual es la mente de la persona.

Si aceptamos este mensaje en nuestra mente, significa que el Creador está en la cima de la montaña, es decir que Él opera de esa manera y nosotros sentimos y estamos de acuerdo en que no tenemos opción y que debemos recibir la Torá. Esto se debe a que tras entender que la inclinación malvada nos prepara para ser enterrados, debemos recibir la Torá, ser salvados de la muerte, de esta vida de condena.

¿Entonces dónde está nuestro libre albedrío si somos forzados de forma natural a recibir la Torá? La inclinación al mal en sí, la cual es nuestro deseo de disfrutar esta vida, nos lleva a esta elección ¿Pero esto es llamado recepción?

Entonces cuando nos reunimos al pie de la montaña y descubrimos nuestra inclinación malvada, y opuesto a ello revelamos la Torá, este es un comienzo. Claramente entendemos que comenzamos a vivir bajo esas condiciones. Ahora, mientras la inclinación se revela a cada paso que damos, tenemos que decidir: ¿Por qué ha sido revelada, por qué la necesito, y cómo puede corregirse al usar correctamente la inclinación malvada y la Torá que fue entregada para su corrección? ¿Podemos nosotros ascender al nivel del Creador, a la cima de la montaña?

Esta es la preparación para la recepción de la Torá, pero es sólo la preparación y aun no su cumplimiento. Aquí aún actuamos por necesidad: existe una revelación tal, que no nos deja muchas opciones. Vemos que tenemos una inclinación al mal y un medio para corregirla, la Torá, y si nos negamos a aceptarla, este será el lugar de nuestro entierro. De otra manera no tenemos oportunidad de ser salvados de esta vida, la cual es peor que la muerte, y entonces por supuesto, la persona acepta la condición que se le entrega. El libre albedrío aparece después, con cada paso que da la persona en el camino, cuando comenzamos a cumplir con la Torá durante los cuarenta años en el desierto. Todos esos años deambulando son ya los niveles reales de la recepción de la Torá, mediante los cuales nos elevamos cada vez más alto, hasta que llegamos a la cima de la montaña.

(107492 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 14 de Mayo del 2013)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta