El reemplazo para la dependencia egoísta

thumbs_laitman_264_01Pregunta: ¿Dónde puede encontrarse la fuerza para hacer la transición hacia la motivación integral? Por lo general, nosotros hablamos de la crisis y de otros problemas que nos empujan hacia la unidad, pero ¿tal vez haya un clic amable, o una especie de fase de transición hacia el sistema integral?

Respuesta: La verdad del asunto es que esto no puede hacerse de forma mecánica. Esta es la primera vez que la naturaleza se expresa tan vívidamente en una sola ley de un solo sistema en relación a la humanidad.

Nosotros hemos alcanzado un estado en el que hemos crecido de manera egoísta. Hemos estado desarrollándonos como egoístas a lo largo de muchos años, y de esta manera, la naturaleza nos empujó hacia adelante.

Es por eso que en vez de mostrar la integralidad, la red de conexión común siempre ha mostrado su interdependencia egoísta: Uno quería ganar más dinero, tener una vida mejor, otro quería gobernar, conquistar a alguien, y así sucesivamente. Y nosotros realizamos todas estas cosas. Esta red de conexión siempre aparecería entre nosotros, y dado que se manifestaba a través de la comunicación humana, se unieron a ella nuevas naciones y continentes, pero nada de esto era integral. No hubo dependencia mutua entre ellos.

Se consideraba que cuando yo conquistara a alguien, él se volvía dependiente de mí, y viceversa, y esto se aplicaba a todo: al arte, a la ciencia, a la tecnología, a la guerra y a la política. El egoísmo siempre nos ha controlado de forma individual y directa. Yo presiono y recibo lo que necesito.

Esta red constaba de una combinación de fuerzas egoístas que estaban en una lucha constante con los demás y de esta manera, ellas controlaban las naciones, a la humanidad y la civilización, hasta cierto punto.

Sin embargo, a partir del siglo XX, comenzó a manifestarse una dependencia completamente diferente: específicamente una dependencia entre estas fuerzas, y no simplemente una inclinación a estar en contra de los demás, lo cual obliga a la humanidad a luchar sin piedad. De repente empezamos a sintonizarnos unos con otros de alguna manera.

Resulta que ustedes ya no puede destruir simplemente a la persona, porque al hacerlo, ustedes de alguna manera destruyen una parte de sí mismos, un potencial de su propio desarrollo y existencia. En otras palabras, hemos descubierto una fuerte necesidad de cada nación en cada elemento de la red común.

Esto puede verse muy bien con el ejemplo de la ecología. ¿Qué obtendríamos si destruyéramos las moscas? ¿Cuál sería la consecuencia de la destrucción de los lobos? Sin embargo, esto no es lo que solía ser. Resulta que no tuvimos tanto poder sobre la naturaleza. Nosotros no tuvimos la capacidad de hacer con ella lo que queríamos.

Principalmente, no hubo integración. No hubo ninguna manifestación de calidad en ello. Sólo empezamos a descubrir esta dependencia mutua a comienzos del siglo XX. Vladimir Vernadsky comenzó a escribir en ese entonces acerca de esto.

La integralidad está aumentando y seguirá manifestándose. Es por eso que nosotros tenemos que pensar cómo ayudar a que la humanidad la realice.

(107320 – Del Kab.TV “La corona de la sabiduría” del 5/6/13)

 Material Relacionado:

Las dificultades del periodo de transición

La integralidad de la que no podemos escapar

Sociedad integral: ¿Es una utopía o una realidad?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta